Llegó la hora en la Liga Nacional de Básquetbol y para los uruguayos no es una final más. El equipo de San Lorenzo enfrentará a Regatas de Corrientes. En los de Boedo está Mathías Calfani y en la vereda de enfrente Santiago Vidal. Nos comunicamos con el ala pivot para que nos deje las sensaciones previas de la gran final.

 

Calfani contó los sentimientos y satisfacciones de jugar una final con San Lorenzo: “La verdad que se nos hizo larga la Liga pero por suerte pudimos mantener el foco en nuestros objetivos y fuimos lográndolos de a poco con mucho trabajo y esfuerzo de todos. Hoy es una satisfacción muy grande poder estar en una final con San Lorenzo después de todo lo vivido durante el año”.

El uruguayo contó la experiencia en su primer año: “Me sentí muy bien a lo largo de la Liga aportando lo mío para que el equipo gane y logre cosas de a poco hasta llegar acá que tuvimos que sobreponernos a muchos desafíos a lo largo del año, pasamos por lesiones y cansancio pero todo lo vale por estar acá”

Es especial enfrentar a un amigo como Santiago Vidal, fueron compañeros en Biguá y Tabaré: “Obvio que no es una más, las finales nunca lo son, siempre son especiales. Pero esta es muy importante y especial por ser mi primer año jugando fuera de casa y por el club al que estoy defendiendo, que es un club que está apostando a cosas grandes. También es especial para mí, porque tengo la chance de compartirla con un amigo como es Pepo que recuerdo cuando debutamos juntos en la primera de Biguá y hoy estar disputando nuestra primera final en Argentina es algo muy lindo, más allá que vayamos a jugar en contra y que cada uno va a luchar por su equipo me alegra mucho jugar contra él y verlo donde está”.

Calfani goza de estar en una institución de primer nivel: “Te hacen sentir muy especial y continuamente me están demostrando su afecto y cariño, eso para mí fue y es muy importante desde que llegué al club. Tuve la suerte de encontrarme con personas excelentes que lo único que hicieron fue ayudarme para que me sintiera cómodo y lo lograron. No me fue difícil adaptarme al equipo porque todos son muy buenos jugadores pero ninguno piensa antes en él mismo que en el equipo y eso los hace más grandes todavía y me ayudó a integrarme en el jugó más rápido”.

El uruguayo habló de Julio Lamas: “El entrenador siempre trata de dejar las cosas claras ya sea el plan de juego grupal o lo que quiere de vos. A mi me dio mucha confianza a la hora de tomar decisiones, de jugar minutos importantes y me enseñó sus conceptos de juego con respecto a como me tengo que mover sin la pelota. Eso me ayudó a crecer y ser mejor. Además es muy importante que sea una muy buena persona”.

Para cerrar Calfani habló de sus objetivos: “Lo primero es dar todo de mí para el equipo y que podamos lograr nuestro mayor objetivo que es ser campeones. Después es recuperarme bien de las lesiones para lo que se viene con la selección. Seguir entrenando y mejorando para seguir subiendo de nivel competitivo”.