Miramar venció a Capurro 72-64 como local por la séptima fecha de la DTA con Maximiliano Araujo como figura, se mantiene cómo líder y único invicto del certamen.

El primer chico fue mal jugado. A la poca claridad ofensiva, ambos equipos le sumaron poca efectividad en cada lanzamiento que pudieron tomar, con comodidad o no. Pero Capurro contó con Pintos como estandarte en el rebote ofensivo como arma fundamental para abrir la renta de 10-4 en seis minutos de juego y obligar el minuto de Andrés Blazina. La presión en primera línea y la corridas de cancha de Dacal y Gómez le permitió quedarse con el parcial 16 a 6. Llamativa ineficacia del Monito en todo el cuarto.

Con la defensa como sustento, alternada en zona 3-2 y marca al hombre, el elenco rojinegro continuó sacando ventajas gracias a la mano desde los 6.75′ de Federico Gómez (24-11 a falta de 3.30′). El local no encontraba solución y su entrenador recurrió a sus doce jugadores para cambiar el trámite. El Mono sólo sumó a base de libres y el aro estuvo cerrado en toda la mitad inicial (11 de las 17  unidades fueron desde el lanzamiento personal y no anotó triples). Los comandados por Fabián Sapio se marcharon al descanso largo arriba 31-17.

El arranque del tercer período inició con el intento de reacción del locatario, pero la visita contestó a tiempo para evitarlo. Pero cuando promediaba el cuarto, el cebrita defendió muy duro y empezó a enbocar para colocarse a un punto (35-34) a falta de cuatro minutos. Los triples de Leonardo De Pena y Maximiliano Araujo resultaron trascendentales, pero Gómez retornó desde el banco y puso una bomba para frenar el embate. Capurro volvió a hacerse fuerte atrás, cerró muy bien el parcial y se marchó en ventaja 47-36.

Los últimos diez minutos de juego mostraron nuevamente al local en búsqueda de acortar la distancia. El ingreso de Araujo fue clave para aportarle tiro exterior al Monito. La conducción de Matías Lado tranquilizó a Capurro, que sintió la falta del “Tormenta” en el aspecto ofensivo. Un triple del interminable Luis Silveira acercó a Miramar a sólo dos puntos (49-47) a 5′ del cierre. Pérdidas tontas del visitante le permitieron a los comandados por Blazina pasar al frente (54-53) con libres de Diego Silva, quien asumió la responsabilidad en ataque. Los de Buceo siguieron de largo y sacaron (58-53) con 2.20′ por jugar.

El final fue infartante: los dirigidos por Sapio se colocaron a dos,  Silva anotó un gran doble para abrir 4 de renta y Gómez clavó otro triple para ponerse a uno (62-61) a falta de 16 segundos. La incidencia final estuvo cargada de polémica y terminó de cerrar el cotejo: Capurro cortó a Araujo para enviarlo a la línea y Diego Silva agarró el balón para lanzar, lo que generó la reacción inmediata de todo el elenco visitante. Los jueces sancionaron dos técnicos por las protestas excesivas y el Monito se quedó con el juego a base de libres 72 a 64 para continuar como único invicto.

Maximiliano Araujo fue la gran figura de la noche con 24 puntos con 4/7 en triples, mientras que Federico Gómez se destacó en Capurro con 22.