El nuevo centro de entrenamiento de la Federación Uruguaya de Básquetbol no es mirado con buenos ojos por vecinos de Ciudad de la Costa por distintos motivos.

Los vecinos de Ciudad de la Costa no están alineados con la Intendencia de Canelones, que le otorgó a la Federación Uruguaya de Básquetbol, un amplio terreno para poder realizar allí un gimnasio que albergue a todas las selecciones uruguayas, y también una cancha exterior, que sería para que la puedan utilizar chicos de la zona, entre otros beneficios de actividades que tendrían.

A pesar de dicha contraprestación, hay mucha gente en contra, ya que donde se realizaría el nuevo CEFUBB, está ubicado el Parqué Olimar Kiyú (denominado así por las calles que lo rodean). Es una zona agreste que está siendo mantenida por mucha gente, y según un estudio que se realizó hace mucho tiempo, cuenta con plantas exóticas. Es un lugar con un sentido de pertenencia especial. 

Durante la intendencia de Tabaré Hackenbruch, antes del año 2005, había designado una cooperativa de viviendas a empleados municipales, en el predio que hoy está el Costa Urbana Shopping, como allí no se pudo, fueron realojados al Parque Olimar Kiyú, y ya en ese entonces, los vecinos “pelearon” por mantener su espacio. 

Posterior a esa situación, es que recibieron la visita, que se llevó a cabo en la calle lindero al parque, del secretario general del gobierno de Marcos Carámbula, el hoy intendente Yamandú Orsi, que: “pidió disculpas porque no hubo interacción entre el área de la comuna (directores), municipio de Ciudad de la Costa y el área de arquitectura. En ese momento prometió detener esa concesión de la cooperativa en la junta departamental” declaró el vocero del grupo de vecinos a Básquet Total.

El hoy intendente de Canelones le había prometido a los vecinos mantener ese espacio especial para todos ellos, luego del malentendido con el complejo de viviendas que se estuvo por construir en la zona indicada. 

Tal es así, que el 19 de octubre de 2013 el grupo de vecinos juntó más de 200 firmas para el secretario general de la Comuna Canaria, Yamandú Orsi, expresando el interés de firmar un convenio de gestión del espacio, que permita a los vecinos de la zona llevar adelante el desarrollo del parque público. Dicho expediente nunca fue respondido, sino que se “estancó” en la oficina Arbolado de 2016 a la fecha.

Más allá de la contraprestación que tendrá el nuevo Cefubb para la zona y que es bienvenida por todos, la molestia es mucha porque les quita un espacio que tiene un fuerte sentido de pertenencia. Tampoco hubo un planteamiento por parte de la alcaldía de cómo iba a funcionar el tema de saneamiento, estacionamiento y demás, con respecto a una construcción de tal magnitud.

En enero de este año quisieron ocupar el parque, pero los vecinos lo impidieron, como también algunos focos de posibles incendios que los hacía estar en estado de alerta. En esa ocasión recibieron la visita de la alcaldesa (Sonia Misirián) de la zona, que recorrió el parque para brindar soluciones, pero no le comunicó a nadie sobre el comodato que se había firmado con la FUBB para ceder el predio, según declaró el vecino a Básquet Total. Se enteraron un mes después a través de los medios de comunicación. Y el mismo no lo pueden ver porque es un acuerdo entre privados. 

Actualmente se encuentran 110 plantas,que tienen el mantenimiento y vigilancia por parte de la comunidad. 

Según supo Básquet Total por parte de la FUBB, no se arrancó a construir, ya que el trámite está en la junta, y aún no llegó la autorización para comenzar el proyecto, inclusive hay posibilidades que no sea en este 2023. Mientras que, Héctor Assir, presidente de la FUBB, confirmó que el proyecto está en la junta, con la firma de Yamandú Orsi y la concesión solicitada fue por 25 años.

¿Será el Parque Olimar Kiyú donde se construirá el nuevo Ceefubb? Está historia continuará…