Malvín consiguió un puntazo fundamental ante el bicampeón Biguá con un exuberante juego de Daniel Hamilton

Con un gran arranque de Santiago Vidal, Biguá encontró rápidamente las soluciones colocando el juego en la pintura y potenciando el nivel de los internos. En el local el tiro exterior fue la carta ofensiva en el comienzo gracias a las apariciones de Rodney Goodwin y Daniel Hamilton. La velocidad y la desfachatez de Lucas Capalbo permitió el constante movimiento del balón para que el playero lastime con cada corte al aro y que cada espacio generado sea una amenaza. Los buenos minutos de Ivan Loriente intentaban frenaban un principio arrollador por parte del tridente extranjero local. A pesar de esto, Ivan Aska se sumaba al festín norteamericano y tanto de espaldas como de frente se volvía fundamental para que Malvín gane 34 a 30 al cabo de los primeros 10 minutos.

Biguá le siguió permitiendo el tiro de media distancia a un iluminado Aska que gravitaba cada vez más con su catch and shoot. La defensa férrea de Marcel Souberbielle y Juan Diego Cabillón fue crucial para cortar los sistemas del pato y dejar sin opciones ofensivas al bicampeon. La vuelta de Donald Sims volvió a emparejar las acciones debido a los constantes cambios de marca sobre él y la liberación de otros espacios bien aprovechados por sus compañeros. Cuando parecía que Biguá volvería a tomar el mando, las salidas de Hamilton de la directa comenzaron a hacer estragos ante la pasividad defensiva de los dirigidos por Diego Cal. Hamilton siguió asumiendo la responsabilidad a la hora de la toma de decisiones y los aciertos sobre el cierre generaron que el local se vaya al descanso largo ganando 55 a 52.

Tras el parate, Biguá salió en busca del juego y en un abrir y cerrar de ojos pasó al frente. La continua penetración de Sims y las apariciones exteriores de Vidal fueron cruciales para tomar ventaja. El equipo de Villa Biarritz mostró sus credenciales en ataque pero sus falencias defensivas quedaban a la vista cuando Capalbo aumentaba el ritmo en la conducción de los locales. Con Hamilton como principal protagonista, Malvín volvió a tomar las riendas del juego en base a su despliegue físico y una exuberante presión defensiva en primera línea. Los cambios de marcas y el despliegue de Capalbo le permitió al equipo de Federico Camiña entrar al último ganando 74 a 72.

El arranque del periodo final tuvo a un iluminado Malvín que gozó de buen juego y volvió a tomar una distancia considerable. Las apariciones de Germán Silvarrey con la pelota en sus manos sumado al potencial físico que desplegó Hamilton terminó clave para que la brecha vaya en aumento. El ingreso de Marcel Souberbielle le aportó más vía de gol a un playero que seguía cortando los sistemas con la doble base Silvarrey-Capalbo dejando sin ideas y sin variantes en ataque al pato. Con Sims ya expulsado por dos antideportivas, Biguá entró en picada, se engranó con la terna e hipotecaron sus posibilidades de quedarse con el juego. Con una gran solvencia colectiva Malvín abrochó el juego por 93 a 85.

LO DESTACADO

¿Es un cambio temporario? Es la pregunta que se hacen todos los hinchas de Malvín. Lo cierto es que Daniel Hamilton llegó con ese rótulo debido a la lesión de Anthony Hilliard. También es cierto que el bueno de Hamilton la está quemando toda y no parece que este fuera, recién, su segundo juego con el equipo. Ya fue clave en la victoria sobre Aguada y hoy se llevó todos los flashes. 28 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias en una noche soñada. ¿La respuesta a la pregunta? La tendrá Federico Camiña y los dirigentes. Hoy no es momento de pensar eso, pero llegado el momento nadie quisiera estar en la cabeza del Fede.

Liga Uruguaya 2023

UNO x UNO

Capalbo (6): Cuando pisa el acelerador es indefendible. Malvín goza de un base que el techo está lejísimo. Las dudas sobre que sucedería ante la ida de Nicola Pomoli quedaron disipadas. Hamilton (9): Destacado. Goodwin (5): Un arranque esplendoroso. Con el juego en marca, sus propios compañeros lo fueron opacando y no necesitaron de él. Aska (8): Bestial. Un potencial físico sublime y una capacidad para tomar el tiro envidiable. El catch and shoot desde la llave lo tiene guardado en la tarjeta de memoria personal. Waschmann (7): Titán en las peleas más difíciles. Nunca te deja a pata y fue clave con su chequeo en el rebote. Soldado de Kiril, siempre. Silvarrey (6): Es fundamental tener un suplente con su clase. Su ingreso era lo que necesitaba el equipo para terminar de abrochar el juego. Souberbielle (6): Sus pocos minutos fueron todos de calidad. En pleno periodo final fue el hombre defensivo. Cabillón (6): Buen ingreso defensivo. Se acopló a la perfección. Camiña (7): Viejo sabio. Le movió constantemente el juego, las defensas y los sistemas. Se le iluminaron los extranjeros adelante, pero el mérito defensivo no se lo saca nadie.

_______________________

Vidal (5): Comenzó siendo MVP y luego decayó. La presión defensiva rival lo desgastó se fue apagando. Sims (5): Chispazos, no mantuvo la regularidad de siempre y el cierre sin él terminó de sepultar las chances del Pato. Loriente (4): Defensivamente dio muchas ventajas y en ataque no logro estar en sintonía. Le faltó su clásica confianza. Rudd (4): Ofuscado, enojado con todos y falta de criterio a la hora de la toma de decisiones. Santos (6): De lo mejor de su equipo. Tuvo una difícil tarea a la hora de defender pero en ataque fue el que mejor leyó las opciones. Rojas (3): Lejísimo de su clásico nivel. En el final se le saltó la cadena, algo sorpresivo en él. Moglia (3): Escaso aporte. Saavedra (2): No logro influir ni entrar en la vorágine del juego. Álvarez (3): Un poquito de tono defensivo pero el rendimiento colectivo fue tan malo que sus minutos con la presión fue destacable. Cal (4): No le encontró la vuelta. Le comieron las piernas a las cabezas pensantes y su equipo merodeó mucho tiempo sin soluciones.

VAR

Andrés Bartel, Valentina Dorrego y Walter Borio (5): Los criterios fueron leídos de maneras distintas generando enojos en todos. Por momentos demasiado protagonismo del tercer árbitro que fue comprometiendo al resto e la terna.

_______________________

LO DISTINTO

Luego de varios años de ausencia, el viernes reabrió el viejo, glorioso y querido Tablado de Malvín. Hoy, el escenario contó con una programación plagada de murgas que contó con la presencia de Gente Grande, Un Título Viejo, La Venganza De Los Utileros y Metele Que Son Pasteles. Igual, la mejor en escena fue la murga locataria. Con un director que manejó a la perfección su coro y una batería que siempre estuvo al ritmo de la marcha camión, Malvín y su gente sellaron una jornada espléndida cantando a los cuatro vientos.