Rioverde Clavijo derrotó como locatario a Tormes por 66-63. Gonzalo Iglesias fue importante.

Otro juego de final cerrado que los riojanos logran sacar adelante, luego de estar perdiendo durante la mayor parte del encuentro.

La primera mitad fue bastante chata, pareja y con bajo goleo. Dentro de esto, la visita se fue al descanso largo ganador por dos unidades, 31-29.

Clavijo siguió sin encontrarle la vuelta a lo que proponía Tormes, siendo este pasaje del partido el más complejo. Nuevamente fluyó poquísimo en ofensiva – colocando nada más que 10 unidades- ingresando al último cuarto perdiendo 47-39.

Finalmente en los últimos diez minutos de juego llegó la reacción. Encontró la fluidez ofensiva que tanto le había costado y se le abrió el aro, convirtiendo 27 puntos y recibiendo 16, lo que les permitió quedarse con un sufridísimo juego y afianzarse en la segunda posición.

Gonzalo Iglesias mejoró considerablemente su actuación, anotó 12 unidades y 2 rebotes en 26 minutos de juego.