Flamengo aplastó a Peñarol 103-47 por la Basketball Champions League América. El Carbonero se juega una parada importantísima mañana frente a Instituto de Córdoba.

En la previa había diferencias que, rápidamente se volcaron al rectángulo de juego. Los locales salieron a jugar con un equipo grande en talla y el clásico problema sin solución para los conjuntos uruguayos cuando hay que enfrentar aleros altos. El “Fla” gozó de Lucas Martínez soberbio con 5/6 en triples, además Olivinha y Mineiro se abrieron y lastimaron. Cuando el Carbonero se cerró, quedaron espacios para Vildoza.

Peñarol no pudo hacer pie en ninguno de los dos costados, al no establecerse defensivamente no corrió y solo dependió de alguna incursión de Mayora siendo agresivo al aro. Recien cuando estaba promediando el segundo cuarto, el ingreso de Joaquín Rodríguez le dio algo más de intensidad y Borsellino tuvo un encontronazo con Martínez, que ya iba 7/8 en triples. Esa incidencia del Tito levantó a los de Pablo López que llegaron a colocarse a 13 en el minuto final del primer tiempo.

Pero la reacción no pudo progresar y entre ese cierre y el comienzo del complemento Flamengo puso un 13-0 que le bajó la cortina definitivamente al partido cuando aun le quedaban 17 minutos de acción.

En el primer tiempo,Flamengo sumó 12 triples agregando a su casillero de unidades 36 tantos desde esa vía, cuando Peñarol había anotado 32 en total y sin convertir de 6.75. Demasiadas diferencias. Además, los uruguayos duplicaron en pérdidas al rival.

Ya con la historia sentenciada, Pablo López decidió rotar el plantel, que todos vieran acción y dosificar energías pensando en lo que se viene mañana ante Instituto de Córdoba donde el Carbonero sabe que, si gana, quedará muy cerca de la clasificación como segundo del grupo C.

LO DESTACADO

La diferencia en el score fue grande pero no tanto como la distancia en triples. Flamengo ganó por 56 pero anotó 60 puntos más desde 6.75 que el Carbonero. Sí: ¡60!. Una locura. Mientras los brasileños terminaron con 22/56 (39%), los uruguayos se fueron con un flojísimo 2/17 (11%) con el agregado que ambas anotaciones fueron con la historia sentenciada. A calentar muñecas para mañana…

UNO x UNO

Vildoza (7): Aprovechó espacios para aportar sus puntos pero, sobre todo, llenó el juego de asistencias. Deodato (5): No jugó mal, pero sus compañeros la rompieron tanto que no tuvo mucha participación. Martínez (9): El mejor de la noche con mano en llamas, su primer tiempo nos regaló el distinto. Olivinha (6): Juega hace 750 años. Siempre lo hace igual. Rinde que da miedo. Otro dia en su oficina. Mineiro (6): Complica a los equipos, a las selecciones, a todo. Un grande que se abre es un problema dificil de solucionar. Galvanini (6): Muchísimo potencial de un hombre en pleno crecimiento que alternó más buenas que malas. Aguirre (6): Se dedicó a hacer jugar, su tarea fue sencilla con tanto compañero inspirado. Cumplió. Fisher (7): Entró con el partido abierto y fue inteligente para estirar diferencias. Hettsheimer (5): En los últimos bailes, tiró demasiado. Leoni/De Carvalho (-): En cancha con el partido liquidado. Conti (7): Su equipo evidenció diferencias, las pocas veces que hubo reacción, las frenó rápido con minutos de tiempo.

_______________________

Mayora (5): Dentro de un panorama flojísimo, en el primer tiempo fue de lo mejor con intensidad y verticalidad. Giano (2): Le costó un montón. Green (3): Arrancó con algún chispazo ofensivo y poco más. Thomas (2): Absolutamente superado en ambos sectores. Roberts (4): Dio un plus actitudinal pero no pudo ser factor. Borsellino (4): Hizo calentar a Martínez y puso algún puntito en su chacrita. López (3): No logró generar ni aportar con su goleo. Pena García (2): Similar concepto a su ex compañero en Biguá, con el agregado que defensivamente no hizo pie. Rodríguez (4): Revolucionó algo en su primer ingreso. Zanotta (-): Jugó poco, guardándolo para el choque clave ante Instituto. Gagliano (-): Tiempo en cancha con el juego definido. López (3): Se le fue demasiado rápido y nunca pudo traerlo.

VAR

Jorge Vázquez, Juan Fernández, Felipe Ibarra (6): Una papa de arbitrar, lo sacaron sin problemas.

_______________________

LO DISTINTO

Lo de Lucas Martínez en el primer tiempo fue un asco; de hecho en los primeros 10 minutos anotó más puntos que todo Peñarol: 15-10. El mexicano terminó la primera mitad con 7/8 en triples siendo el goleador de ese período con 21 unidades. El encuentro lo culminó con 23 unidades, incluso falló un par de libres para confirmar que es humano. Sin dudas, un distinto que se levantó con la muñeca hirviendo. Quien pudiera.