Uruguay se sacó la espina, cortando una sequía de ocho años sin ganar a nivel de mayores, con un triunfo ante Ecuador, 61-52.

La celeste arrancó muy encendida, desde la presión arriba para robar y anotar, agregando una encendida mano de Dolinsky para abrir tempranamente 8, ante una selección ecuatoriana, que contó con las pesadas bajas de Quiñones y Lasso. La rotación de Álvarez mantuvo la intensidad de su equipo que bancó las arremetidas rivales y logró mantener los 8 al primer descanso, 17-9.

Uruguay se trancó ante la zona, con cuatro minutos y medio sin anotar en el segundo cuarto y Ecuador logró reducir a 4 el déficit. Dolinsky y Niski destrabaron con dos triples ante la zona, agregando un importante fue el ingreso de Talasimov desde las caídas, para que nuestra selección abra 12. Pero el equipo de Ponce se encargó de poner la bola en el bajo y con un triple de Salcedo lo trajo, cerrando sólo a 5 el primer tiempo (25-20).

Las ecuatorianas agregaron al carro de malas noticias, la lesión de Salcedo y esto lo aprovechó a la perfección la selección compatriota, que mantuvo la intensidad, corrió y sumó un triple de Larre Borges para abrir 11. Con la ventaja, el equipo de Álvarez perdió dinámica adelante y se cargó rápido de faltas. Pero el equipo nunca resignó la parte defensiva y adelante encontró aire con las variantes. Con ventaja de 11 (46-35), entró Uruguay a los diez minutos finales.

La vuelta de Salcedo puso rápidamente a 6 a Ecuador. Álvarez mandó a Schiavo en su referencia para bajarle el goleo, mientras que Kirschenbaum fue clave con un triple tras un tiempo muerto de ellas. Ante la presión, la celeste rotó bien la bola para finalizar con Larre Borges en el bajo. Una flotadora de Somma tras una buena jugada colectiva, terminó de bajarle la cortina al partido, para que Uruguay cerrara el torneo, con un triunfo que se le es esquivo hace ocho años.

LO DESTACADO

¿The Last Dance? Y… si bien hay que darle paso a las nuevas generaciones Florencia estás demás, no te vayas. Otro campeonato brillante, sensacional de la capitana. Se despachó en el último partido del torneo con un nuevo doble-doble. Haciendo TODO. Con momentos de generación, de excelencia técnica, de liderazgo, de goleo y de otra soberbia tarea defensiva. Un nombre que quedará grabado con oro en el básquetbol femenino uruguayo, que quedará en la historia como la máxima rebotera del torneo (por ahora), con la enorme cifra de 11.8 por juego, por encima de las torres brasileras o las gigantes colombianas. Un nuevo master class de Florencia Somma.

UNO x UNO

Niski (8): Generó muchísimas cosas desde sus rompimientos. Fue un figurón. Dolinsky (7): Más allá de su goleo de tres, encontró otros golpes en ataque. Sin dudas se ganó otra citación. Somma (9): La destacada del torneo. Talasimov (5): Importante desde su rol. Mucha actitud. Medrick (-): Salió de arranque por su buen torneo. Los buenos ingresos no le permitieron tantos minutos. Larre Borges (7): Fundamental desde su defensa en el bajo. Mucha lectura en ataque, incluso animándose a echar la bola al suelo para atacar de frente. Schiavo (7): Engranaje clave en el plan de juego. Sigue marcando a Salcedo en el bondi. Zeballos (5): En el torneo de menos a más. Hoy a la par de la intensidad del equipo. Kirschenbaum (6): Dio otro aire. Subió la bola de buena forma para liberar a Niski de la presión. Döring Speranza (5): Levantó un poquito. Rivera (5): Dio su juego de rol. Chagas (-): Otra vez se prendió atrás. Poco en cancha. Álvarez (8): Administró bien la rotación, acertó en los emparejamientos defensivos y detuvo el juego a tiempo en los momentos calientes de Ecuador.

_______________________

Guayaquil (6): Condujo bien al equipo, presionó bárbaro la primera línea. A. Mora (6): Importante cuando fue vertical. Salcedo (6): Por momentos el termómetro de Ecuador, perdió la batalla con Schiavo. Moran (5): Se fajó adentro. M. Mora (5): La atraparon bien, pero se las revolvió para anotar. Carpio (6): Insoportable en la defensa arriba. Garrido (5): Dio descanso y sumó. Barreño y Calderón (-): Dieron aire. Ponce (6): Ante las numerosas bajas, se las revolvió para ser competitivo durante varios pasajes. Usó una zona muy referenciada que le dio resultados.

VAR

Carol García (Colombia), Franco Anselmo (Argentina) y Jassmany Choque (Bolivia) (7): Pasaron totalmente desapercibidos, buena tarea,

_______________________

LO DISTINTO

Se coló por la ventana tras la lesión de Carolina Fernández, pero una vez más el destino la puso defendiendo a Uruguay en su tierra natal, como lo hizo con Aguada en Concepción del Uruguay. Luciana Chagas fue una de las revelaciones celestes, sobre todo desde su confiable tono defensivo. A su corta edad, se emparejó con jugadoras de experiencia como Mabel Martínez y Paola Ferrari, sacándolas por varios momentos de la cancha. Como para no hacerlo, con todo el empuje de su familia que marcó tremenda presencia en el Ave Fénix. Con ellos, jugamos de local.