Colón venció a San Telmo Rápido Sport prácticamente de principio a fin y continúa siendo uno de los escoltas de El Metro.

Por la octava fecha de la fase regular de El Metro, Colón recibía en su casa a San Telmo Rápido Sport. La esquina del movimiento estaba pronta con un buen marco de público para recibir el encuentro. Colón, con la baja de Andrés Aristimuño que se probó en el calentamiento pero se fue a las duchas previo al comienzo del encuentro. Por su parte, San Telmo Rápido Sport contaba con la baja ya conocida de Ignacio Castro. Ambos equipos llegaban luego de triunfar en la fecha anterior. El local, venció cómodamente a Miramar, mientras que la visita dio la nota y venció en su casa a Unión Atlética para bajarlo de la punta del torneo.
El juego se abrió con puntos de corrida de Espíndola para Colón. En el comienzo, Duvanced fue en la referencia de Casey Jones, quien estuvo incontenible. Además, el sistema de ayudas de de Colón complicó a un San Telmo Rápido Sport que abrió el partido con los triples de Nicoletti. De la mano de un formidable trabajo de Gonzalo Meira en ambos costados de la cancha, el Santo tomó 5 de renta propiciando el minuto de Dorrego. Tras el tiempo muerto, el rojiverde se puso durísimo atrás y corrió la cancha con Felipe García como abanderado para pasar en el tanteador. Finalmente, el primero se fue en cifras de 25-20 favorable a Colón.

El local aprovechó de las franquicias defensivas de su rival para dañar en el 1×1 y sacar 8 de ventaja. La visita aprovechó de los momentos de luz de Duvanced, pero no logró controlar a Espíndola, que dañó lejos y cerca del aro. Promediando el cuarto, los de Dorrego tomaron 11 de máxima, robando pelotas en defensa y siendo solidarios en ataque. Sin embargo, el reingreso de Meira fue sumamente beneficioso para San Telmo Rápido Sport, logrando cortar algunos minutos de sequía en el goleo y aportando 9 puntos al hilo. En la última, una bandeja de Felipe García le dio 11 de ventaja (52-41) al rojiverde de cara al descanso largo.

San Telmo Rápido Sport puso un rápido 4-0 en el comienzo del tercero de la mano de un doble largo de Brun y una penetración larga de Gonzalo Meira. Luego de eso, prácticamente el juego fue un monólogo de Colón, que defendió con muchísimo ímpetu en la primera línea y tomó 12. Cuando parecía que con un triple de García Morandi la visita imponía una reacción, un triple de Mendive golpeó el mentón del Santo que careció de ideas. Finalmente, el tercero se fue en cifras de 75-64.

Con libres de Casey Jones se abrió el epílogo. El local, continuó desplegando su juego, robando innumerables pelotas en ataque y corriendo la cancha. En cada incursión de Scaramuzzino, el elenco de San Martín y Fomento encontró franquicias. Además, Felipe García y Casey Jones le pusieron intensidad al juego y sentenciaron las acciones en el ecuador del período. Finalmente, el juego se fue en cifras de 98-82. El goleador del encuentro fue Gonzalo Meira, quien aportó 26 puntos, mientras que en el ganador Casey Jones culminó con 24 puntos y 8 rebotes.

LO DESTACADO

El rendimiento de Gianfranco Espíndola en el torneo ha ido de menos a más y hoy volvió a confirmar que goza de muy buena salud. El número 51 impulsó desde su preponderancia física a su equipo y le fue sumamente funcional. Además, día a día mejora en la toma de decisiones y le añade más golpes a su juego. En la noche de hoy culminó con 19 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias. Toro mata.

UNO x UNO

García (6): Elegancia y explosión. Fue mejorando su actuación con cada ingreso a la cancha. Álvarez (5): En el primer tiempo no le salió nada, pero en el segundo le puso la tapa al encuentro. Viene levantando su nivel progresivamente. Jones (8): Qué extranjero que encontró Dorrego. Como pez en el agua se mueve y no le teme a ningún monstruo, menos aún frío. Está bien acoplado al equipo. Espíndola (8): Destacado. Scaramuzzino (7): Es el alma del equipo, jugando por y para sus compañeros. Al servicio de lo que el equipo necesita. Jugadores invisibles si los hay. Amaral (4): No logró incidir cuando ingresó, pero tampoco bajó el tono. Mendive (6): Desfachatado y atrevido. Gran ingreso para mantener el ritmo ofensivo del equipo. Feijó, Pérez (-): Minutos en el final. Dorrego (7): Gran partido defensivo. Logró que sus dirigidos mantengan la calma durante los 40 minutos con la ventaja y no les gane la ansiedad de cerrarlo temprano. De yapa se llevó el golpe de Labuiza (ver Distinto).

_______________________

Brun (4): Por momentos se vio demasiado sofocado por el juego del rival. De todas maneras, tomó con coraje la base del equipo pese a su edad. Harina (3): Quizás su peor partido desde que está en Uruguay. Excelentemente controlado por la defensa rival. Jamás estuvo cómodo. Nicoletti (5): Tiró del carro pese a estar notablemente disminuido desde lo físico. En defensa cumplió con creces y en ataque fue más que aceptable. Meira (7): ¡Que manito, eh! De los mejores Gonzalo´s de los últimos años. Aparte hoy se fajó notable con Scaramuzzino. Duvanced (7): Algo intermitente en su juego, aunque se acopló de buena manera en ofensiva. Hoy el segundo tiempo es todo de él. Piñeiro (4): Entró a fajarse y se cargó demasiado rápido de faltas. Un doble y poco más. García Morandi (5): Con su tiro como principal arma, tuvo un más que respetable ingreso. El tema fue que esos puntos fueron con el partido ya liquidado. Gómez (5): Otro que se lo vio disminuido desde lo físico. No tuvo un mal ingreso. Núñez, Marchelli (-): Minutos con el partido liquidado. Masner (4): Corrió el partido de atrás y en buena parte se quedó sin argumentos colectivos y dependió de las individualidades. El hecho de jugar sin base cada vez que salía Brun lo complicó y mucho.

VAR

Vivian García, Alejandra Godoz y Álvaro Labiuza (6): Pese a algún error muy puntual, correctísima actuación de la terna. Dejaron fluir el juego y no fueron protagonistas en ningún momento.

_______________________

LO DISTINTO

En pleno último cuarto, San Telmo Rápido Sport intentaba ponerse en partido, pero tenía como enemigo el reloj. Sin mirar hacia adelante, en pleno contragolpe, el tercer árbitro Labuiza interceptó a Ernesto Dorrego y golpeó, claramente sin ánimos de hacerlo, la cara del DT. Tras algunos instantes en donde el juego quedó detenido, el joven entrenador se recuperó y no pidió el cambio. Una situación por demás pintoresca.