Aguada se llevó un puntazo de Zudáñez para confirmar su gran presente. Florencia Fernández fue una de las grandes figuras y tras el juego, se deshizo en elogios con el equipo, su gente, y nos dejó sus palabras para su hermana, a quien tiene por primera vez de rival.

La capitana comenzó dejando sus palabras acerca de la posibilidad de cerrar con el “1”, el Clasificatorio: “Nos planteamos objetivos a principio de año y uno de ellos era clasificar a Copa de Oro, que Aguada hacía años que no lo podía hacer y lo logramos ya hace algunas fechas. La realidad es que quedar primeras, segundas o terceras no significa nada, porque ahora vamos a empezar todas de cero. Pero sí, grupalmente para nosotras era un objetivo quedar primeras. Estamos muy contentas porque fuimos logrando objetivos, dinámicas de grupo, a la hora de defender, de atacar. Uno de los debes que teníamos, que lo logramos el partido pasado contra Malvín, era ponernos a defender. Pasó que remontamos 12 puntos y este partido, fue clave que defendimos. Tenemos mucho goleo, cualquiera que entra puede meter un gol. A la hora de a la ofensiva, nos sentimos cómodas, estamos bien, encontramos el momento de cada una y eso es fundamental. No somos egoístas, sabemos para quien está el partido, para quien no. Teníamos un debe muy grande con la defensa y ganamos el partido en base a eso, porque gracias a eso, pudimos anotar”.

Aguada es un equipo con muchísimo talento, pero que sabe que las individualidades no están por encima del grupo. Respecto a la unión de un plantel que está muy fuerte, Fernández dijo: “Es increíble porque desde el momento en el que empezamos a entrenar no nos conocíamos. Post Concepción del Uruguay, la química, la energía, las prácticas, las comidas, los vestuarios. Todo fluye, todo es lindo, tiramos todas para el mismo lado. Han tenido partidos muy buenos, Cami K (Kirschanbaum), que llegó última, que está haciendo una liga increíble, Anita (Paz) lo mismo. Le damos el lugar a cada una y a la que tenga el mejor día. Pero eso es gracias al equipo y lo que hay afuera. El banco es una locura, todos los partidos están como unas locas y eso es fundamental para lo que queda, que empezamos todos de cero y vamos a ir por estar en esos primeros cuatro lugares”.

Florencia tuvo palabras con Ana Paz, que temporada a temporada demuestra estar en el top de extranjeras de nuestro medio: “Ana es la mejor extranjera de la Liga Uruguaya. Yo no puedo creer lo que hace. A veces en el partido no me doy mucho cuenta, pero después lo vuelvo a ver y es increíble. Lo veo en las prácticas todos los días, pero en el partido es como que resalta mucho más. Por suerte la tenemos nosotras, porque el año pasado me tocó jugar contra ella, me tocó marcarla y mamita, te la regalo. Hace todo, cortina corta, tiene una muy buena lectura de juego. Porque a veces en el básquetbol femenino es un poco lo que nos pasa, que no tenemos. Yo no me considero una buena jugadora en ese sentido, no soy muy inteligente a la hora de leer las ventajas. Anita tiene todo eso y aparte, mete goles, defiende, es completa y aparte de todo, buena loca, buena compañera, buena para los asados (risas), es muy crack”.

A pesar de haber separado sus caminos en la cancha, las hermanas Fernández se siguen apoyando entre ellas, igual vistiendo distintas camisetas. De sus fines de semana en donde se hacen el hueco para ir a alentarse, la mayor contó: “Hoy fui yo primero a Malvín, me quedé hasta el tercer cuarto y después sabía que ella venía para acá. Estamos siempre pendientes una de la otra, como nos está yendo. Yo aparte tengo mucho cariño por Malvín, porque todas nuestras amigas juegan ahí, desde que nací, me crié y jugué toda la vida en el club y quiero que les vaya bien también. Las sigo, las apoyo y estoy con ellas. Obviamente cuando jugamos en contra quiero ganar. El otro día intenté tres veces sacarla del partido, porque estaba jugando con el piercing. No me dieron ni bola los jueces, no pude sacarla (risas). Me dijo de todo después, pero cuando juego contra ella es mi rival más fuerte y voy a matarla”.

Por último, la capitana se refirió al gran apoyo del hincha de Aguada, por este plantel que ilusiona con grandes cosas: “Es increíble. Fuimos creciendo partido a partido, la gente te escribe, nos ve por la calle y nos grita. En fase regular nunca se había visto en una cancha que la gente cante, esto está pasando ahora por primera vez contra Urunday, que fue la hinchada. Es divino, es otra motivación y está bueno, porque esto quiere decir que el básquetbol femenino está creciendo y es lo que todos queremos. Con la gente de Aguada no tengo más que palabras de agradecimiento”.