Emilia Larre Borges fue figura en la victoria de Malvín sobre Yale que le aseguró un lugar en la Copa de Oro. Tras el partido, fuimos por su testimonio.

Emilia comenzó hablando acerca de la victoria: “Vinimos sabiendo lo que es Yale. Es un equipo que viene creciendo a pasos agigantados en lo que es la Liga Femenina. Trabaja muy bien, es muy profesional, tiene proyectos interesantes dentro del club a los que le suma buenas extranjeras. Entrenamos toda la semana pensando en este partido y lo importante es la energía que le pusimos a las prácticas.”

En el segundo tiempo, las playeras se sintieron mucho más cómodas en su juego. Sobre esto, comentó: “Era más que nada convencernos a nosotras mismas de lo que somos y a lo que jugamos. El equipo largo que tenemos, la rotación, y por suerte no dependemos de que una jugadora asuma. El auto convencimiento de que nosotras podemos y que nos merecemos estar en lo más alto de la tabla.”

En referencia a las derrotas frente a Remeros y Aguada, expresó: “Fue un golpe contra lo que es la realidad de la liga, que viene creciendo y avanzando en cuanto a competencia. Nosotras sabemos a lo que jugamos, pero eso hay que plasmarlo en la cancha, hay que acostumbrarse a ganar los partidos cerrados, como el partido pasado. Este partido nos viene bien desde lo anímico, necesitábamos este puntito más allá de lo que significaba y lo que nos jugábamos. Como equipo necesitábamos ganar bien.”

Sobre el final del tercer período y el comienzo del último, las dirigidas por Juan Pablo Serdio se pasaron de gran manera el balón: “Pudimos demostrar nuestra mejor versión dentro de lo que fueron estos 40 minutos de partido. Más allá de eso creo que como equipo debemos demostrar mucho más. De ahora en más tenemos que entrenar con la mejor energía y prepararnos para lo que se viene.”

Sus 29 puntos marcan su incidencia, sin embargo, confesó: “No soy una jugadora que se fije en la estadística personal. Lo único que me importa es el resultado y haber ganado hoy para estar dentro de las 6 mejores de la Liga. Sé que hoy me tocó asumir un poco más, pero mañana será otra compañera y pasado otra. Somos un plantel versátil que puede ir rotando en ese aspecto. Me siento súper cómoda jugando en Malvín con este equipo.”

Sobre el cierre de la temporada, sentenció: “Nos preparamos para lo que sabemos que podemos llegar, que es conseguir de nuevo el campeonato. Sabemos que hay mucho para trabajar, pero estamos mentalizadas en eso. Hay que poner todo de nosotras en todas las prácticas, venir con toda la energía y cinchar todas para el mismo lado, para así llegar a lo más alto. Todo empieza de atrás para adelante, dejando todo en las prácticas e impulsándonos para adelante.”