Con un buen partido del brasileño Rómulo Gusmao, Olivol Mundial superó a Miramar 76-70 y obtuvo su primera victoria en el Metro.

Desde el comienzo nomás, el partido fue muy favorable a la visita que de la mano de Lucas Silva y el brasileño Gusmao abrió el juego con un 11-3. Los monos reaccionaron con los ingresos del americano Flippin y Tessadri hasta ponerse a dos, pero el mundialista encontró dos triples muy oportunos para cerrar el primero arriba 28-20, el último de ellos de Couñago sobre la chicharra.

La defensa del equipo de Cortizas mejoró bastante en el segundo cuarto, potenciada por el ingreso de Cardozo para juntarse con Ángel Varela y sacar de ritmo la ofensiva de los de Diego Olivera, controlando bastante bien a Núñez y Cabillón. Al buen momento de Cardozo se sumaron Wohlwend y Romulo Gusmao para cerrar la primera mitad favorable a Olivol Mundial por 45-34.

La diferencia se siguió ampliando en el comienzo del complemento, hasta que los de la Av. Millán llegaron a irse 17 puntos arriba con la aparición de Emilio Taboada, que amagaba con darle el golpe final a Miramar. Pero no fue así, porque Olivera mandó una zona 2-3 que complicó al mundialista, y le respondió con un rápido 9-0 que lo devolvió al partido. Borrallo aportó puntos clave para Olivol, pero Miramar siguió achicando y cerró el tercero atrás pero sólo 61-55.

La reacción se calmó, porque la visita mejoró la defensa y Miramar entró en sequía. Olivol lo aprovechó a medias, porque a pesar de ese mal arranque, el locatario sólo estaba diez atrás. La última reacción tenía que llegar y llegó, porque el mundialista estuvo cuatro minutos sin anotar y los monos le pusieron un 7-0 para ponerse a tres. Pero no les dio, el mundialista ajustó atrás y lo castigó con rebotes ofensivos que le terminaron dando la victoria por 76-70. Importantísima victoria para Olivol, que en una cancha difícil consigue su primera en el campeonato, un equipo que se armó para pelear por todo, pero aún tiene todo por demostrar.

LO DESTACADO

La segunda mejor noticia para Cortizas después de la victoria de su equipo, fue el gran partido que se mandó el brasileño Romulo Gusmao. En las dos derrotas del mundialista no había tenido buenas actuaciones, pero hoy jugó realmente bien. Venía errando un montón y hoy lanzó con gran eficiencia (16 puntos con 8/9) y, además dominó las tablas con 12 rebotes. Fundamental.

UNO x UNO

Mayora (5): En una mala noche con el tiro, pero correcto en el resto. Núñez (4): Estuvo muy bien defendido y su equipo lo sintió. Cabillón (4): Había sido de lo mejorcito del equipo en la primera mitad, jugó poco y no tuvo la misma participación en el complemento. Rodríguez (4): El juego pasó poco por él. Arregui (3): Mejoró en el tiro, pero le dominaron el rebote. Flippin (5): Para ser el debut, interesante. Intentó asumir y tuvo algo de gol en sus manos. También perdió demasiado el balón y pareció bastante anárquico. Piñeiro (5): Entró en el complemento en una zona que complicó defensivamente. Tessadri (5): Más que aceptable. Luchando un montón. Pérez (-): Pocos minutos. Olivera (5): Buscó con variantes y luchó hasta el final. Debe mejorar el rebote defensivo.

_______________________

Wohlwend (6): En cuentagotas, pero con buenos momentos en los pasajes clave de la noche. Taboada (6): Aportó desde varios aspectos del juego. Varela (5): Buen aporte fue defensivo. Silva (3): Arrancó muy bien, pero fue bajando su nivel y terminó en una discreta noche. Gusmao (8): El destacado. Cardozo (7): Fundamental ingreso, aportando mucho tanto en defensa como en puntos y rebotes. Couñago (4): Entró bien, se fue quedando. Borrallo (6): Muy buenos minutos de recambio. Puntos clave en el tercero.  Di Giorgi y Araujo (-): Pocos minutos en cancha. Cortizas (6): Buen manejo de la rotación para obtener un triunfo impostergable.

VAR

Valentina Dorrego, Joaquín Silvera y Nicolás Revetria (5): Tuvieron algunos errores, aunque no incidieron en el resultado.

_______________________

LO DISTINTO

El frío de la noche montevideana pegó duro en el gimnasio de Miramar, por lo que Ángel Varela optó por proteger la pelada con un gorrito de lana previo al segundo cuarto. Su compañero Borrallo se la bancó y salió con la calva al descubierto, los años no vienen solos…