Brasil le dio un golpazo a Uruguay al vencerlo categóricamente en el Antel Arena por 73-60. 

Uruguay comenzó trancado, como la vuelta por la interbalnearia un domingo de enero. Le costaba mucho generar en ataque, dependiendo en exclusividad de los lanzamientos de Granger que inició con dos triples. La celeste intentó sin resultados desde los posteos de Granger y Jayson con bola en mano acható demasiado las ofensivas que solo salvaba con sus puntos. Brasil fluyó mucho mejor. Mariano lastimó en el poste y cuando la defensa buscó cerrrarse, aparecieron espacios por todos lados que los de Gustavo Conti aprovecharon haciendo gala de su sucesión de pases. Para cerrar un primer cuarto para el olvido, los de Magnano permitieron un triple con faltas para dar. Se fue el período 24-12.

En el desconcierto continuó el segundo y la renta se estiró a 17. Uruguay marcaba muy mal, volvía frustrado del ataque donde nunca logró cambiar la energía. La dinámica cambió en una penetraciónde Granger que recibió la falta y luego la antideportiva de Caboclo. Puso tres libres y luego Vescovi una bomba que hizo levantar al Antel Arena. La celeste mejoró la presión a la bola con Parodi y Vescovi, aún así no hubo grandes sustentos para traerlo más que el empuje y las ganas. Sobre el final, triples descolgados de Granger e Iglesias maquillaron positivamente el score: 43-32 abajo de cara al descanso largo.

El tercero arrancó con un 15-2 demoledor. Rafa Mineiro se abrió y encajó dos triples. Además Marcelinho Huertas regó de calidad el flotante manejando los tiempos. Uruguay fue Granger dependiente. Por un lado, era el único en encestar, por el otro picaba demasiado y las ofensivas se hacían previsibles. La celeste deambuló el tercer cuarto, probó una zona que hizo agua por todos lados. Con un grande solo la carga del rebote por segundas oportunidades fue un problema sin solución. La energía de Serres en el cierre llevó a cerrar 20 abajo (62-42) cuando la máxima fue de 25.

Esa rachita se prolongó en el inicio del último. Hilvanando un par de buenas defensas permitió un 5-0 de arranque para achicar a 15 con bomba de Joaquín Rodríguez. Pero el minuto de Bruno Conti solucionó todo, de atrás hacia adelante. Con ponerse firme en defensa, y la renta que tenía, le alcanzó a Brasil. A Uruguay le costó ser competitivo, fluir en ataque y cambiar la energía para imponer el ritmo en un trámite favorable. De todas formas, el 73-60 final maquilló una diferencia muy superior en el juego.

La diferencia en rebotes fue abismal y ofensivamente fue todo muy individual, lo refleja el número de asistencias, Uruguay solo dio 7.

LO DESTACADO

Rafael Mineiro nos mató. No solo por sus 15 puntos y 7 rebotes. Lo más importante fue que siendo un interno jugó de tres y tiró al joraca la estrategia de tres chicos de Magnano. Su buen nivel fue un problema sin solución. Además nos llenó. En el arranque del tercer cuarto, y tras el descanso con Uruguay buscando traerlo, metió dos triples a la yugular. Lamentablemente, fue la figura.

UNO x UNO

Granger (6): Si bien fue el mejor nuevamente, no estuvo en su nivel elite que había mostrado otras veces con la celeste. Fitipaldo (4): Algún mínimo chispazo, pero fueron más los momentos de trancazo. Rojas (4): Fue titular, de rol. Tomó pocos riesgos y le costó en defensa. No volvió a ingresar. Iglesias (5): Con sus bombas abrió la cancha, pero dio muchísimas ventajas atras. Sufrió los rebotes ofensivos. Batista (3): Dominado, le costó un montón la defensa del pick and roll. Parodi (3): Nunca se metió de lleno, se lo vio malhumorado sin generar ni lanzar de forma clara. Vescovi (4): Cambió la dinámica ofensiva y poco más. En ataque fueron más malas que buenas. Ubal (5): Entró con el partido roto pero dio cosas interesantes. J.Rodríguez (4): Una bombita linda y poco más. Por momentos se pasó de energía y terminó perdiendo. Serres (5): Dejó una buena imagen en su ingreso, aunque había poco para cambiar el global. Ottonello (4): Bancó bien a Caboclo, en ataque tomó un par de malas decisiones cuando lo liberaron. Wachsmann (2): Desconocido nivel de Kiril. Suele ser un guerrero. Cambiar la intensidad y aportar desde el rol. No pudo. Magnano (4): El plan inicial se rompió cuando Brasil elevó la talla. No tuvo respuestas para contrarrestarlo. Ofensivamente el equipo no fluyó.

_______________________

Huertas (8): Llenó la cancha de básquetbol. Un anormal del manejo de los tiempos. Hizo lo que quiso. De Paula (5): Jugó para el equipo, cuando le tocó puso sus puntos. Rafa Mineiro (9): Recontra clave. Destacado y figura del partido. Cambió la dinámica y estrategia. Dias (3): Tiró pila y no embocó una. El más flojo del ganador. Mariano (4): Marcó el camino de arranque, después se cargó de faltas e influyó poco. Rafa Luz (7): Hizo que no se sintieran las salidas de Huertas y eso fue un montón. Galvanini (5): Aportó para el equipo en su rol. Caboclo (3): Se malhumoró. Estuvo lejísimos de lo que puede dar con su calidad. Elio, Guilherme, Munford, Lenz (-): Minutos con el partido liquidado. Conti (7): Desde la estrategia marcó el partido. Su equipo nunca tuvo problemas para ganarlo.

VAR

Jesed Díaz, Danilo Molina, Edwin Quiles (7): Más allá de alguna protesta, fue un arbitraje muy sobrio.

_______________________

LO DISTINTO

Más alla del dolor y del malhumor por la derrota, antes del encuentro hubo un reconocimiento a Esteban Batista. El Toro celeste llegó hoy a 106 partidos y fue homenajeado por los 100 a los que alcanzó en el Pre Olímpico. El jugador uruguayo de mejor carrera y único en jugar en la NBA siempre estuvo a la órden para vestir la celeste. Si bien la fiesta no fue completa, hubo merecido premio para el capitán.