Cristian Modernell volvió a Cordón, al igual que la hinchada y juntos vivieron una fiesta. La mano del dos veces ascendido fue fundamental y tras el partido tuvo tiempo de deshacerse en elogios con el equipo, que busca el tan ansiado retorno a la LUB.

Son gurises que tienen hambre de gloria.

Que se queden tranquilos que vamos a hacer todo lo posible, más que yo no quiere nadie subir.