Zárate, equipo que defiende el uruguayo Ángel Arévalo, cayó como local 91-83 ante Independiente de Oliva en las finales de la Liga Argentina (ex TNA). 

El equipo cordobés cerró la serie 3-0 y se adjudicó el título por primera vez en su historia. Los dueños de casa entraron con todo sabiendo que había que ganar o ganar ya que no había mañana y tras un muy buen primer tiempo se fueron apagando.

Zárate llevó el juego a su manera y con el apoyo del público las cosas salían a pedir de boca, robaba pelotas en primera línea y anotaba en corridas de cancha, si bien Independiente no estaba tan fino en defensa las diferencias no fueron tan amplias. El local se fue 54-50 arriba al descanso largo.

Para el segundo tiempo el trío Nobleza, Giletto y Marcucci revirtió la situación a favor de la visita que apretó la defensa en primera línea y aumentó su efectividad en el tiro exterior para irse arriba 86-76.

Los últimos diez minutos fueron emocionantes, ambos elencos se mostraron con buenos pasajes de gran básquetbol pero Independiente con cabeza fría en los momentos claves cerró el juego a su favor. 

Después de haber ganado el Súper 8 y de ser el mejor equipo de la temporada, se quedó con el último título y el ascenso a la máxima categoría que tanto soñaba.  El MVP del certamen y las finales fue el base del vencedor, Lucio Reinaudi.

El ex Biguá Ángel Arévalo saltó desde el banco en Zárate y en poco más de 21 minutos y medio en cancha anotó 11 puntos, brindó 1 asistencia, bajó 3 rebotes, recuperó 6 balones y perdió 1.

En la temporada Arévalo promedio 14:58 montos en cancha, 8.5 puntos, 0.4 asistencias y 3.0 rebotes.