Remeros metió un punto enorme ante Malvín con el que se ilusiona en grande con la Copa de Oro. Pía Moyano fue decisiva en el triunfo y tras el juego, habló con Básquet Total.

Tras la caída ante Macabi, las Costeras debían salir a buscar un punto de esta magnitud rápido: Fue duro la semana pasada. Nos vinimos muy tristes, no nos salió nada, ni adelante, ni atrás. Tratamos de trabajar bastante en la semana, mucho trabajo también desde la actitud, porque nos parecía que también estaba ahí, no tanto en el juego táctico y a veces cuando la cabeza manda se complica. Hoy por suerte fluyó y estoy muy feliz por eso”.

La defensa zonal fue fundamental ante un rival de bajos porcentajes: “Nos permitió correr, salimos con la cabeza mejor, porque no es lo mismo ir a atacar después de que nos anoten porque marcamos mal, a salir con otro aire. La defensa te da todo y nos tenemos que concentrar ahí, porque a veces tenemos carencias adelante, pero atrás no hay excusa. Ahí es a donde vamos”.

El equipo mercedario volvió a mostrar el talento joven de Daniela Zugarramurdi y Aldana Barragán. Respecto a ellas, Pía dejó sus palabras: “Compartir con ellas y enseñar todos los días a las más chicas es un plus que te da todo esto. Verlas cada vez más con más confianza y no depender de una o dos jugadoras, es lo que demuestra que estamos unidas y que vamos por más”.

A cuatro fechas del final, Moyano sabe que el margen de error es poco de cara a la clasficiación: “Ahora nos queda Defensor, después Montevideo, Lagomar y Paysandú. Apuntamos por supuesto primero a Defensor, que si le pudimos ganar a Malvín, ¿por qué no a Defensor? Obvio que va a ser duro, físicamente hoy pedí en un momento el cambio, no me daba el aire. A veces la rotación no es completa, a veces faltan jugadoras. Vamos a buscar ahí y después contra Lagomar, ni que hablar. Es otro de los rivales que está ahí, somos ocho cuadros, peleando para ser seis. Hoy es fundamental, pero no está nada dicho”.

En la semana, se dio a conocer el nombre de Pía en la lista de la preselección y acerca del llamado del Gallego, dijo: “Siempre es un orgullo estar en la lista y después si quedo aún más. Esto no depende sólo de mí, sino de los que tengo al lado, de los que me ayudan día a día y de todos los demás, porque al fin del día somos un equipo, capaz que me destaco yo, pero es el trabajo del día a día, que cada una o me exige en la práctica o me apoya en el trabajo físico, el técnico que me corrige. Es de todos”.

Por último habló de la tarde soñada con la que lideró a su equipo al triunfo: “La mano está caliente y si viniera a entrenar más, ni te digo (risas). La confianza me la da el equipo. Siempre he tenido buen porcentaje y cuando queda, queda. Eso también va por parte del técnico, que nunca nos dicen que no. Cada una es libre y si lo entrenamos nos da para adelante. Orgullosa también de eso”.