Yale metió un punto enorme ante 25 de Agosto y se ilusiona en grande con la Copa de Oro. Uno de sus tantos puntos altos, fue la argentina, Laila Raviolo, que terminado el partido, nos dejó sus palabras.

La extranjera comenzó hablando de las claves mentales, en un equipo que sabía que podía ir a competir contra cualquiera: “Nosotras veníamos haciendo un trabajo desde el partido contra Defensor, que vimos que podíamos competir. No se había reflejado en el tablero, pero nos dimos cuenta que podíamos jugarlo de igual a igual. Contra Aguada nos liquidaron en el primer tiempo, pero en el segundo pudimos competir. Entonces nos quedó ese saborcito de que podíamos dar un paso más. Hoy el partido estuvo desde arrancar con intensidad desde el primer minuto, que nos costaba arrancar, por más de que el segundo tiempo fuera siempre muy bueno. Me pone muy feliz porque no partió sólo de una jugadora, hoy quedó demostrado que somos un equipo entero y eso es lo que va infundir que nos respeten un poco más los demás. Me pone muy contenta”.

El equipo de Jacinto Vera tuvo el cuadrado y uno sobre Rocío Bereilh como bandera atrás y respecto al trabajo defensivo, Laila dijo: “Respeto mucho a todas ellas, porque son todas grandes jugadoras. El scouting da ese plus de saber que no podemos dejar hacer a cada jugadora. Sabíamos que Rocío ofensivamente influye mucho en su juego, trabajamos a partir de ahí. Pudimos cumplir con la tarea de inicio, que era esa, la de cubrir sus armas ofensivas”.

Más allá de que la lucha por entrar a Copa de Oro presenta algunos rivales directos claros, Raviolo marca la importancia de pensar sólo en la semana que viene: “El punto de inicio era ir partido a partido. Ahora queda el de la semana que viene, respetar al rival, jugarle de igual a igual y llevarnos ese. Hoy se da este resultado por ir paso a paso y no por pensar que si le ganamos a tales rivales, vamos a pasar. Porque las estadísticas juegan hasta que pasan estas cosas. Si bien nos importa contra quien jugamos, lo vital es ir paso a paso”.

Yale es un grupo que se viene sosteniendo hace varias temporadas y la argentina recalcó el grupo con el que se encontró: “Fue mucho más de lo que esperaba, no basquetbolísticamente, que eso se va formando. En cuanto a grupo, el que falte un minuto, la arenga, la sonrisa. Eso no sé si en el deporte eso se valoró, pero individualmente a mí eso me hace disfrutar mientras juego. No tengo esa presión, el enojo, el que me grito. Me encontré con esa amistad adentro de la cancha, de jugar divirtiéndonos, de abrazarnos. Muy contenta por eso”.

Por último habló del hincha Yalense, que tras dos ligas a puertas cerradas, pudo disfrutar del equipo en cancha por primera vez en el torneo esta temporada: “Es increíble. Desde Ana con la corneta, que dirige a la batuta (risas). Me sorprende que la gente venga tanto, un domingo a las 8 de la noche. Que vengan a ver un partido de básquet, que alienten como alientan. La tribuna es también es un jugador más y eso es vital para nosotras”.