Tras la victoria de Malvín frente a Lagomar, Juan Pablo Serdio conversó acerca de este comienzo de año para las playeras.

El “Cabeza” comenzó hablando acerca del juego: “Creo que empezamos a fluir un poquito más. Venimos armando el equipo, recién hoy pudimos repetir el quinteto inicial de un partido a otro, hoy fue el que habíamos puesto contra Montevideo. Venimos buscando el camino de la rotación, creo que lo vamos encontrando de a poquito y que logramos fluir. Vamos a ver cuando sumemos las extranjeras cómo cuadra eso también.”

Ante una defensa zonal, las playeras lograron dañar enormemente. Sobre esto, comentó: “Como nosotros tratamos de jugar un juego que sea de pases, insistimos bastante en pasarnos la pelota y movernos a los espacios libres. Si bien tenemos algún inicio de movimiento, tratamos que ellas mismas se den cuenta donde están los espacios y pasarnos la bola rápido. A veces entra, a veces no. Hoy tuvimos varias situaciones de ventaja al lado del aro que no aprovechamos y terminamos insistiendo en tirar de 3 puntos. Pero insistimos en atacar contra zona porque sabemos que nos pueden defender en zona mucho rato. Hay muchos equipos que lo utilizan, más que nada los que están arriba. Pensamos que hoy también podía pasar eso, y trabajamos estos últimos 3 días en esa situación. Cuando ellas pueden ocupar ese hueco en la línea del libre que a veces te deja la zona cuando moves la pelota rápido, ahí podés distribuir mejor el juego. Yo siempre insisto que hay que poner la pelota ahí, haciendo colapsar la defensa y generando espacios para el 1×1 en el lado contrario.”

Tras la eliminación continental, expresó: “Me preocupa todas las situaciones que viva mi equipo todo el tiempo. Obviamente fuimos a jugar con una ilusión, después de 7 años de no competir, no por causas nuestras si no por causas ajenas. Volvimos pasos atrás, fuimos a volver a ser competitivos. Creo que la situación de Yossimar nos jugó en contra, el plan de juego era otro y tuvimos que modificar la estrategia. En los primeros 2 partidos lo hicimos muy bien, pero en el cierre por detalles se nos fueron. En el tercer partido ya no había energía para jugar. El problema fue que volvimos para jugar con Defensor y la energía era otra, no la necesaria para jugar con el campeón. Creo que necesitamos más tiempo de descanso, pero por ahora no tuvimos un día que podamos liberarlas, a excepción de un día en la semana. Ellas son conscientes de que eso ya pasó, que fue una experiencia y que nos llevamos un montón de cosas positivas, cómo el paso adelante que dieron Caro (Fernández), Bebu (Ailén Sosa), y Emilia (Larre Borges). Ellas son las que en el futuro van a sostener el proyecto.”

Justamente, la doble base Sosa-Fernández ha sido un gran aliado para Malvín a lo largo de la temporada: “Encontramos unas patas para defender que nos vinieron de novela. Cualquiera de las 2 defiende mucho, siendo muy intensas. Cuando se juntan con Florencia (Somma), Fer (Midaglia) y Fio (Martinelli) empujan la pelota fácil para correr. A veces esa intensidad nos lleva a un error, pero a la larga es lo que nos da rédito. Encontramos una energía distinta con ellas 2 jugando juntas, que ya lo habíamos encontrado en la semifinal contra Hebraica por situaciones no previstas. Lo noté yo y lo notaron sus propias compañeras entonces también se sienten cómodas cuando juegan juntas.”

Al consultarle sobre el estado físico de las jugadoras que no estuvieron a la orden, comentó: “Con Sabina (Bello) estamos viendo cuando puede volver. No volvió 100% de la lesión y lo estamos monitoreando. Malvina (Dagostino) llega el lunes (hoy) por lo que ya va a estar contra Remeros. A Yossimar (Corrales) no la queremos apurar. Por como es el torneo hay que clasificar entre los 6 y arrancamos todo de 0, por lo que no es necesario arriesgarla. Esperemos que la semana que viene ya pueda hacer algo de competencia, veremos si la podemos tirar un ratito contra Remeros. La queremos tener en la definición del torneo.”

Finalmente, se proyectó a los objetivos a nivel grupal: “Venimos de dos ligas medias sucesivas. Este equipo cada vez que juega tiene la ilusión de llevarse el campeonato. El año pasado nos pegó duro la eliminación en semifinales con un Hebraica que lo hizo mejor que nosotros. Pero ellas quieren ir por todo este año, fuera de los bajones que puede haber ocasionado lo internacional, están comprometidas y la energía es positiva para lograrlo.”