Hebraica y Macabi robó un puntazo de Lagomar para seguir ilusionándose con la Copa de Oro. Abril Ramírez fue la gran figura de la noche y tras el partido, dialogó con Básquet Total.

La argentina comenzó refiriéndose a la importancia del punto: “Era un partido clave, en realidad son todos claves, pero este era uno que teníamos que meter sí o sí, sea ganando por 1, por 10 o por 40. Ahora hay que poner la cabeza en Remeros y tratar de terminar lo más alto posible”.

La salida de Dolinsky por doble antideportiva puso contra las cuerdas a Macabi, pero aún así el equipo logró sacar adelante el juego:“Es una baja importante Nati (Dolinsky) para nosotras. Pero como equipo salimos a afrontar esas bajas, ya sea la mía, la de Nati, Colo (D’Alesandro) o la que sea. El equipo está preparado para eso, sí nos costó un poco, pero al final del partido nos terminamos encontrando”.

Tras un arranque de ritmo muy alto, Hebraica logró forzar a su rival a jugar media cancha y empezó a encontrar comodidad en el juego: “De por sí nosotras tratamos jugar a nuestro ritmo. Hay veces que hay que presionar, hay veces que había que meternos bien adentro de la zona, porque tenían a Sele (Medrick) por ejemplo. El partido lo fuimos encontrando cuarto a cuarto y minuto a minuto. Cada uno fue distinto en el partido”.

Tras dos temporadas defendiendo a Capurro, Abril llega a un equipo que busca pelear más alto: “A Capurro lo quise dejar lo más alto posible pero no se dieron las cosas. Quisimos entrar a la de Plata, no se nos dio. Hebraica es un equipo muy bueno, por más de que haya cambiado un montón, sigue siendo el mismo Hebraica y Macabi y queremos dejarlo más alto que el año pasado”.