Boston Celtics igualó la final de la conferencia Este en dos juegos por lado tras derrotar a Miami Heat sin pasar sobresalto durante los 48 minutos de juego con un gran rendimiento de Jayson Tatum

BOSTON CELTICS 102 - 82 MIAMI HEAT

El equipo de Ime Udoka sabía que tenía que ganar para no quedar contra las cuerdas y el coach apostó por Derrick White, Jaylen Brown, Jayson Tatum, Al Horford y Robert Williams III para abrir el juego mientras que Erik Spoelstra asumía el encuentro sin Tyler Herro por tal motivo salió con Kyle Lowry, Max Strus, Jimmy Butler, PJ Tucker y Bam Adebayo. 

Los locales salieron concentrados desde el primer minuto de juego por eso en un abrir y cerrar de ojo colocaron un 8 a 0 impulsados por la excelente conducción de White. El desarrollo del periodo siguió teniendo a los Celtics como claro dominantes del juego y al festín verde se fue sumando Tatum que con su condicción física empezaba a lastimar a un Miami que estaba perdido en la cancha. La sintonía se mantuvo durante los primeros 12 minutos de juego donde la supremacía de Boston le permitió quedarse con la primera parte del encuentro por 29 a 11.

En el complemento la eficacia y la regularidad locataria siguió atravesando buenos momentos y eso provocó que los de Spoelstra siguieran sin encontrar ideas colectivas que le hicieron frente a un poderío verde que cada vez dejaba más secuelas. Con el número 0 marcando el camino para los de Udoka, los locales seguían aumentando la brecha y dejaba sin chances a sus rivales de turnos. Un buen cierre del primer tiempo de Williams III sirvió para que los Celtics se vayan al descanso largo ganando 57 a 33.

Tras el parate Miami intentó proponer algo distinto intentando lastimar con Adebayo en la zona pintada pero la diferencia seguía siendo imposible de acortar para la visita. Jaylen Brown apareció con todo su esplendor para sumarse a la fiesta locataria y eso cortaba cualquier chance de poder ponerse en partido para los Heat. La rotación de Udoka no modificaba absolutamente nada el engranaje y Payton Pitchard también era otro de los invitados que proponía algo distinto a la que, por aquel entonces, era una fiesta totalmente verde. Victor Oladipo fue le único que intentó frentar las ráfagas localse pero Celtics lograba entrar ganando al último cuarto por 76 a 52.

En el periodo final, y ya con el juego liquidado, no ocurrió nada que pueda haber modificado los sistemas y la sintonía que arrastraba el periodo. Celtics siguió dominando mostrando un gran rendimiento colectivo mientras que Miami siguió sin encontrar el rumbo a pesar de los movimientos que intentaba proponer Spoelstra. Duncan Robinson buscó algo distinto pero no llegó a su objetivo y la victoria quedó en Boston por 102 a 82 e iguala la serie en dos. 

PIM-PAM-PUM

? MVP ?

Jayson Tatum, el verdadero que hombre verde. Sabe que si Boston está ilusionado con algo es por su culpa. Esta vez lo volvió a demostrar ante su gente para igualar la serie y evitar quedar en jaque ante un rival que llegaba con bajas. Eso no le importó al número 0 que fue crucial para que su equipo gane. 31 puntos, 8 rebotes y  5 asistencias en casi 34 minutos. Un día más en la oficina... 

 

? LA SORPRESA ?

La supremacía colectiva de Boston fue una locura. Ató, amañató, limitó y se puede utilizar cualquier sinónimo referido a esto. Pero los Celtics borraron a Miami Heat de la cancha desde el primer momento. Lo sorpresivo es que en las dos victorias del verde se vio una diferencia abismal entre una franquicia y otro. 

 

? LA DECEPCIÓN ?

El quinteto abridor de Miami dio lástima. Apenas 18 puntos de los 82 conseguidos por el equipo, menos del 22% de las unidades anotadas por el equipo de Spoelstra. Chiquitísimo por donde se lo mire. ¿Qué pasó con BamBam y sus amigos?

 

? EL QUINTETO ?

Derrick White (Boston Celtics), Payton Pritchard (Boston Celtics), Victor Oladipo (Miami Heat), Jayson Tatum (Boston Celtics) y Robert Williams III

 

? BONUS TRACK ?

Esta serie se ha metido en los libros de historia de la NBA por la diferencia que se viene viendo en los cuatro juegos de la llave. Desde hace 25 años que no pasaba que existiera más de 20 puntos de diferencia en una final de conferencia entre dos franquicias. Las victorias verdes terminaron con resultado abultado mientras que cuando Miami triunfó se acortó la distancia sobre el cierre pero durante el juego se llegó a tener una brecha importante. Esta serie es tan impredecible que no sabés que puede pasar.

.