Defensor Sporting construyó un triunfazo desde lo colectivo ante Malvín. Uno de los tantos puntos altos fue Carolina Curbelo, que tras el partido, dialogó con Básquet Total.

En su primera temporada con las Decanas, Caro ya está súper afianzada al equipo y respecto a vestir la camiseta dijo: “Es impresionante lo que me hicieron sentir la camiseta. Es el cuarto partido de Liga y yo la siento como si hubiése jugado acá siempre. Estoy muy contenta y muy cómoda”.

Curbelo cayó a la perfección en un equipo que fluyó desde la defensa colectiva y encontró en sus internas, no dar ventajas ante los cambios: “Es parte de la esencia de Defensor. Mis compañeras son unas genias, lo hacen muy bien y me obligan a hacerlo bien a mí también. Me encanta que me exijan siempre”. Además, dañó con su juego de frente, algo que también hacen mucho las internas del equipo fusionado: “Estoy trabajando en mejorar el juego de frente. Todavía me faltan algunas cosas, abrochar algunos golcitos abajo del aro”.

Ante la baja de Ale, Defensor Sporting tenía los pronósticos en contra al enfrentar a un candidato, de visita y con dos extranjeras: “En lo poco que llevo en Defensor me han hecho darme cuenta que eso es Defensor. Así somos y esas cosas las podemos hacer”.

A pesar de estar invicto en lo local, las ex Bohemios nos contó como se hace para enfocarse en lo local cuando tienen una semifinal continental el 8 de junio: “Sin descuidar lo local que para nosotras es muy importante también, hay que ir turnando un poco y un poco. Hay mucha ansiedad, mucha expectativa para lo internacional, pero tampoco podemos descuidar esto”.

La semana que viene, Defensor Sporting enfrentará a 25 de Agosto y de la racha de partidos competitivos cerca del juego ante Berazategui, dijo: “Está lindísimo que podamos tener partidos tan competitivos al hilo. Eso habla muy bien de la liga de acá, que estamos creciendo muchísimo. Sirve un montón para ir agarrando rodaje para lo que se viene”.

Para Curbelo, no es la primera vez que afronta una participación internacional con tanta expectativa, cuando en 2019, ya lo había hecho con la selección U17 en Colombia: “Lo tengo ahí. Me quedó entre ceja y ceja, me ilusiona mucho y ojalá se nos pueda dar a todas porque es algo por lo que venimos buscando todas desde hace mil años. Porque creo que no hay ninguna que no haya pasado por una selección y no haya tenido esa ilusión”.

Por último, contó las sensaciones al enterarse de que iba a compartir plantel con una fuera de serie como Paola Ferrari: “Fue una locura. La seguía en todos lados, veía sus higlights, lo que sea. Me aburría, miraba un video de ella. El día que me dijeron que iba a llegar acá, no lo podía creer, ni mis compañeras, ni yo. Ninguna nunca pensó que el club iba a poder con tanto, se la re jugaron, unos genios. Paola también, una jugadora de elite, tremenda persona, que se esfuerza muchísimo, tanto en jugar ella, como en hacernos crecer y entender lo lindo que es el básquetbol”.