Bruno Fitipaldo se consagró campeón de la Basketball Champions League con Lenovo Tenerife logrando un título histórico para el deporte uruguayo. Tras la victoria, conversó con BasquetTotal.

“Es algo muy grande y muy difícil de lograr. Estoy muy contento por ser parte de un equipo que lo pudo hacer y siento que lo voy a valorar muchísimo con el paso del tiempo. En estos momentos me acuerdo de todas las personas que están siempre. No siempre se gana. Cuando todo se hace más difícil, hay gente que está ahí. Me acuerdo de mi familia, que desde el primer día que decidí jugar al básquetbol se pusieron a disposición mía y fueron incondicionales. Me acuerdo también de la gente que trabaja en el club, las personas que laburan para el equipo. No solo hay que reconocerlos cuando se gana, ellos hacen un trabajo que no se ve” comenzó diciendo el base sobre la consagración.

Sobre cuándo vieron posible que podían llegar al título, confesó: “Después que pasamos la serie de play-in con Karsiyaka vimos qué corríamos con chances de salir campeones. Al definirse en un Final Four siempre es difícil. Es un fin de semana, estar bien esos días. Este año nos sacamos la espina del año pasado que no lo pudimos lograr”.

Al informarle que había logrado algo que ningún compatriota había logrado, comentó: “No sabía que era el primer uruguayo campeón continental europeo. Me pone contento, por más que no somos muchos los que jugamos acá. Es un orgullo, pero más que nada porque hay jugadores que están toda su carrera y no ganan ningún título porque no tienen la suerte de estar en un equipo que tenga esas posibilidades”.

En referencia a tener un jugador de la talla de Marcelinho Huertas a su lado, expresó: “Compartir plantel con “Marce” es un placer. No solamente la cancha, nos hemos hecho amigos y es una persona increíble. Adentro de la cancha no tengo que explicar nada, se ve clarísimo lo que es, lo que genera, lo que me enseña. Día a día me exige a mejorar, en cada entrenamiento. Tengo que estar siempre lo mejor posible para estar enfrente de él. Esperemos que esté por muchos años más con nosotros. Va a cumplir 39 pero parece que está entero”.

Finalmente, habló acerca de lo que se viene con la Selección Uruguaya en la búsqueda de un boleto al Mundial: “Estoy ansioso y contento por volver a jugar de local en Uruguay. Hace mucho tiempo que no lo hacemos. Jugar en el Antel Arena con el público me pone contento y me ilusiona. Son ventanas que cada vez son más decisivas para la clasificación. Vamos a seguir con ese objetivo de poner a Uruguay en un Mundial que sería un premio enorme. Ahora voy a terminar el torneo local y ya prepararme para estar listo para las ventanas de junio y julio”.