Con John Flowers como figura, Peñarol derrotó a Malvín en el quinto punto de la serie y se metió en semifinales de la Liga Uruguaya por primera vez en su historia.

En partido correspondiente al quinto punto de la serie de cuartos de final de la Liga Uruguaya de Básquetbol, se veían las caras Peñarol y Malvín en el gimnasio de Larre Borges. Los primeros ganaron los juegos impares y los segundos los pares. Además, la paridad abarcó la fase regular, ya que ambos equipos ganaron un partido cada uno. Pablo López presentó un quinteto conformado por Salvador Zanotta, Orlando Méndez, Martín Aguilera, John Flowers y Lee Roberts. Por su parte, los dirigidos por Federico Camiña saltaron a la cancha con Juan Santiso, Nicola Pomoli, Anthony Hilliard, Emmitt Holt y Kiril Wachsmann. Los encargados de impartir justicia fueron Gonzalo Salgueiro, Alejandro Sánchez Varela y Andrés Laulhe.

El encuentro celebrado en el estadio Romeo Schinca mostró un inicio bastante friccionado, en donde ambos equipos tenían problemas para llegar al gol, seguramente producto del nerviosismo que generaba un juego de vital importancia. De a poco, el conjunto carbonero fue encontrando una mayor fluidez ofensiva, gracias a los triples de Orlando Méndez y John Flowers. Con la bomba del norteamericano, el “local” conseguía abrir una ventaja de siete unidades (12-5). En el cierre del primer cuarto, el elenco playero colocó un parcial de 11-2, que le daba la posibilidad de pasar al frente en el score. En ese lapso fueron importantes Anthony Hilliard y Emmitt Holt, uno lastimando desde el perímetro y el otro cargando en la zona pintada. En el arranque del segundo periodo, con un buen aporte desde el banco de suplentes de Diego García y Nicolás Borsellino, el aurinegro volvía a sacar una diferencia de siete puntos. Luego de un minuto de tiempo solicitado por su entrenador, los de la avenida Legrand respondieron con un rápido 6-0, que igualaba otra vez las acciones. En el epílogo de la etapa inicial, con Flowers y García como estandartes, Peñarol volvió a mostrar su mejor cara. Un par de fallos arbitrales en su contra, algunas malas decisiones en ataque y varios libres errados de forma consecutiva, hicieron que Malvín se fuera literalmente del partido.

Al comenzar la segunda mitad, el oro y carbón se encontraba al frente en el electrónico en cifras de 40 a 31. En los primeros compases del complemento se pudo observar un trámite sumamente abierto, en el cual los ataques superaban ampliamente a las defensas. Los cinco veces campeones de la LUB contaban con un inspirado Lucas Capalbo, que era intenso en la presión de la primera línea y muy agresivo a la hora de atacar el aro. Por su parte, el conjunto mirasol encontró el goleo exterior del mexicano Méndez, que después de un buen inicio de partido, había desaparecido por completo. Con Hilliard y Pomoli como abanderados, el azul de la playa terminó de concretar la reacción en el final del tercer cuarto, lo que le daba una emoción extra a los diez minutos finales. Al llegar al ecuador del último periodo, con un par de anotaciones consecutivas de Juan Flores, el manya logró sacar una renta de ocho puntos. Los dirigidos por Federico Camiña intentaron por todos los medios reaccionar, pero lo hacían a través de impulsos individuales, sin ningún tipo de juego colectivo. En los instantes finales del match, los comandados por Pablo López se dedicaron a administrar la diferencia, cerrando el encuentro sin mayores inconvenientes. Los árbitros decidieron suspender el partido cuando restaban cuatro segundos, luego de que se diera un entredicho entre jugadores de Malvín y Flowers, ya que los primeros señalaban que el norteamericano había tenido gestos fuera de lugar para con la hinchada playera. Finalmente, Peñarol se quedó con el triunfo por 69 a 64 y de esa manera se metió en las semifinales de la Liga Uruguaya por primera vez en su historia.

El conjunto carbonero se medirá en la próxima ronda del torneo al ganador de la serie que enfrenta a Goes y Aguada.

LO DESTACADO

En un partido sumamente vibrante, Peñarol logró derrotar a Malvín y selló su boleto rumbo a las semifinales de la Liga Uruguaya. En el aurinegro se destacó claramente sobre el resto la figura de John Flowers. El formado en la universidad de West Virginia fue determinante en la ofensiva del carbonero y fue el encargado de cortar cualquier intento de reacción del playero. En nacido en Maryland aportó 18 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias, 2 robos y 2 tapas en los 35:37 minutos que estuvo en cancha. Flor y truco.

UNO x UNO

Zanotta (6): Comenzó el partido sumamente enchufado, explotando el ataque rápido cada vez que podía. En la segunda mitad se dedicó más a defender que a atacar. Méndez (7): Por momentos otorgó muchas ventajas atrás. Pero esa mano cuando se enciende pasa a ser una arma mortal. Los tiros que le quedaron abiertos los mandó a guardar. Aguilera (5): En el primer cuarto aportó cosas interesantes. En el resto del juego no se involucró demasiado. Flowers (8): El Destacado. A pesar de no haber sido una magnífica actuación, le alcanzó para ser el mejor de la noche por varios cuerpos de ventaja. Roberts (5): Floja performance del amante de la lectura. Su buen cierre le sube un puntito la nota final. García (6): Fue fundamental en su primer ingreso, dándole orden al equipo y una cuota de gol que estaba necesitando. Espíndola (3): Muy por debajo de su nivel habitual. Se cargó muy rápido de faltas. Borsellino (5): En la etapa inicial fue el revulsivo saltando desde la banca. En el complemento se dedicó más a luchar que a jugar. Soarez (-): Escasa participación. López (8): El entrenador más ganador de la historia de la LUB lo hizo de nuevo. Ante el equipo que lo llevó a dicho pedestal, Pablo demostró una vez más que es un técnico de playoffs. El ex D.T de la selección uruguaya planificó el encuentro de manera notable, controlando a las principales figuras de su rival. Una nueva semi para López y van….

_______________________

Santiso (3): Pobre desempeño del armador del playero. Tomó malas decisiones, sobre todo a la hora de tomar sus tiros. Cuando se dedicó a jugar para sus compañeros fue mucho más productivo. N. Pomoli (4): Demasiado desprolijo. Por momentos agachaba la cabeza y se daba contra lo que se pusiera en su camino. Hilliard (6): Erró muchos lanzamientos desde más allá de los 6.75 metros, pero hay que reconocer que la mayoría de ellos fueron bien tirados. Sacó mejores dividendos cuando apostó por su uno contra uno. Holt (7): Fue el mejor exponente de Malvín durante todo el compromiso. Le puso muchísimas ganas a la defensa, mientras que en el otro costado lastimó en la pintura cada vez que lo buscaron. Wachsmann (4): La entrega de siempre y poca cosa más. Nunca pudo sentirse cómodo con el juego de su equipo. Capalbo (6): Fue clave en la reacción del tercer cuarto, explotando a la perfección el contraataque. Sorprendió que no cerrara el encuentro en cancha, sobre todo teniendo en cuenta la floja actuación del “Pitu”. Bejarano (4): Ocupa lugar de ficha extranjera, pero su rendimiento es inferior al de varios nacionales. F. Pomoli (4): No logró ser solución. Haller (-): Pocos minutos. Camiña (3): No le salió nada de lo que propuso. No estuvo para nada feliz con la rotación.

VAR

Gonzalo Salgueiro, Alejandro Sánchez Varela y Andrés Laulhe (3): Dejaron muchas más dudas que certezas. En varios pasajes del juego utilizaron diferentes criterios a la hora de pitar las faltas. En una de las últimas jugadas, se comen una clara falta de tres de Roberts sobre Hilliard, que le podía permitir a Malvín ponerse a dos unidades. En esa incidencia consultaron con el monitor e igualmente decidieron mantener el fallo inicial.

_______________________

LO DISTINTO

En los primeros minutos del juego, Anthony Hilliard sufrió un accidente que lo obligó a pedir el cambio. Al número 3 del playero se le había salido el lente de contacto. Al llegar al banco de suplentes, entre un colaborador y el médico del equipo, el popular “Pájaro” García se encargaron de ayudar a Tony. La cámara frontal de un celular hizo las veces de espejo para que el norteamericano pudiera volver a colocar el implemento. En su retorno a la cancha, el alero puso siete puntos seguidos.