Aguada sacó un punto de peso ante Remeros, en una noche que fluyó bárbaro desde el colectivo. Daniela Tovagliari, la rompió toda con sus clásicos números de afuera y tras el partido, dialogó con Básquet Total.

La ex Bohemios, nuevamente volvió a gozar de números soñados de afuera. Tras encestar 8 triples en 12 intentos, habló de la importancia de que los clubes recuperaran las localías: “Siempre da confianza meter las bolas. Aguada es una cancha que siempre me gustó, desde chiquita ya había tenido la oportunidad de representar al club. Empezar de esta manera siempre es positivo para mí y para el equipo”.

Si bien las rojiverdes se plantan después de mucho tiempo como un equipo candidato, Tovagliari supo estar cuando el equipo estaba acostumbrado a definir finales con Malvín y marca las diferencias de aquella época a esta: “El entorno, el apoyo que hoy tenemos es fundamental. El cuerpo técnico, que hace 25 años que juego al básquetbol y nunca tuve uno como el que tenemos hoy. El profe (Pascual) está a disposición para lo que necesitemos, el Talla (Luzardo) como Juan Manuel (Zeballos) en el scouting. Hoy vinimos a repasar el plan de juego, porque los gurises habían hecho un gran trabajo mostrándonos lo que es Remeros y Nico (Altalef) también, es impresionante eso. Nos tratamos de ajustar al plan, representarlo de buena manera, quizás tenemos que ajustar en muchas cosas, porque somos exigentes y hay cosas que no salieron del todo bien. Vamos a tener que seguir mejorando en varios aspectos”.

Desde el colectivo, Aguada fluyó muy bien y respecto a las claves Daniela dijo: “Desde la defensa fuimos creando el trabajo ofensivo, en corridas, en asistencias, la habilidad nuestra en ver que jugadora estaba en ese momento para poder que se luzcan en ataque y seguir favoreciendo al equipo. Por momentos tuvimos el tiro de tres, por momentos el juego en el bajo, por momentos rotando la pelota, en el ataque rápido. Si nosotros identificamos el momento de cada jugadora, porque obviamente no todas vamos a andar bien todos los días, esa va a tener que ser nuestra habilidad. Reconocer eso, porque somos un equipo que tiene gol por muchas vías y hay que aprovecharlo”.

Por cuestiones laborales, Tovagliari no pudo decir presente en la Liga Sudamericana, pero contó como vivió la gran participación de Aguada a nivel continental: “Con mucho entusiasmo, mucha emoción. Desde el primer partido en el que se le gana a Defensor fue mucha emoción, porque en tan sólo ocho días, salió algo que se preparó, al píe de la letra. Eso obviamente genera mucha confianza, mucha motivación para lo que es la Liga. Me hubiese encantado estar ahí, compartirlo desde ese lado, pero la energía que ellas transmitían también me llegaba, porque tenía contacto diario. Muy orgullosa del trabajo que se realizó a nivel internacional, al igual que la selección U18 que lo ha demostrado también, en esta Liga Sudamericana también se ha demostrado. Felicitar a Defensor Sporting que ha obtenido una clasificación que es un paso adelante en el básquetbol femenino. Se ha competido con equipos de Argentina, que estábamos bastante lejos de lo que era su Liga y hoy en día, quizás no estamos tan lejos. Con la participación de las extranjeras en nuestra Liga, ha crecido bastante el básquetbol femenino por ese lado, porque obviamente cuanto más competencia tengas, más vas a mejorar y si no tenés, no vas a mejorar mucho. Las exigencias son otras, la cabeza, la motivación. Eso favorece mucho”.

Además, agregó todo lo que aportó la competencia internacional: “Estas competencias siempre favorecen en lo que es el crecimiento grupal e individual, porque uno no las vive todos los días, en cuanto también a las emociones, de como uno maneja esa ansiedad, esos nerviosismos, esas presiones que aportan un montón, porque te hacen crecer como jugadora y también como persona. Esas situaciones límites que si no sos deportista, no las encontrás en otro lado”.

A pesar de que Aguada se planta como candidato a nivel local, Daniela es cauta a la hora de hablar de objetivos: “Sabemos que tenemos buen plantel, pero vamos día a día, partido a partido. Así tenemos que ir, no hay que subestimar a nadie, cada partido tiene que ser una preparación y plantearnos esos objetivos en lo que tengamos que mejorar nosotros. En los casos en los que el rival no es tan competitivo para nosotros, tenemos que ver lo nuestro, como seguir mejorando. Que no nos agarren rebotes, no perder pelotas, es algo que tenemos y va a estar ahí. Los objetivos los iremos poniendo día a día. Vamos a pensar en grande, eso seguro, porque el equipo tiene esa confianza esa energía. Vamos a ir preparándolo día a día, ahí vamos a ir analizándolo y viéndolo bien”.