Con el aliento de su hinchada y la ayuda del tablero, Peñarol derrotó a Malvín, puso la serie 2-1 a su favor y quedó a una victoria de meterse en semifinales de la LUB.

Por el tercer punto de la serie de cuartos de final de la Liga Uruguaya de Básquetbol se veían las caras en el gimnasio de Larre Borges, Peñarol y Malvín. Los primeros se habían quedado con el primer juego por una diferencia de 20 puntos, mientras que los segundos llegaban de igualar la llave, ganando por 22 unidades. Pablo López presentó un quinteto conformado por Salvador Zanotta, Orlando Méndez, Martín Aguilera, John Flowers y el estadounidense Lee Roberts. Por su parte, los comandados por Federico Camiña saltaron a la cancha con Juan Santiso, Nicola Pomoli, Anthony Hilliard, Emmitt Holt y Kiril Wachsmann. Los encargados de impartir justicia fueron Andrés Bartel, Adrián Vázquez y Martín Rial.

El encuentro disputado en el estadio Romeo Schinca presentó un inicio equilibrado, en donde ambos equipos anotaban la totalidad de sus puntos en la pintura. El conjunto carbonero lastimaba con las penetraciones de Salvador Zanotta y Orlando Méndez, mientras que el elenco playero contaba con un inspirado Emmitt Holt. En un abrir y cerrar de ojos, con John Flowers como principal exponente ofensivo, el “local” colocó un parcial de 12-0, que le daba la posibilidad de abrir una ventaja de doce unidades (18-6). Los de la avenida Legrand tenían serios problemas atrás y adelante las cosas no eran muy diferentes, ya que estuvieron prácticamente cinco minutos sin anotar. Los encargados de quebrar la sequía fueron Hilliard y Holt, que con un par de bombas consecutivas, hacían que la “visita” achicara la brecha en el score, sobre el cierre del primer periodo. En el arranque del segundo cuarto, con un buen ingreso desde el banco de suplentes de Gianfranco Espíndola, siendo intenso en defensa y efectivo en ataque, el aurinegro volvía a sacar una diferencia cercana al doble dígito. Los momentos finales de la etapa inicial fueron literalmente espantosos. Ambos equipos jugaban a máxima velocidad, pero tomaban decisiones erróneas, con lanzamientos que ni siquiera llegaban al aro o con pérdidas de balón en el traslado. Dentro de dicho panorama, el que sacaba más beneficios era Peñarol, que conseguía mantener el control del juego.

Al comenzar la segunda mitad, el equipo oro y carbón se encontraba al frente en el electrónico en cifras de 31 a 22. En los primeros compases del complemento se pudo observar un trámite similar al del arranque del tercer cuarto del segundo punto de la serie, en donde los cinco veces ganadores de la LUB salieron decididos a concretar una rápida reacción, teniendo como abanderados a Bejarano y Pomoli. No obstante, un par de triples en las manos de Flowers y Espíndola, le devolvían la tranquilidad al manya. La misma duró muy poco, ya que con un parcial de 12-0, su rival lograba pasar al frente en el marcador. En el comienzo del último periodo, los dirigidos por Pablo López tuvieron un aliado inesperado. El tablero que da al parque César Díaz ayudó al aurinegro en un par de lanzamientos a distancia, uno de Flowers y otro de Espíndola, que no tenían destino de red. Los comandados por Federico Camiña perdieron el rumbo, pasando a depender pura y exclusivamente de lo que pudiera generar alguna individualidad. En los instantes finales del partido, el carbonero se dedicó a manejar la diferencia, cerrando el mismo sin pasar demasiados sobresaltos. Finalmente, Peñarol se quedó con el triunfo por 71 a 61 y de esa manera se puso 2-1 al frente, quedando a una victoria de meterse en las semifinales de la Liga Uruguaya.

En el ganador se destacó la actuación del norteamericano Lee Roberts, que encestó 16 puntos y atrapó 9 rebotes, bien acompañado por su compatriota John Flowers con 14 tantos. Por el lado del perdedor, Nicola Pomoli convirtió 17 unidades y capturó 8 rebotes.

El cuarto punto se disputará el próximo jueves, también en el gimnasio de Larre Borges, pero a las 19:15.

LO DESTACADO

El parto parecía que venía de nalga para Peñarol, ya que otra vez tuvo un tercer cuarto muy flojo, en donde perdió la ventaja que había generado en la primera mitad. Sin embargo, en el momento más importante de la noche apareció una de las figuras del partido. El tablero de la cancha de Larre Borges que da al parque César Díaz. El acrílico fue clave, ayudando al balón a ingresar en el aro en varias oportunidades, dos de ellas en tiros que se iban literalmente a la mier…. Como dice la canción de Toy Story, yo soy tu amigo fiel.

UNO x UNO

Zanotta (7): Su tarea en defensa fue sencillamente espectacular, dándole intensidad a la primera línea y bajando una cantidad industrial de rebotes. Como si eso fuera poco, en ataque aportó cosas interesantes, sobre todo en la etapa inicial. Méndez (4): Rendimiento muy similar al del pasado martes. Muy buen primer cuarto y olvidable resto de partido. Aguilera (5): Alternó buenas y malas. No ha podido en los últimos juegos ser la vía confiable de gol que fue en la fase regular. Flowers (6): Aparece en cuentagotas, pero cuando lo hace es totalmente desnivelante. Hoy, fue clave en el momento más caliente, con un par de anotaciones consecutivas, una de ellas con tablazo incluído. Roberts (8): Cuando llegue a su casa le podrá decir a su bebé recién nacida que le ganó la batalla de internos al gran Kiril Wachsmann. Hace rato que se ganó el corazón del hincha. Espíndola (8): Perfectamente podría haber sido el destacado del match. Su influencia en el triunfo carbonero fue muy alta. Puso dos bombardas importantísimas a la hora de sacar la diferencia final. Con Gianfranco, Peñarol tiene plata de sobra en el banco. Borsellino (4): Su nivel personal ha ido disminuyendo con el correr de la serie. García (4): El gran partido de Zanotta le sacó participación. El rato que estuvo en cancha, no aportó gran cosa. Giano y Soarez (-): Escasa participación. López (6): A pesar de la victoria, su equipo sigue mostrando algunas falencias. En el último cuarto se pudo observar la mano del entrenador.

_______________________

Santiso (2): Hasta el momento es el gran ausente del playero en la serie. Está teniendo serios problemas a la hora de anotar, más que nada desde más allá de los 6.75 metros. N. Pomoli (6): Si bien no pudo romperla como lo hizo en el segundo juego, en líneas generales terminó siendo de lo mejor de Malvín. Hilliard (3): Su actuación fue flojísima durante gran parte del partido. Intentó alguna cosita en el tercer cuarto, pero siendo sumamente desprolijo. Lo mejor de su equipo fue con él sentado en la banca. Holt (6): Lo buscan muy poco. Cada vez que recibe la pelota genera cosas, ya sea en la pintura o en el perímetro. Wachsmann (3): Desconocido Kiril. Poco participativo en ataque y claramente superado en defensa. Bejarano (5): Le cambió la cara al equipo en su primer ingreso. En el último cuarto cometió varios errores, que le terminan bajando un puntito. Capalbo (5): Aportó mucha intensidad atrás, pero adelante no fue solución. Haller (4): En defensa dio grandes ventajas, mientras que en el otro costado del rectángulo no se involucró demasiado. F. Pomoli (4): Puede dar algo más. Es un jugador muy inteligente, pero que a veces se limita únicamente a ocupar un espacio en la cancha. Camiña (4): En los últimos dos encuentros, su equipo regaló el primer tiempo. Mantuvo mucho tiempo en la pista a Hilliard, cuando claramente no era su noche.

VAR

Andrés Bartel, Adrián Vázquez y Martín Rial (4): No mantuvieron el mismo criterio a la hora de pitar durante el transcurso del partido. Por momentos permitieron el roce físico y en otros cobraron falta al mínimo contacto.

_______________________

LO DISTINTO

El pasado martes, Federico Haller recibió un codazo de Nicolás Borsellino, que provocó la caída de una de sus piezas dentales. Cualquiera de nosotros, hubiera ido de urgencia al odontólogo, para que la volviera a poner en su lugar. Sin embargo, el crack de Fede se fue para su casa y puso el diente debajo de la almohada, esperando recibir la recompensa del Ratón Pérez. No sabemos si el famoso roedor le dejó el dinero, pero el jugador de Malvín fue hoy a jugar con un piño menos.