Gianfranco Espíndola tuvo un vital ingreso en la victoria de Peñarol sobre Malvín para poner la serie 2-1. Tras la victoria, fuimos por su palabra.

Gianfranco comenzó hablando sobre el triunfo: “Fue un partido muy trabajado, con mucha intensidad y mucho dinamismo. Esta serie es muy pareja, mas allá de las diferencias de los 2 partidos anteriores. Poder terminar los sistemas fue la clave para llevarnos la victoria.”

Justamente sobre las diferencias en los primeros 2 partidos, cuando Peñarol venció a Malvín por 20 y cuando cayó derrotado por 22, comentó: “Hay que saber entender los partidos. Cuando ganamos por 20 estábamos con mucha energía y la pelota entraba. En el segundo salimos con menos energía, ellos nos chocaron, nos pecharon y la metieron más. Esto son noches, hay que estar fuertes de cabeza.”

“Somos un equipo muy defensivo. El trabajo que hacemos con Martín Aguilera desgasta a los mejores jugadores del equipo contrario. En la defensa está la clave de nuestro éxito.”  Comentó acerca de la mayor virtud que tiene este Peñarol.

Para finalizar, dejó en claro para qué se proyecta el Carbonero: “Ahora tenemos que ganar el próximo, pero nos ilusionamos con el campeonato.”