Con un segundo tiempo perfecto, Malvín derrotó a Peñarol y puso 1-1 la serie de cuartos de final. En el ganador se destacó la brillante actuación de Nicola Pomoli.

En partido correspondiente al segundo punto de la serie de cuartos de final de la Liga Uruguaya de Básquetbol, se veían las caras Malvín y Peñarol en cancha de Larre Borges. Estos últimos venían de lograr la victoria en el primer juego por 91 a 71, mostrando una clara superioridad sobre su rival. El conjunto playero estaba obligado a obtener una victoria, ya que en caso contrario, caería en un pozo del cual muy pocos equipos pudieron salir en la historia del torneo. Federico Camiña presentó un quinteto conformado por Juan Santiso, Nicola Pomoli, Anthony Hilliard, Emmitt Holt y Kiril Wachsmann. Por su parte, los dirigidos por Pablo López saltaron a la cancha con Salvador Zanotta, Orlando Méndez, Martín Aguilera, John Flowers y Lee Roberts. Los encargados de impartir justicia fueron Andrés Laulhe, Julio Dutra y Joaquín Silvera.

El encuentro disputado en el gimnasio Romeo Schinca presentó un inicio bastante equilibrado, en donde ambos equipos tenían un jugador sumamente encendido. El elenco que hacía las veces de local lastimaba en la zona pintada con la presencia de Kiril Wachsmann, mientras que el conjunto “visitante” dañaba con los lanzamientos a media y larga distancia del mexicano Orlando Méndez. Con el correr de los minutos, fueron apareciendo otras vías de gol, sobresaliendo John Flowers en el carbonero y Nicola Pomoli en el playero. El primer cuarto tuvo un ritmo de juego bastante elevado, pero sin mucho roce físico, muestra de ello es que se pitaron apenas tres faltas entre los dos equipos. Los buenos ingresos desde el banco de suplentes tanto de Mateo Giano como de Gianfranco Espíndola, le dieron al aurinegro la posibilidad de abrir una ventaja de seis unidades. Los de la avenida Legrand tenían serios problemas en ataque, anotando apenas cuatro puntos en cinco minutos del segundo periodo. No obstante, la aparición de Pomoli con un par de anotaciones consecutivas, provocaba que se emparejaran nuevamente las acciones. En el epílogo de la etapa inicial, Peñarol volvió a tomar el control, siendo importantes en dicho pasajes Flowers y Roberts. En la última ofensiva de Malvín, Anthony Hilliard, de floja actuación, cometió su tercera falta personal.

Al comenzar la segunda mitad, el manya se encontraba al frente en el electrónico en cifras de 33 a 28. En los primeros compases del complemento se pudo observar un trámite totalmente favorable al “local”, que salió a disputar el tercer cuarto con la actitud de un equipo que tenía la obligación de obtener una victoria. Luego de un triple de Martín Aguilera, el equipo oro y carbón sacaba una diferencia de seis puntos (36-30). A partir de ese momento, los cinco veces campeones de la Liga Uruguaya colocaron un lapidario parcial de 21-0, que le permitía pasar a ganar por 15. En ese lapso del juego, el playero realizó un gran trabajo defensivo, mientras que en el otro costado del rectángulo, el menor de los Pomoli continuaba siendo desnivelante, teniendo también la buena compañía de Federico Haller y Lucas Capalbo. Los dirigidos por Pablo López se fueron por completo del partido, tanto atrás como adelante. En el comienzo del último cuarto, con una bomba y un doble de Daniel Bejarano, los comandados por Federico Camiña lograban abrir una renta de 21 tantos. Peñarol intentó concretar una reacción, más que nada a través de impulsos individuales de Diego García. Sin embargo, su rival se mantuvo firme y terminó cerrando el juego sin mayores inconvenientes. Finalmente, Malvín se quedó con la victoria por 71 a 49 y de esa manera igualó la serie de cuartos de final a un triunfo por bando.

En el ganador sobresalió la figura de Nicola Pomoli, que encestó 23 puntos y atrapó 8 rebotes, secundado por Emmitt Holt con 13 tantos. Por el lado del perdedor, John Flowers convirtió 10 unidades.

El tercer punto de la serie se disputará el próximo viernes, también en el gimnasio de Larre Borges, a las 21:15.

LO DESTACADO

En los últimos años, ya sea en El Metro o en la Liga Uruguaya, Nicola Pomoli nos tiene acostumbrados a grandes actuaciones en el plano individual. Hoy, cuando más lo precisaba su equipo, el escolta tuvo una de esas noches en la que le sale absolutamente todo lo que se propone, tanto en ataque como en defensa. En los 35:08 minutos que permaneció en el rectángulo, el número 10 aportó 23 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias, 2 robos y 2 tapas, para una valoración total de 28, por robo la más alta del juego.

UNO x UNO

Santiso (5): Hoy su aporte pasó por otro lado. Se dedicó a generar juego para sus compañeros y resignó sus tiros. N. Pomoli (9): El Destacado. Actuación prácticamente perfecta del toro. Fue importante en todas las facetas, pero en defensa nos regaló dos tapas hermosas, una frente a Aguilera y la otra ante Borsellino. En la del “Tito” aprovechó y le hizo un poco de bullying en la cortita. Hilliard (2): De las noches más flojas del alero en el torneo. No estuvo fino en ataque y además se cargó rápido de faltas. Observó todo el segundo tiempo sentado en la banca. Holt (6): En el arranque del partido pasó algunos problemas, sobre todo cuando Flowers salía a jugar al perímetro. Con el correr de los minutos fue mejorando atrás y eso le permitió tener más confianza adelante. Wachsmann (8): Siempre rendidor. Un cheque al portador en la zona pintada. Roberts va a tener pesadillas con ese tirito desde la cabeza de la llave. Capalbo (7): Fue fundamental en la segunda mitad, dándole a su equipo gol y seguridad en el traslado. Bejarano (6): Junto con el de Mateo Sarni debe ser el lanzamiento menos ortodoxo de la LUB. Si entran las bolas como en el último cuarto a nadie le va a importar la estética. Haller (6): Muchas veces se dice que en playoffs hay que dejarlo todo. Bueno, el crack de Fede lo cumplió y dejó hasta un diente. F. Pomoli (5): Entró a hacer lo que más sabe, defender y jugar cada pelota como si fuese la última. Cabillón (-): Poca participación. Camiña (7): Realizó varios ajustes en relación al primer partido de la serie. La doble base Capalbo-Santiso le dio grandes dividendos en el segundo tiempo.

_______________________

Zanotta (2): No le salió absolutamente nada. Tomó malas decisiones en ataque, mientras que en defensa no pudo imprimir la intensidad habitual. Méndez (3): En el comienzo del match parecía que iba a comerse a los nenes crudos, anotando prácticamente todo lo que lanzaba. Fue desapareciendo con el transcurso del encuentro, al punto tal de ser por momentos contraproducente para los intereses del carbonero. Aguilera (5): Fue el mejor uruguayo del manya. Así y todo, estuvo muy entreverado y erró varias chances claras cerca del aro. Flowers (3): Otro que en el inicio del juego pintaba para ser gran figura. Los ajustes defensivos que realizó Malvín sobre él no lo dejaron jugar cómodo. Roberts (2): La reciente paternidad lo debe tener bastante extenuado. Cambiar pañales debe ser más fácil que anotarle a Kiril en la pintura. Espíndola (5): Su primer ingreso fue sumamente productivo. No logró repetir en sus siguientes intervenciones. García (4): No logró cambiar mucho saltando desde el banco de suplentes. En el último cuarto intentó comandar un intentó de reacción, pero no tuvo demasiada compañía. Borsellino (3): Venía de ser la gran figura del aurinegro el viernes pasado. En la noche de hoy tuvo un bajo rendimiento. En una jugada algo imprudente de su parte le terminó sacando una tecla a Fede Haller. Giano (4): Le quedaron un par de tiros a pie firme que no pudo mandar a guardar. Soarez (-): Escasos minutos. López (3): Lo mejor que puede hacer es borrón y cuenta nueva.

VAR

Andrés Laulhe, Julio Dutra y Joaquín Silvera (6): Correcta actuación en líneas generales. Consultaron al monitor en varias oportunidades, pero en cada una de ellas tomaron la decisión acertada.

_______________________

LO DISTINTO

Por la tercera fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores, Libertad derrotó 1-0 a Atlético Paranaense. Llamó la atención, que David Terans, una de las figuras del equipo brasileño, abandonó la cancha en el entretiempo. ¿Qué tiene que ver esto con Peñarol y Malvín?. Mucho, ya que el “Rey” tenía que llegar a Larre Borges, para ponerse la camiseta número 2 del conjunto playero. Como dicen en las novelas, cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.