Aguada superó a Goes 82-71 y puso 1-0 la serie clásica de cuartos de final. García Morales y Pereiras brillaron dentro de un gran nivel colectivo.

Los dos arrancaron con nervios, propio de la instancia que se estaban jugando. A ambos le costó entrar en caja pero, en ese trámite, Goes se sintió un poquíto más cómodo con Colmenares ganando el duelo de internos y Sosa -titular- desfachatado para atacar el aro. Bavosi hizo dos personales rápido y dio el ingreso de Duren que le cambió la cara al rojiverde. El foráneo llegó desde el banco, rompió la defensa y dio dividendos, además García Morales vertical al aro fue importante. Los de Casalánguida defendieron inteligente y corrieron. Krampelj que había empezado siendo dominado pasó a dominador y el rojiverde cerró 19-18 pese a una bomba del Enano.

El segundo arrancó a pedir de boca para Aguada. Federico Pereiras afinó la mira, veía el aro como una piscina y con su notable ingreso acompañó a Duren en un parcial de 7-0. Por momentos se mataron a triples. Goes fluyó mejor con cuatro chicos tras la salida de Giorgetti con tres faltas. Villegas, Xavier y Martín Osimani sumaron para el Misionero de 6.75, mientras que el aguatero movió bien la bola encontrando tiros de alto porcentaje. Una rachita de Bavosi, más Pereiras y Mata llevó la renta al doble dígito. El cierre fue malo y entreverado, Goes forzó con un Colmenares poco claro y no pudo achicar de cara al descanso largo al que se fueron 43-32.

Goes intentó volver con Joaquín Osimani a la cabeza. Pero el gran problema de Narvarte fue atrás, un poco por falencias propias, y en otros pasajes por virtudes del rojiverde que tuvo porcentajes absolutamente soñados. García Morales tuvo chispazos de aquel Leandro de noches insoportables en el Palacio y tanto Mata como Krampelj se sintieron cómodos atacando desde los rompimientos a defensores más lentos. Colmenares trajo de los pelos a su equipo poniendo kilos y experiencia, mientras que Martínez empujó generando desde el pick. Giorgetti llegó a la cuarta en dudosa decisión de Romero y una bomba fantástica de Pereiras sobre la chicharra dejó el juego 66-55 de cara al último.

Goes nunca presentó argumentos sólidos en defensa para traerlo. Es real que adelante a base de individualidades fue sumando pero con eso no alcanzó. Aguada tiró toda la carpeta y la experiencia arriba del flotando. Con García Morales a nivel superlativo manejó los tiempos. Krampelj puso tiritos y  Pereiras defendió un montón. Así se fue el partido, sin la emoción que presagiaba la ansieda generada y con un elenco rojiverde que a base de buenos porcentajes marcó superioridad, incluso mayor a la diferencia que reflejó el 81-72 final.

LO DESTACADO

Ya no es un pibe, no está en su esplendor, no tuvo su temporada soñada y venía de una serie floja ante Nacional. Pero es Leandro García Morales, de los jugadores uruguayos más influyentes del siglo que corre. Y apareció una vez más, como tantas veces, para darle alegrías al pueblo aguatero jugando un partido brillante. Goleó, manejó los hilos, puso toda la carpeta y su calidad al servicio del equipo. Ya no es el de antes, pero sigue siendo el mismo de siempre.

UNO x UNO

Sosa (5): Ingresó de titular y estuvo desfachatado. En el resto de los ingresos no le dio para meterse de lleno. J. Osimani (5): Primer tiempo para el olvido, si bien en el segundo mejoró, nunca pudo establecerse atrás. Villegas (5): Sus rachitas goleadoras no alcanzaron para redondear una buena noche. Giorgetti (3): Se compremetió de faltas, pensamos que nunca iba a jugar mal. Nos equivocamos. Colmenares (6): Desde su desprolijidad, remó pila. No supo cuando cambiar el chip y terminó entrando en el juego que no le servía. M. Osimani (5): Ingresó bien y se fue quedando. Se notó que no estaba 100%, su equipo los extrañó desde el orden de juego. Martínez (7): Barrilete cósmico, te extrañamos. Durante la Liga se guardó toda la calidad para Playoffs. Intacto. Xavier (4): Lejos del nivel que mostró en fase regular. Narvarte (4): Llamativamente acortó mucho la rotación. No le brindó soluciones a su equipo en ninguno de los dos costados. 

_______________________

Bavosi (6): Hizo fluir al equipo y llevó el partido al ritmo que más le servía a Aguada. Metió un grito fenomenal en un triple a puro movimiento de cabeza. Bancamos. García Morales (9): Otro día en la oficina, y eso que algunos lo quería jubilar. Queda cuerda. Mata (7): El seriote de la clase que jamás te deja a gamba. Va y hace o suyo. El ritual. Izaguirre (4): Muchos minutos con cuatro chicos y ahí perdió participación. Mientras estuvo en cancha, poco. Krampelj (6): Leyó mal en algunas oportunidades y aprovechó su ventaja de velocidad en otras. No se amedrentó con Colmenares, con quien ganó y perdió. Duren (8): Destrabó el partido, casi nada eh. Partidazo. Pereiras (9): Es probable que siga defendiendo gente. Por si eso no alcanzaba, se fue con un 5/8 en triples. El del cierre del tercer cuarto generó cositas en la hinchada rojiverde. Silva (-): Poco en cancha. Casalánguida (7): Planteó una defensa inteligente que desde la táctica frenó al rival. Adelante confió en el talento individual de su plantilla.

VAR

Andrés Bartel, Diego Ortíz, Carlos Romero (5): Arbitraje regular, con algunos errores. De todas formas era un partido bravo y lo sacaron, en ocasiones apoyándose bien en la tecnológía.

_______________________

LO DISTINTO

Podía ser cualquiera de los clásicos de esta sección. La gente en las tribunas, el colorido, los cánticos. Las dos parcialidades lo vivieron como tal. Pero nos vamos a quedar con un datito de color que averiguó BT que nunca deja de investigar. Nahuel Lemos fue tío durante el partido, por el nacimiento de Samuel, hijo de su hermano Fernando. Al oriundo de Sayago le tocó tener minutos con el juego liquidado, pero vayan desde acá las felicitaciones para él y su familia. Esperamos que se haya enterado de la buena nueva por el grupo de whatsapp familiar y no por el distinto de Basquet Total.