Gran victoria de Nacional que igualó la serie 2 a 2 frente a Aguada y llevó la definición a un juego más. Finalizado el juego, esperamos que el entrenador cerrara su trabajo y Miguel Volcan se acercó a charlar.

Esperamos al entrenador tricolor para charlar y arrancó dejando un mensaje para la prensa. Esto dijo: “En un equipo de trabajo se abre y se cierra. Se abre con una charla antes de ir al calentamiento y se cierra post partido. El tema es que acá en Uruguay cuando ganas los periodistas te llaman y cuando perdés nadie habla contigo. Yo termina el partido, gane o pierda me voy al vestuario, cierro la charla y después salgo. Es algo cultural que no lo voy a cambiar”.

El plan de juego que creamos para hoy no era el del primer cuarto y no es solo por los 31 puntos que recibimos, sino por como lo recibimos, las caídas de Calfani, las caídas del extranjero debutante y la defensa que queríamos era otra”. De lo que fue el trabajo de Nacional en defensa en el primer cuarto.

En los cuartos siguientes cambiaron y se vio reflejado. Sobre esto, dejó: “A partir del segundo cuarto entramos en nuestro plan de juego y ejecutamos lo que trabajamos”.

Siempre espero más de mis jugadores, este equipo tuvo un año muy irregular, yo llegué en los últimos 8 partidos y no pude entrenar al nivel que yo entreno y me gusta hacerlo. El rendimiento es tu talento por emoción, hay muchos jugadores que su estado emocional estaba bajo, entonces lo primero que tenía que buscar era cambiarle su estado emocional. Para cambiar eso, hay que complementarlo con presionar la habilidad al límite, por ejemplo entrenar con fatiga, ahí es donde vos estás al límite, empezás a tomar confianza y donde endureces y formas carácter. Mientras tanto vas a navegar sobre tu estado emocional”. De cómo estaba el equipo cuando agarro la dirección.

De su funcionamiento y lo cambios que buscó, manifestó: “Este equipo era el equipo que más minutos concentraba en 6 jugadores y el que más puntos recibía. Yo busqué automáticamente alargar el plantel con Mauro Zubiaurre, Santiago Moglia y Emiliano Bastón ya que Pierino Rüsch, Patricio Prieto y Jonathan Sacco estaban teniendo más minutos. Me da una pena bárbara Martín Larrea porque tiene muy buen potencial pero no ha podido jugar. Entonces busque elevar el rendimiento y cambiarle el estado emocional a esos jugadores, para generar mayor química de juego y un equipo que esté quien esté defienda y ataque en bloque”.

Ahora voy a ejecutar la regla de las 12 horas, lo aprendí con los años, yo hubo mucho tiempo que era como Drácula, ganaba y quería más sangre o perdía y me auto flagelaba, después aprendí y uso esta regla, pierdo y me dura 12 horas el resultado en mi mente y cuando gano y me dura lo mismo, mañana al mediodía ya trabajo en el partido más importante que es el que viene”.