Pacaembú se impusó a Remeros 88-75 en cancha de Racing y de esta manera colocó la serie 1-1 de cara al miércoles que se disputará el tercer punto en juego en cancha de Sandú.

Buen marco de público en cancha de “La Academia”, los primeros diez minutos fueron parejos, pero el “Costero” estuvo mejor lastimando en la pintura con Agustín Zuvich y se fue arriba por 21-19. 

En el segundo cuarto, Zuvich seguía siendo el más destacado, pero el actual campeón no lograba anotar de tres puntos. Pacaembú, mejoró en defensa y encontró goles con corridas de Octavio Medina que fueron letales para irse arriba, 35-32. 

Tras el descanso largo, ambos equipos se alternaron al frente del marcador, pero el “Gitano” cerró mejor con un exuberante juego de Juan Manuel Garbarino y los grandes aportes de Edison Espinosa en la pintura para irse arriba por 2, 56-54 ganaba el “Paca”.

Los últimos diez minutos fueron con Pacaembú defendiendo de muy buena forma para mantener las ventajas, un excelente juego ofensivo de Garbarino y Perdomo en el perímetro, más Espinosa en la pintura, logró que el “Paca” abriera una renta de 10 unidades que supo mantener hasta el final.

Las figuras del encuentro fueron “Edy” Espinosa con 17 puntos, 3 rebotes y 3 tapones junto a Juan Manuel Garbarino con 21 puntos. El conductor charló con Básquet Total: “Logramos empatar la serie a Remeros que es algo importante, jugamos un muy buen partido, bien planteado por parte del cuerpo técnico y lo ejecutamos bastante cercano a lo que se nos pidió”, comenzó diciendo.

Sobre los puntos altos del juego comentó: “Hubo una muy buena noche de Edison Espinosa, que en el primer partido no lo pudimos encontrar, en esta ocasión enfocamos más el juego a nivel interior y no tanto de afuera hacía adentro”.

El trabajo defensivo fue fundamental para el triunfo del “Paca”: “Las claves de este partido en relación al partido anterior fueron que igual al primer tiempo de ese juego, realizamos un muy buen trabajo defensivo. Sabemos que si estamos concentrados y fuertes en defensa podemos hacernos de alguna ventaja en algún lapso del partido y además, físicamente dimos un plus. Sabemos que por ahí eso nos va a costar más en el partido que viene, pero teníamos que dejar todo porque remontar un 2-0 con un equipo como Remeros iba a ser muy complicado”.

Ahora es todo volver a empezar como cantaba Alejandro Lerner: ” Ahora la serie es como si volviera a estar 0-0 y jugamos al mejor de tres. Sabemos que es una serie dura, ellos tienen jugadores de gran talla y rápidos en el juego interno, mientras que nosotros debemos aprovechar a cada compañero en su mejor momento, siempre hay alguno que saca la cara por el equipo. Un día puedo ser yo u otro compañero y así, pero intentamos siempre que el juego colectivo sea lo que nos dé la victoria”.

No hay mucho tiempo de festejos ya que el miércoles se vuelve a jugar: “Estamos contentos pero tranquilos, porque sabemos que tenemos a un gran rival enfrente y tenemos que hacer bien las cosas si queremos ganar. Va a ser durísimo el tercer juego al igual que estos dos, que exigen un desgaste físico y mental tremendos. Pero estamos preparándonos todos los días para mejorar y poder ganar, eso pasa en ambos equipos, donde se ve una gran preparación tanto de recuperación física, a nivel de scouting y de básquetbol, porque estamos jugando cada dos o tres días y sabemos que son partidos finales e importantes, pero podemos estar tranquilos ya que sabemos que no somos el equipo del tercer cuarto del primero juego, donde nos quebraron, sino que somos el equipo que mostramos en este último juego donde obtuvimos el triunfo. Ahora festejamos pero de manera mesurada, no ganamos nada todavía pero estamos confiados en el trabajo que venimos haciendo”.

Para concluir “Garba” habló de su vuelta al básquetbol capitalino: ” Estoy contento con la vuelta a Montevideo, con gran ansiedad si bien estamos jugando las finales acá, apenas terminan voy a Montevideo, voy a un club que conozco, sé lo que es como institución, conozco su hinchada y cuando te dicen de ir a un club como 25 de Agosto, lo primero que pensás es en la gente y la forma que tienen de vivir y transpirar el básquetbol. Siempre es interesante jugar en clubes así, más sabiendo que este año hay clásico y por ese lado tengo mucha expectativa y ganar de ir. Es un reto personal para demostrar que puedo y estoy a nivel de jugar a esa instancia y ojalá se dé lo mejor para el equipo y para nosotros. Tengo buenas referencias de mis compañeros, por más que no jugué con ninguno de ellos, pero ahora lo primero es cerrar el año acá en Mercedes y luego arrancar hacía Montevideo con todo”.