Colombia venció a Uruguay por 60 a 43 en la definición del tercer puesto del Sudamericano U18 femenino y consiguió el último boleto al premundial de la categoría.

Crónica del partido

El arranque del encuentro tuvo a los dos equipos con baja efectividad en el lanzamiento. Las celestes encontraron sus primeros buenos movimientos en las manos de Lucía Auza con sus rompimientos hacia el aro. La defensa sobre Pierina Rossi era muy buena y eso perjudicaba la creación del juego colectivo. A pesar de esto, la base se las ingeniaba para que con sus individualidades comience a gravitar. Los errores a la hora del bloqueo defensivo permitía que las cafeteras consigan puntos de segunda oportunidad y eso provocó que terminen arriba en los primeros 10 minutos por 16 a 12.

En el complemento de la primera parte, Colombia colocó una zona que se hizo muy difícil de romper y en materia ofensiva siguió con la supremacía en los rebotes ofensivos. Con su juego físico Leidy Montaño agigantaba su figura en la pintura y acompañaba a una veloz Valeria Rodríguez quién le ponía el dinamismo necesario a los ataques rivales. La vuelta al rectángulo de Rossi fue clave para detener el envión de las cafeteras además de insistir constantemente para romper la táctica defensiva rival. Un final para encuadrar de la base dejó a las celestes arriba 27 a 23 de cara al descanso largo.

Tras el parate los errores se hicieron presente en ambos lados de la cancha. Colombia volvió a apostar por la zona y nuevamente le dio rédito provocando pérdidas en la conducción celeste. En la recarga Juliana Gómez aprovechó el movimiento del balón y con espacio facturó desde afuera para poner un parcial de 9 a 0 en un abrir y cerrar de ojos. Uruguay no encontraba alternativas que sumadas al enojo de las celestes junto a la superioridad de las rivales provocaban que las cafeteras entren a jugar los últimos 10 minutos ganando 41 a 35.

Un nuevo triple de Gómez parecía que el trámite se ponía cuesta arriba pero Rossi una vez más con la respuesta desde afuera volvía a generar tranquilidad en el equipo de Alejandro Álvarez. Los rebotes ofensivos de los rivales siguieron siendo fundamentales para controlar la diferencia y desde ahí tomar las riendas del juego. Los intentos y las ganas por acortar la distancia se oponían a la eficacia de Colombia que seguía sin fallar en sus ofensivas. En el cierre los errores por el enojo de la situación terminaron de sentenciar el juego a favor de las cafeteras por 60 a 43.

EL PODIO

🥇

Lamentablemente, para nosotros y nosotras, el tercer cuarto de Colombia fue deluxe. Cuando parecía que podíamos mantener la regularidad mostrada en el segundo periodo, Colombia sacó a relucir todo su abanico ofensivo y de la mano de Juliana Gómez dio vuelta el juego para no pasar a estar abajo nunca más. Puntapie clave y fundamental para que las cafeteras reaccionaran y pasen a controlar las acciones con muchísima comodidad a partir de ahí. 

🥈

Juliana Gómez… mamá, que manito. Vamos a soñar con la jugadora número 11. En el peor momento de Colombia se hizo cargo del balón y desde sus manos el juego se fue balanceando para el equipo cafetero. En la noche y en el pasaje del cotejo donde más la necesitaban las dirigidas por Luis Cuenca, Gómez dijo “acá estoy yo” y su actuación valió un boleto al pre-mundial. 

🥉

Hoy fue la tarde de Pierina pero en el último juego destacamos a todo el plantel que nos mantuvo en vilo durante todo el certamen. Entre tantas cualidades, la conducción de Rossi, el atrevimiento de Lucía, la entrega de Paula y Catalina, la lectura de Sofía, la bronca de Maite por no poder estar en el partido más importante del último tiempo y el compromiso de todas junto al cuerpo técnico. Gracias, se ilusionaron y nos ilusionaron. Una vez más, volveremos a soñar… 

_______________________