Olimpia fue un verdadero fórmula 1 en el segundo tiempo, y de la mano de Isaac Hamilton atropelló a Defensor Sporting para ganarle 83-65 y quedar a un triunfo de los Cuartos de Final.

Sporting inició el juego mejor, atacando el aro hasta obtener la ventaja de 10-4, pero de allí en más siguió demasiado apurado, regalando perdidas y malas opciones de tiro. Las alas rojas aprovecharon esa desprolijidad y dentro de la misma emparejaron el juego, con el esfuerzo de Nazione y Macanskas lograron acercarse hasta cerrar el primer chico atrás por solo 21-19.

El arranque del segundo cuarto fue el show de Nico Pereyra, que clavó cuatro triples para poner a Defensor al frente, pero eso rápidamente se terminó y el partido volvió a la realidad chata y de “doma” del primer chico. Olimpia encontró nuevamente en la buena defensa, la corrida de cancha y el rebote ofensivo sus fuertes para volver a ubicarse al frente con Hamilton y Macanskas como líderes para irse al descanso ganando 37-35.

En el arranque del complemento se mantuvo la paridad, pero el olimpista encontraba los goles mucho más fácil, algunos de ellos casi sin oposición, mientras el fusionado dependía casi exclusivamente de habilitar a Hatila en el bajo para generar puntos, aunque cuando lo hacía no podían detenerlo. Hasta que los de Capelli no encontraron más al pívot brasileño y se quedaron decididamente sin gol, y la máquina blanca empezó a parecerse un poco más a su apodo, de la mano de las corridas de cancha de Isaac Hamilton y el resurgir de Fitzpatrick arrimando algún punto, los de Jauri cerraron el tercero con un parcial de 11-3 y se fueron al último descanso con la ventaja de 56-49.

Un buen comienzo de Cabot ilusionó a la visita, pero de allí en más absolutamente todo fue para las alas rojas. Quizás sin mucho brillo, pero siendo muy efectivo y demostrando muchas más ganas que su rival, los de Jauri cerraron el pleito con un parcial de 26-11, para terminar pisando a Sporting. Además de quedar a un punto de los cuartos de final con un triunfo categórico de 83-65, las buenas nuevas en Olimpia fueron que la gran figura del partido fue Isaac Hamilton, realmente imparable en cancha abierta, y que tanto Nazione como Fitzpatrick redondearon buenos encuentros como para tomar un poco más de confianza de cara al futuro. Por el contrario, una preocupante presentación del fusionado, que si no cambia mucho en su próximo partido estará pronto para la despedida.

LO DESTACADO

Difícilmente Isaac Hamilton esté emparentado con el británico Lewis Hamilton que deslumbra con su velocidad en la F1, pero lo cierto es que su velocidad y habilidad no tienen mucho para envidiarle. Isaac fue un verdadero dolor de cabeza para Capelli, explotando al máximo la pasividad defensiva y las pérdidas fusionadas para castigar en cancha abierta, pero también posteado y con algún triple. Completito lo del extranjero olimpista que culminó con 26 puntos (12/19 de campo) y 4 asistencias.

UNO x UNO

Agarbado (7): Tic-tac, tic-tac, un relojito. Hoy no lo acompañó lanzando bien, pero un base con 9 asistencias y sin pérdidas, dámelo siempre. Viana (5): La ofensiva no pasó mucho por él, pero estuvo muy atento en la marca. Hamilton (9): Destacado. Nazione (7): De menos a más. No arrancó bien, pero terminó imponiéndose a físico y actitud. Mensaje enviado. Fitzpatrick (7): Comenzó el juego con el bajísimo nivel mostrado anteriormente, pero de a poco fue entrando en sintonía con el equipo y terminó no sólo siendo valioso, sino haciendo un gran match frente a Hatila. Macanskas (5): Fundamental en su primer ingreso, en el segundo tiempo no lo necesitaron tanto. Catalá (6): Sus triplecitos siempre están. Esta noche no estuvo particularmente iluminado pero puso uno fundamental. Dogliotti (5): Minutos de refresco e intensidad. Jauri (7): Disimuló cualquier ausencia llevando el juego a donde le convenía, sin misterios ni fórmulas mágicas. Defensa e intensidad que le dieron de comer en un segundo tiempo soñado.

_______________________

Barrera (3): Noche para el olvido de Panchi, de principio a fin. Cabot (4): Su arranque de último cuarto borra un poco otra muy mala noche. Green (2): Dentro de un panorama muy discreto, fue el peor. Displicente en ambos costados, totalmente fuera de lo que significa un partido de estas características. Atwood (-): Se torció el tobillo en el primer minuto del juego y aunque intentó volver, no había manera. Passos (5): Ofensivamente cada vez que lo buscaron se impuso, hasta que no lo buscaron más. Atrás no cumplió una buena tarea, concediendo demasiados goles fáciles. Pereyra (6): El mejor de su equipo por destrozo. Lo mantuvo en partido con sus triples, pero cuando dejaron de entrar siguió luchando, muy sólo por momentos. Verrone (4): Ante las bajas tuvo más minutos, defensivamente aporta, pero en ataque no justificó tanto en cancha. Bianchi (4): Más entreverado de lo normal. Capelli (3): Jamás logró sacar al equipo del estado de confusión. Se mantuvo en partido sólo por impulsos individuales, y dio enormes ventajas defensivas durante los 40 minutos.

VAR

Alejandro Sánchez Varela, Andrés Haller y Nelson Infante (6): Sin ninguna incidencia en el desarrollo del match.

_______________________

LO DISTINTO

Es cierto que el partido no era decisivo, que el locatario jugaba lejísimos de su cancha y que el presente de ambos equipos no invitaba demasiado a su gente a soñar; pero sorprendió la baja concurrencia de público en el inicio de los Play-in, como lo marca la desoladora postal de la tribuna de atrás del aro del Zito. En las tribunas laterales había más gente, aunque lejos de estar colmadas.