Urunday Universitario encontró en Tanksley Efianayi su factor X en el tramo final del torneo, para conseguir la salvación, con triunfo 92-80 sobre Olivol Mundial en el desempate.

El verde comenzó con buenos porcentajes a distancia, ante un Mundialista, que encontró puntos cuando logró fluir en posesiones cortas. Efianayi comenzó rápidamente a desnivelar desde su 1×1 y le dio verticalidad a su equipo. Danridge destrabó desde su clásico rompimiento al aro, pero en Fuller, el Estudioso encontró puntos difíciles, que dieron aire al equipo en el tanteador. La diferencia fue de 4 (22-18), terminado el primer cuarto.

Si bien Olivol logró pasar a mandar con un triple de Rivero, Urunday encontró tranquilidad en un par de Da Costa ante la zona, para abrir 7 (30-23). Tras minuto, el cambio a individual no le dio resultado a Fernández y el de la Avenida Suárez, disparó a 12 rápidamente la renta, con más de Efianayi atacando el aro y un triple con mucha fortuna de Morena. La defensa de Da Costa sobre Danridge, le sacó totalmente la verticalidad al de Millán y Sitio Grande, mientras que Dotti en la referencia de Rivero, forzó a su contrario a tirar en manos no tan seguras. Tomando el bloqueo, el Pitu cortó la sequía, pero Efianayi una vez más, rescató a los de Da Pra ante la reacción, primero con un triple y después con una asistencia a Dotti que terminó en doble y falta. La ventaja terminó siendo de 15 para Urunday, en un final caliente de primera parte entre jugadores adentro e hinchas afuera.

A pesar del buen inicio de Olivol en el tercero, Silvarrey logró desde su talento individual sostener la diferencia. En el peor momento de su equipo, Rivero castigó saliendo de la indirecta para no dejar morir tempranamente el partido. La cuarta de Ianguas complicó las aspiraciones de su equipo, que empezó a sufrir los ofensivos de Crawford. Con mucho corazón, el equipo de Fernández, creció en intensidad atrás subiendo la defensa y empujó en ataque, encontrando los puntos de Cardozo, para ilusionarse con la permanencia al romper la barrera de dos dígitos. Efianayi encontró un triple enorme con la mano arriba cuando expiraba la posesión y sobre la hora, también sacó una infracción de tres, que puso a su equipo 17 arriba (69-52) a diez minutos del final.

Tempranos cuatro puntos consecutivos de Dotti empezaron a bajarle la cortina al partido, cuando su equipo abrió 21 de ventaja. Danridge forzando y seis puntos consecutivos de Rivero, generándose el tiro de tres, redujeron a 14 la distancia. La salida de Silvarrey por quinta, puso algo de interrogante al resultado final. Rivero intentó inventarse algún triple salvador que no cayó, pero al de la Avenida Suárez le costó dar el golpe final y por querer definir el juego de forma linda, puso en duda su permanencia, al su rival, colocársele a 10, con 1:18 para el final. La última bala de Fernández, fue mandar a cortar temprano y un 2+1 de Danridge, rompió la barrera de 10, aún con 1:08 para terminar. Para agregar más dramatismo a al noche, Pereira puso una bomba de la esquina y los libres afuera del Estudioso, empezaron a alimentar la creencia en el milagro. Álvarez sumó una más para recortar a 5, pero tras salir de la presión Efianayi encontró un 2+1, que desató una catarata de técnicos. Olivol luchó hasta más de lo pensado por el trámite del juego y se terminó yendo a El Metro, con la frente en alto.

LO DESTACADO

-A uno
-¿¡A QUEEEEEEE!?
Tanksley Efinayi es ese +4 que te guardás cuando tu jugador vecino, te grita “a uno”. Esa carta oculta que tuvo Da Pra en ese primer partido contra Olivol, esa que se guardó en la manga hasta que ya no había mañana. A dos fechas del final cuando el Oli quedó a un juego de la salvación, Urunday apeló a su Tanke. Y que decir de él… Si es un toro yendo adentro, si físicamente te mata, pero además, viene con turbo. Con este Tanke, a la guerra contra cualquiera.

UNO x UNO

Álvarez (5): Fue ordenado, pero no le aportó el equipo la cuota de gol del perímetro, que precisó para diversificar las rutas de gol. Danridge (8): Dentro de las diferentes marcas que le pusieron, pudo anotarle a todas. No hay nada imposible para Súper Tony. Si bien no le alcanzó para quedarse, una vez más demuestra ser desnivelante en la Liga. Un interminable de verdad. Rivero (6): Cuando las rutas ofensivas están colapsadas, se inventa algo para conseguir réditos. Aún cuando lo sacaron bastante del juego. Cardozo (7): ¿Fuller nos viene de hacer 43? Tranquilo, dejamelo a mí. El ruso lo sacó durante gran parte del juego y además, puso puntos desde su garra. La cuota de entrega con Rodrigo, nunca te deja tirado. Ianguas (6): Defendió bárbaro los cambios, pero se cargó rápido. Su equipo sintió su salida. Varela (3): Flojo. Pereira (4): No encontró la eficacia de afuera con la cual abrir la defensa. Wohlwend (4): Influyó poco. Fernández (5): La defensa sobre Fuller la hizo bárbara, pero no le encontró la vuelta a Efianayi. Se sacó un as bajo la manga con los cortes en el cierre y quedó al filo del milagro. Lo cierto es que no importa el equipo, Gonzalo siempre deja su marca en la Liga.

_______________________

Silvarrey (6): La carpeteó en momentos difíciles. Un juego de piernas digno de pivot en versión mini. Medina (4): Pasó desapercibido. Fuller (5): No deslumbró como en el último juego entre ellos en la fase regular, pero inventa puntos anímicamente demoledores para su defensor. Efianayi (8): El destacado. Crawford (7): Ta más alto que la nafta. Modifica todos los tiros atrás. Dotti (7): Hizo un laburo bárbaro en defensa. Su excelente ingreso, no permitió la vuelta de Medina. Da Costa (6): Miró videos de Curry en un minuto de tiempo del que volvió asesino. Coincide con un excelente pasaje defensivo sobre Danridge. Morena (6): Aportó su cuota y un triple grande. Da Pra (8): Acortó la rotación con buenos resultados. Si bien le costó cerrarlo, encontró los emparejamientos defensivos y como darle verticalidad al equipo.

VAR

Gonzalo Salgueiro, Alejandro Sánchez Varela y Adrián Vázquez (7): Por momentos se pitó demasiado, pero así no dejaron que el partido se le fuera de las manos.

_______________________

LO DISTINTO

Hoy Olivol despertó de un sueño largo e impensado. Uno que por la conformación de otros equipos de Metro, era utópico vivir. Decoró su casa para vivir una fiesta e hizo sentir a cada visita el peso de la Bombonerita. Se lleva un recordado triunfo frente al vigente campeón y que hoy, lucha entre los ocho mejores de América, y otro ante el líder de la fase regular, que vive su mejor campaña en los últimos tiempos. El equipo junto a su gente, batalló hasta el último minuto, forzando un desempate y ganando puntos complicados, que lo ilusionaron con no despertarse jamás de una realidad que parecía ficción. Su gente, despidió este sueño con un colorido fantástico en las tribunas, demostrando ser una hinchada distinta, que volverá a alentar en El Metro, buscando dormir una vez más y esta vez, no despertarse jamás de este hermoso sueño llamado Liga.