Germán Silvarrey fue importante en el triunfo de Urunday ante Capitol en el clásico del Prado y jugará el desempate por la permanencia.

Sobre el partido ante un equipo que iba sin presión y la que sí tenía Urunday para este partido Silvarrey dijo: “Son partidos dificilísimos de jugar. Uno está con la cabeza acá y en otra cancha. Tratamos de aislarnos de lo que pasaba en Biguá, hasta el final del partido no sabíamos cómo estaba Olivol. El hecho de jugar contra un equipo descendido lo hace más peligroso, porque también es un clásico de barrio y te lo van a querer ganar como sea”.

En cuanto al trámite del partido y el score alto dijo: “Se dio un juego muy goleado que en verdad no era lo que nosotros buscábamos. Pretendíamos salir con otra intensidad al juego y poder sacarlo adelante mucho más rápido. Nos costó mucho el primer tiempo, creo que recién en el tercer cuarto fue que pudimos defender mejor y abrir la ventaja que nos permitió terminar con algo de aire los últimos seis minutos del partido”.

Ahora el equipo tendrá tres días para preparar el partido ante Olivol que será una verdadera final para ver quién se queda en la Liga: “Por suerte vamos a tener un día más de planificación y descanso con respecto al tiempo que tuvimos para este partido después de un alargue ante Olivol y donde muchos llegamos un poco cansados para jugar”.

También habló sobre el enfoque del equipo para ese partido: “Principalmente tenemos que trabajar sobre lo que hicimos bien en el partido del lunes pasado contra Olivol. Porque hicimos muchas cosas bien que nos llevó a abrir una ventaja de 17 puntos y nuevamente se nos cerró el partido y casi lo perdemos. ¿Por qué? Porque volvimos a cometer los errores que cometimos durante todo el año, los cuales nos pusieron en esta posición que estamos ahora. Entonces tenemos que enfocarnos en las cosas que nos hacen ganar y repetirlo la mayor parte del tiempo, eso nos va a permitir tener más chances de quedarnos en primera”.

Consultado sobre como sintió el campeonato el equipo y encontrarse en una situación que no era la esperable en el arranque del torneo, Germán dijo: “Sinceramente la sufrimos todo el año. Toda la temporada ha sido muy dura. Principalmente porque tuvimos muchas lesiones, el Covid nos afectó bastante, tuvimos mucho recambio de los extranjeros y nunca logramos encontrar nuestra línea de juego que nos permitiera ganar. Fuimos un equipo muy anárquico durante todo el campeonato dependiendo mucho de los porcentajes y la verdad que los porcentajes no estuvieron y se nos hacía difícil ganar. Los partidos donde teníamos buenos porcentajes los pelábamos y los partidos que no teníamos buenos porcentajes no ganaban por 30”.

Consultado sobre dónde pasaron los principales errores de la temporada, y lo que se corrigió para estos últimos partidos que le han dado la posibilidad de llegar a una instancia definitoria por la permanencia el base fue muy claro: “Teníamos que entender que jugando 1vs1 y tirando malos porcentajes no íbamos a ganar. El juego debía pasar por hacerle llegar más la pelota a Chaz Carwford, ser más agresivos al aro, pasarnos más el balón en ataque. Muchas veces pecamos de eso y no ha hecho daño durante todo el año y desde ahí crear algo más parecido a un equipo y no lo que éramos, porque dentro de la cancha muchas veces parecía que éramos un conjunto de individualidades. Cuando nos logramos poner en esa línea y jugar hacia el compañero tenemos más chances de ganar”.  

Sobre el cierre de la temporada regular y los últimos juego el “bola” dijo: “Llegamos al final sabiendo que íbamos a tener la chance de jugar dos finales contra Olivol y Capitol, deseando que todavía tuviéramos oportunidad. Se nos dio la chance de ganarle a Olivol, de ganarle a Capitol, ahora queda aprovechar esta oportunidad, pero entendiendo cuales son las cosas que nos hacen ganar, porque si volvemos a cometer los mismos errores ante Olivol, que es un equipo al cual le vas al golpe por golpe, seguramente nos ganen, porque están mejor preparados para ese juego de lo que lo estamos nosotros. Porque lo han hecho durante todo el año, es su línea de juego, algo que nosotros no tenemos. Por eso es importante qué, lo que hacemos bien, lo ejecutemos todo el tiempo y no salirnos de ese ritmo. Porque cuando nos pasa, nos ponemos a tirar tiros de 1vs1, 1vs2 o 1vs3 y depender de los porcentajes y generalmente nos va mal”.