Biguá superó ampliamente a Olivol Mundial 111-85 en su cancha, con una noche extraordinaria del equipo de Diego Cal que espera por ser el número 1 en la fase regular y palpita en el horizonte la Basketball Champions League.

El partido arrancó con Biguá dominando todos los aspectos. Atrás con una defensa mixta donde Iván Loriente iba con Anthony Danridge y eso le quitaba protagonismo al principal exponente del elenco mundialista. En ataque el local encontró a Rudd infalible en el tiro largo. Parcial 15-5 a favor del pato, que obligó a la solicitud de minuto por parte de Gonzalo Fernández. A partir de ahí la visita fue otro equipo generando y anotando desde el pick and roll con Danridge e Ianguas, sumado a una bomba de Diego Álvarez, acortó ventaja y se fue abajo 29-22.

El cotejo siguió entretenido y parejo con súper Tony y el Pitu Rivero comandando en ataque, se pasaba bien la pelota y finalizaba cerca del cesto. Se llegó a poner a una pelota 35-33 a falta de poco más de 6:00 para el final. Volvió Rudd/Loriente y el pato despegó en su gimnasio, enorme cierre en los primeros 20 minutos, 66-44. Con números extraordinarios desde los 6.75, 12/20 en tiro de tres puntos y 17 asistencias. El bueno de Víctor, finalizó la primera etapa con 7/7, una bestia.

El complemento, si bien estaba condicionado el juego y parecía bastante complicado que el Oli, lo pudiera revertir, salió abusando del tiro largo, y lento en el retroceso. Eso permitió puntos de contraataque para que el local pusiera un rápido parcial de 7-0 y ponerle la tapa al encuentro, 73-44 con mucha tela por cortar en la fría noche del siempre coqueto escenario de Villa Biarritz.

Ambos entrenadores rotaron el plantel, pensando en cosas distintas. Fernández en la finalísima del próximo lunes ante Urunday Universitario por la permanencia, mientras que Biguá viajará en los próximos días a Brasil para jugar el final eight ante Boca, si gana se mete en semifinales ante Quimsa o Cangrejeros de Santurce (PUR).
Varios pibes con buenos minutos, pensando en el futuro de ambas instituciones, el final fue 111-85 a favor de Biguá.

LO DESTACADO

¿Tenía ganas de jugar Víctor Rudd? Jajaja. Impresionante, ya ha sido destacado en reiteradas ocasiones, pero el partido del número 1 fue extraordinario.
Talento y calidad de sobra, en el primer tiempo terminó con 7/7 en triples, luego en la primera del complemento también lo puso, hecho que hizo decir por lo bajo a un hincha de Olivol: “Pará hermano, no seas malo”. No sabemos si fue ese el efecto, pero las últimas dos erró, y después Cal lo sacó, sino el récord de triples por parte de Johwen Villegas podría peligrar. También puso una volcada espectacular con fantasía por el aire que arrancó varios aplausos desde la tribuna.
Ah…aparte cambió el lookete el loco de Víctor, volaron las “trenzitas” ahora están las motas al viento y vaya si le dio resultado…23:02 minutos en cancha, 33 puntos, 8/10 en triples y 4/4 en dobles y 1/1 en libres.

UNO x UNO

Vidal (6): Pocos, pero correctos minutos. Sims (7): Nunca juega mal. En vez del niño cero faltas, es el jugador que tiene cero partidos jugados mal. Loriente (7): Sacó del partido a Danridge, lo dejó 3:00 y el foráneo se sintió cómodo. Volvió y fue una pesadilla. Rudd (10): Congrats man. Santos (8): Su reingreso al flotante fue determinante. Amo y señor de las tablas. Pena García (4): Se brindó al colectivo, flojo en su principal virtud: el tiro exterior. López (7): Buen ingreso, nunca bajó la guardia a pesar de la distancia. Rojas (7): Se siente muy cómodo en transición, corre y como tráiler, te lleva puesto. Saavedra (6): Va sumando minutos de calidad, y eso es clave en su juego. No desentonó ni cerca. Andreoli (6): Correcto aporte. Feijo-Villalba (6): Sumaron en el colectivo con varios minutos en cancha. Cal (8): Anuló a Danridge, luego pasó a una zona. Lo dejó sin gol a Olivol, y en ataque es un equipo que capacidad anotadora es lo que le sobra.

_______________________

VAR

Andrés Laulhe, Carlos Romero y Joaquín Silvera (9): Partido muy light, y bien llevado. Un minimo detalle, totalmente innecesaria la advertencia de Silvera al hincha de Olivol Mundial, que ni siquiera lo gritó desaforadamente al rival que no gritara los tantos contra la tribuna. No hubo insultos, nada. Faltó cintura en la situación.

_______________________

LO DISTINTO

Era una noche especial, ya que el hincha de Olivol Mundial llegó en buen número para apoyar al club, e ilusionarse con ganar para conseguir el objetivo. Igual, a pesar de la amplia distancia, despidió de gran forma a sus jugadores, cantando: “El lunes, cueste lo que cueste hay que ganar…”. Y después el parcial de Biguá se acercó a su cancha para despedir al equipo en su último partido como local por un largo rato. Ya que, jugará playoffs en el Palacio u otra cancha si le toca Peñarol o Nacional, y no volverá a Villa Biarritz. Además, tenía la vuelta de Víctor Rudd y su nuevo look, por eso las luces estaban a tono de un gran espectáculo, lo único que faltó es que apagaran las mismas y luego hacer juegos como ocurrió en los últimos partidos de Uruguay en el Centenario. Como dice el dicho popular: “Despacito y por las piedras…”