Urunday Universitario derrotó a Capitol 107 a 95 en el clásico del Prado y jugará el desempate con Olivol Mundial para ver quién se queda en la Liga Uruguaya.

Desde el comienzo del partido el estudioso comenzó a desnivelar en el marcador corriendo la cancha y aprovechando la enorme pérdida de balones que tenía Capitol en ofensiva. Tan es así que a la mitad del primer cuarto Urunday ya doblegaba al equipo de Narbais. Con 6 puntos consecutivos de Nahuel Amichetti, el equipo de la calle Hermanos Gil parecía ponerse en partido, pero rápidamente la segunda línea defensiva del estudioso (Dotti, Morena, Da Costa) levantaron al equipo robando pelotas en la salida de Capitol. El primer cuarto terminó 28-22 para Urunday.

El segundo cuarto continuó siendo muy goleado, ahora con los extranjeros del equipo de Da Prá como figura. Fuller corriendo la cancha, mientras que Crawford y Efianayi atacando el bajo con enorme superioridad. En el lado de Capitol los referentes no pasaban un buen momento, Demian no lograba salir con comodidad en el juego perdiendo la bola en algunas oportunidades y Bascou se enojó temprano en el juego con la terna y jugó el resto del partido muy ofuscado. Los últimos 3 minutos del primer tiempo se hicieron eternos, producto del juego muy cortado y de insultos desde la hinchada de Capitol a los árbitros, que advirtieron de una posible suspensión si continuaban. Por suerte todo se calmó y el juego se fue al descanso largo con Urunday ganando 54-45.

El tercer cuarto Capitol comenzó mejor y llegó a ponerse a 6 puntos (57-51), pero rápidamente el estudioso de la mano de Fuller y Silvarrey comenzó a hilvanar un juego más colectivo y repartir la bola para convertir goles sencillos cerca del aro. Aprovechando la ventaja de Crawford, con él la pintura pasó a tener color verde y cada ataque terminaba con una bandeja o una volcada para el delirio de la parcialidad. Narbais intentó por todos lados, moviendo piezas en el equipo buscando controlar a JC pero se le hizo imposible. El cuarto fue una vez más muy goleado y se cerró con el equipo de la Avenida Suárez ganando 81 a 67.

El último cuarto estuvo de más en cuanto a juego, pero Capitol lo peleó y jugó hasta la última pelota. Con el aliento de su parcialidad que sin importar el resultado acompañaron a su equipo hasta el minuto final. En Urunday, Da Prá rotó el plantel para que las principales figuras se fueran aplaudidas por los hinchas que se hicieron presentes en el gimnasio de Cordón. El resultado final fue de 107-95. Dada la derrota de Olivol Mundial en manos e Biguá, Urunday jugará el próximo lunes el partido desempate ante el equipo de la Avenida Millán para ver quién se queda en la Liga y quien disputará El Metro 2022.

LO DESTACADO

Cuando el estudioso no lograba encontrar un juego que le permitiera abrir una ventaja y Capitol se acercaba en el marcador apareció la segunda línea. Viniendo desde el banco Agustín Da Costa, Ignacio Morena y Andrés Dotti le dieron al equipo una velocidad y actitud que pasó por encima a Capitol con robos en la salida tanto de Bascou como de Álvarez. Entre los tres jugadores terminaron con 8 robos de los 13 que tuvo el equipo y la mayoría en el cierre del primer cuarto y comienzo del segundo. El odontólogo debe estar feliz en el banco hay banca y mucha para cerrar la temporada el próximo lunes.

UNO x UNO

Silvarrey (7): El capitán cumplió con su rol, administró la salida del equipo, tiró cuando tenía que tirar y pasó la bola cuando se debía pasar. Medina (7): Fue la sombra negra de Demian Álvarez, lo controló todo el partido y adelante lo complicó a Gamboa. Fuller (8): Tremendo partido de JC, jugó más para el equipo que en encuentros anteriores y eso hizo destacar su individualidad. Efianayi (8): No quedó una zona de la cancha de donde no haya tirado al aro. Pero hoy el porcentaje acompañó, se abrió el aro y lo disfrutó Urunday. Carwford (8): El único jugador con doble-doble en un partido muy goleado demuestra que fueron más aciertos que fallos. Queda claro que los tiros errados solo los bajaba Chaz. Dotti (7): Aportó gol y energía renovada en el momento más enredado del estudioso. Da Costa (7): La energía de Jayson es tremenda, lo peor que te puede pasar es que te marque, sino pregúntenle a Demian, salía Medina y entraba Da Costa, no sé qué es más duro. Morena (7): Asumió muy bien el rol de llevar el ataque. Corbisiero, Moller (-): Minutos con el partido liquidado. Da Prá (7): Vivió un partido muy intenso sabiendo lo que se jugaba, jugó con un equipo corto pero seguro.

_______________________

Bascou (4): Peleado con el partido, no solo con los árbitros. Gamboa (6): Jugó un buen partido, la pidió siempre y no se quedó a pesar de perder por amplia diferencia. Álvarez (7): Arrancó muy mal, errático. En el segundo tiempo mejoró muchísimo su juego y se fue como goleador de Capitol. Amichetti (5): Regular en su irregularidad, momentos muy buenos y de los otros. Pichardo (3): Se cargó rápido de faltas, vio mucho el juego de afuera. Wenzel (5): Buenos pasajes en la defensa, adelante algo errático. Bonet (5): Correcto partido. Acosta (5): Le faltó involucrarse más en ofensiva Narbais (5): La historia ya estaba resuelta, peleó el partido con sus hombres y se fue de la Liga con la frente en alto.  

VAR

Vivian García, Diego Borghini y Washington Chamorro (6): Casi sin problemas para llevar el juego adelante, algún pitazo revisable, pero no mucho más.

_______________________

LO DISTINTO

Cuando transcurría el segundo cuarto se dio una jugada muy particular. Tras una gran ofensiva de Urunday que terminó con doble de Efianayi sonó el reloj de 24, que pareció ser un pitazo de un juez y no una bocina del reloj que siguió corriendo hasta llegar a 0 y sonar a pesar del tanto del jugador estudioso. Esto desconcentró al equipo de Da Prá que pensó que Narbais había solicitado minuto de tiempo. Cuando todo Urunday se iba a reunir en su banco, Capitol sacó y corrió la cancha, pero rápidamente al grito desconcertado de “he, he, he, que pasó” del entrenador los jugadores volvieron rápido al rectángulo evitando el gol de Capitol. Que, en una noche muy mala, dado que ni con esta viveza criolla pudo encontrar un gol fácil.