Nacional consiguió una importante victoria sobre Hebraica y Macabi. En el juego hubo un gran ingreso de Patricio Prieto, quien finalizado el juego, dejó sus palabras.

De los buenos minutos para ayudar a su equipo, dejó: “Estaba esperando un partido con la cantidad de minutos que tuve hoy. Venía jugando bastante con Leonardo y pasamos a estar al mando de Miguel y no jugué y la verdad que me dolió mucho. Me tocó ir a Brasil y casi no pise la cancha pero la verdad que no queda otra que levantar la cabeza, dejar todo en cada práctica y aprovechar los minutos como hoy”.

Trato de demostrarle a Miguel que quiero jugar y que tengo condiciones para aportarle al equipo. Pero para eso necesito minutos en los partidos, porque no es lo mismo hacer las cosas bien en las prácticas entre compañeros que en los partidos oficiales frente a rivales”. De su personalidad y ganas para ayudar a Nacional.

De los inicios como jugador, expresó: “Arranqué jugando al fútbol primero, en Nacional y después en Rincón de Carrasco (Liga Palermo). El ambiente a mis padres no le gustaba mucho, yo tenía unos amigos en la escuela  que está cerca del Polideportivo de Nacional que jugaban al básquetbol, me dijeron de ir, me probé y hasta los 15 más o menos lo hacía más por hobby. Después cuando me agarro la “Bruja” Mancebo y me dijo que si quería, tenía chances de llegar a primera. Ahí hubo un antes y un después”.

Fue una jugada especial. Primero que nada quiero aclarar que no me gusta la violencia, fue un momento donde vi que podía sacar ventaja y busque la reacción de Suero. Le saqué la falta, se me vino encima y luego llegó Manuel Romero y se dio la antideportiva. Salió todo redondo”. De la jugada donde se destrabó el juego.