Biguá fue a Pando y aseguró tras el viaje, al menos el “2” del certamen. Los porcentajes para el Pato volvieron a ser altos y Diego Pena García fue fundamental con un 5/7. Tras el partido, habló Básquet Total.

Ambos equipos regalaron un partidazo, en donde la intensidad y el ritmo no faltaron a la cita: “Fue un partido de bastante ritmo. Ellos son un equipo duro de local, están teniendo una temporada exitosa. Al juego que plantearon nosotros pudimos agarrarle la mano recién en el segundo tiempo, porque el primero ellos no erraron casi. Después nos pusimos un poco más intensos, ahí pudimos corregir y por suerte nos tocó darlo vuelta”.

El Pato es un equipo que vive del triple. Urupan lo defendió bien en la primera parte, pero dos bombas de Pena García en el arranque del segundo tiempo, destrabaron esa vía: “El tiro de tres puntos es nuestra arma principal, ellos lo defendieron muy bien, taparon muchos huecos y en el primer tiempo en el que básicamente no erraron y nosotros estábamos trabados, no nos entraba la bola, nos frustramos un poco. Pero con el carácter que tiene el equipo pudimos revertir la situación y llevar el partido para adelante”.

Tras un primer tiempo en donde Sarni fue fundamental, Biguá logró cambiarle las vías de gol al pandense: “Nosotros sabíamos que iban a pasar las anotaciones por los americanos. El primer tiempo metieron cuatro puntos, así que iban a tomar la pelota ellos, iban a tomar más decisiones que el resto. Pudimos corregir esos baches que teníamos atrás. Le sacamos un poco el juego que a Sarni le gusta de repartir, le hicimos tomar un par más de decisiones y nos salió bien”.

En el horizonte cercano el Pato tiene muchos objetivos importantes, pero no se desenfoca con el día a día: “Nuestro objetivo principal es ir de a poco. Primero tenemos cosas, no podemos pensar a futuro. Tenemos el partido con Defensor el lunes, después tenemos que cerrar la temporada el jueves. Después pensaremos en el torneo internacional y nos pondremos a pensar en los playoff. Lo importante es recuperar las bajas que tenemos, que el equipo siga sólido, tratar de suplantar esos jugadores. Lo más importante primero es el equipo y después son los jugadores y las actitudes de cada uno. Nos basamos en eso y por suerte nos está yendo bien”.

Además de un lindo presente en Villa Biarritz, Diego tuvo la oportunidad de defender a Uruguay esta última ventana y de la experiencia dijo: “Fue una experiencia muy linda, un grupo humano excelente. Tener esa oportunidad, siendo de otro país y que te nacionalicen es algo importante, más que nada para la etapa del jugador. Estuvo lindo, se aprendió mucho, se disfrutó. Traté de darle todo lo que tenía a la oportunidad y fueron resultados positivos. Capaz en lo deportivo personal, quizás no, pero en lo grupal, en lo que necesitaba el grupo, fue positivo. Eso fue más importante que lo individual”.

Por último contó su expectativa con la selección a la hora de firmar con Biguá, como ficha nacional: “Sabía que podía estar la posibilidad, pero estoy acá para darle todo lo que tengo a Biguá. Si venía la frutilla del postre lo iba a recibir con toda la responsabilidad que se merece y lo iba a afrontar. Después me tomó de sorpresa, yo estaba con mi familia, ellos se volvían para Argentina y fue un llamado inesperado. Salió todo muy de golpe y más que nada se disfrutó por eso. Estuvo muy lindo por suerte”.