Con un descomunal partido de Lee Roberts, que además metió el doble del triunfo, Peñarol derrotó a Biguá 93-91 y todavía sueña con meterse entre los cuatro de arriba.

El escenario de Trouville se vistió de amarillo y negro, al igual que el partido, porque desde el arranque mismo del juego Peñarol de la mano de Flowers y Aguilera tomó el control para irse arriba en un contundente 18-4. Biguá levantó un poco con el ingreso de Alex López, los triples empezaron a entrar y el Pato se puso a seis, aunque Zanotta y Roberts aparecieron para devolverle una buena ventaja al carbonero de 29-20 al término del primero.

Biguá mejoró defensivamente en el inicio del segundo, aprovechando la falta de gol de la segunda unidad aurinegra, hasta ponerse a siete con un triple de Pena García. Sin embargo, con la vuelta de los titulares de Pablo López, en especial Flowers y Lee Roberts que se hizo sentir en la zona pintada para dejar al mirasol arriba por 48-39 al descanso.

El equipo de Cal salió mejor al complemento, con Sims finalmente logrando agarrar la manija de la ofensiva se puso rápidamente a cinco, aunque nuevamente Peñarol reaccionó con sus extranjeros Roberts y Flowers como responsables de que el carbonero recupere una tranquilizadora renta de 14. Aunque poco duraría esa tranquilidad, porque los de Villa Biarritz cerraron el tercero con una tremenda ráfaga de 17-4 liderada por Rojas y López, para que Biguá se vaya del tercero perdiendo, pero solamente 67-66 y en plena remontada.

El Pato siguió de largo y pasó al frente con cinco puntos de Sims que abrieron el último, pero el Manya respondió con un 7-0 de la mano de Flowers que le devolvió el liderazgo. Lee Roberts que ya venía haciendo un partidazo, apareció para adueñarse de ese pasaje del periodo decisivo y con siete puntos seguidos le devolvió algo de aire al carbonero que se fue seis arriba. Aunque cuando parecía que la balanza se inclinaba hacia el lado aurinegro, una vez más los de Cal volvieron al juego, y con un triple de Vidal igualaron el score a falta de dos minutos. El final sería de locos, a la altura del gran partido que fue. Pena García igualó el score con un triple a falta de 12 segundos, y en la recarga lo terminó ganando Peñarol de forma agónica con un rebote ofensivo y doble de Lee Roberts, la figura sin discusión del partido. En ese rebote ofensivo la terna arbitral se comió un pequeño foul de ataque de la figura, que sin dudas habría cambiado el destino de la noche. Lo cierto es que Peñarol obtuvo una enorme victoria por 93-91 ante un durísimo rival, de la mano de un descomunal Roberts que permite que Peñarol siga soñando y con buenas chances de meterse entre los cuatro de arriba.

LO DESTACADO

Obviamente el destacado de la noche es para el gran Lee Roberts, que se mandó un partidazo para encuadrar. Lo hecho en los tres primeros cuartos ya era muy bueno, pero la frutilla de la torta fue el último, sencillamente excelente. Lee colocó 13 en el último, para llegar a los 35 puntos con 17 rebotes, además de que uno de esos rebotes y de esos dos puntos fueron los que le dieron el triunfo a Peñarol sobre la chicharra. Por si fuera poco, lanzó 16/22 de campo (72%). Brutal.

UNO x UNO

Zanotta (8): Enorme partido de Salva que se despachó con 13 asistencias y puso un triple clave cuando Biguá se venía. Méndez (5): Chispazos. Arrancó picante como los tacos rellenos de chile, luego se fue apagando; aunque metió un doble fundamental en el último minuto. Aguilera (4): Bueno en defensa, flojo en ataque. Flowers (7): Incontenible por momentos en ataque y pillo para robar bolas en defensa. Por momentos se salió del partido y se comprometió con faltas innecesarias. Roberts (10): Destacadísimo. Borsellino (5): Muy útil atrás, pero muy flojo en ataque. Tomó dos (malas) opciones de tiro. Giano (6): Buen ingreso, refrescando la ofensiva. García (5): En pocos minutos, no llegó a meterse del todo en juego.  Soarez y Espíndola (-): Pocos minutos en cancha. López (7): Defensivamente consiguió lo que muy pocos lograron, que tanto Sims como Vidal jugaran incómodos casi todo el match.

_______________________

Vidal (6): No fue su mejor noche, aunque su planilla una vez más fue buena. Se lo vio demasiado ofuscado y concentrado en el arbitraje. Sims (5): Muy bien defendido, y aun así pone 24. Nunca logró jugar cómodo y se vio forzado a tomar malas opciones.  Andreoli (4): Se fajó como pudo, no la tuvo fácil. Rojas (7): Entrega asegurada, y en cada reacción fue partícipe. Santos (4): Le coparon la parada. López (7): El revulsivo. Entró con la pólvora seca. Pena García (6): La mano más confiable del condado a pie firme. Saavedra (-): En pocos minutos, no desentonó. Cal (5): Disimuló como pudo las ausencias, tuvo el mérito de que su equipo siempre luchó y reaccionó una y otra vez. Le faltó poco.

VAR

Adrián Vázquez, Vivian García y Pablo Graiño (4): No fueron un desastre, pero se comieron varias faltas. Entre ellas, la última de Roberts sobre Rojas.

_______________________

LO DISTINTO

Por una noche la tribuna Daniel “Mahoma” Wenzel del gimnasio de Trouville se convirtió en la tribuna Amsterdam o la Washington Cataldi, porque el aliento de la parcialidad carbonera se hizo sentir durante toda la noche. Cantando y alentando a full, terminaron disfrutando una victoria de la forma que más le gusta al hincha, y salvo alguna pequeña excepción, todo fue sin desbordes y dentro de lo permitido.