Stockolmo, que había conseguido el ascenso en El Metro 2021, renunciará a su plaza para jugar la Liga Uruguaya 2022-23. A raíz de esto, tuvimos la posibilidad de dialogar con Andrés De Palma, Presidente del azul de El Prado.

La noticia se dio a conocer sobre el mediodía y De Palma comenzó contándonos detalles de la decisión: “Lamentablemente es así. Ayer citamos una asamblea de socios, y si bien todos queremos jugar, económicamente es imposible”.

Si bien el Presidente reconoce que “nunca fue el objetivo subir”, Stockolmo había estado cerca en varias ocasiones, como en el playoff de 2015 ante Sayago o en El Metro 2020, donde con nombres como Leonardo Mainoldi, había quedado cerca ante Olivol. Sin embargo, reconoce que “en aquel entonces la situación era la misma”.

A pesar de no tener como objetivo la Liga, De Palma recalca que el equipo tenía que ganar lo más que pudiera y que incluso, le dolió perder el torneo a manos de Larre Borges. Pero la institución choca con la realidad económica: “Tampoco podemos hipotecar el club”.

Desde el ascenso, la dirigencia buscó apoyo afín de conseguir el tan anhelado sueño de ver otra vez a Stockolmo en primera: “Esta situación no es de ahora”, y se mostró disconforme con la falta de apoyo: “Cualquiera que hubiese querido colaborar en la fecha que conseguimos el ascenso hubiese podido hacerlo”. 

Lo cierto es que ahora el tiempo pasa a ser poco. La intención de la venta de la plaza debía ser comunicada antes del 31 del presente mes, pero cuando el reloj no apretaba, la “S” no encontró el sustento: “En los festejos del ascenso hicimos una cena, que además de para celebrar, fue tratando de buscar apoyo, pero fue un fracaso total”.

El sueño de la Liga 2022-23, para Stockolmo llegó a su fin, pero De Palma encuentra aspectos positivos para volver a intentarlo, como el nuevo flotante que llegará al club, con el que podrá presentar una cancha habilitada para la Liga. A su vez, entiende que esta renuncia es un llamado de atención para que la próxima vez que el club corone el objetivo encuentre un apoyo más serio, para que el hincha del azul otra vez pueda volver a ver a su club en primera.

La idea es que la “S” se presente en El Metro de este año, y para eso ya se está moviendo por la venta de la plaza. El Presidente entiende que al haber anunciado su renuncia en tiempo y forma, su participación en el torneo de ascenso no corre riesgo, aunque sí intentará sacar provecho al logro deportivo para buscar benificiarse económicamente, aunque es cauto con el tema: “La venta es muy delicada, son cifras irreales”.

Lo cierto es que Stockolmo tiene hasta el 30 de abril para salir a buscar compradores. ¿Será un club de Metro? ¿Algún descendido de Liga pagará tapando su mala campaña? ¿O una vez más será la FUBB quien abone para bajar los cupos en primera? Lo conoceremos en el próximo mes y medio.