Urupán, que llegó a perder hasta por 21 puntos, le ganó a Peñarol con doble en la hora de Riauka para extender su momento de gloria.

El partido comenzó con las defensas superando a los ataques, Sarni hizo un buen trabajo para cortar las penetraciones de los perimetrales mientras que, del otro lado, Aguilera anuló la generación de Robinson y también fue bueno el control sobre Trelles. El trámite se quebró pura y exclusivamente por Flowers, el extranjero hilvanó 17 puntos casi consecutivos que incluyeron cinco triples. Sacó hasta 16 el conjunto de López ante un pandense ofensivamente trancado. El Manya entró temprano en colectivas pero recién en el minuto final lo aprovechó el verde que con seis libres consecutivos cerró el cuarto 24-14 abajo.

Si bien en el segundo comenzó mejor Peñarol con García y Zanotta a buen nivel, rápidamente se vio lo mejor de la visita con Sarni como estandarte. Dejó de ir hacia adentro, donde lo estaban defendiendo bien, y tiró dos triples al hilo. Se sumó el dominio del rebote ofensivo de Riauka y los de Yaquinta se pusieron a siete. López paró el partido y con un minuto de tiempo reordenó la defensa. Aguilera fue clave con cuatro puntos y hubo un buen reingreso de Giano para retomar el control. En el final fue excelente el manejo de García que asistió para sacar hasta 17. Urupán defendió mal y, además, no hizo faltas. Peñarol se fue 42-27 arriba al descanso largo.

El complemento comenzó con el aurinegro manteniendo el ritmo y la intensidad para estirar la renta a 21 con un buen triple de Giano. A Urupán le costó muchísimo el inicio, pero luego de unos minutos entró en caja, sobre todo empezó a defender más duro y desde ahi corrió la cancha. Con Riauka machacando y Robinson calentando la mano empezó a acercarse. En un abrir y cerrar de ojos, los de Yaquinta colocaron un 17-2 con Cáceres sumándose a los foráneos. Los de Pando se pusieron a seis; quizás ahí el pecado fue querer pasar con una bola que valiera la diferencia. Se apresuró y perdió cinco ofensivas consecutivas. Justamente cinco fueron los puntos de García, con bomba épica en el cierre, para que los de López ingresaran once arriba al último.

Pero Urupán había mejorado y era cuestión de serenar en los momentos cumbres de las ofensivas. Y así lo demostró: parcial de 13-0 en el inicio del último cuarto con un triple de Robinson, dos de Trelles y buen aporte de Cáceres. Los de Pando pasaron pero el Manya sustentó su reaparición en el partido con la vuelta al goleo de sus extranjeros: Flowers y Roberts fueron fundamentales para sacar cuatro. Nuevamente parecía que se le iba y, otra vez, la visita fue a la carga. Primero con una bomba tremenda de Cáceres, y luego con un doble de cuarta de Riauka para ganarlo. Peñarol tuvo la última pero Zanotta tiró muy entreverado y perdió la chance. Triunfazo de Urupán que prácticamente confirmó su lugar entre los cuatro.

LO DESTACADO

La situación es así, en BT vemos el futuro. Asado del plantel, varios meses después de terminar la temporada. Pase lo que pase de acá hasta el final, estamos seguros que entre carne y cervezas se va a comentar en algún momento el partido que Urupán le ganó a Peñarol. Es de esos que quedan en el recuerdo y va a ser dificil de olvidar. Lo marcó el festejo de Yaquinta, como el puñado de hinchas verdes se tiraron de la tribuna a abrazar a sus jugadores y como los basquetbolistas se fundieron en un abrazo colectivo en la mitad de la cancha. Urupán es eso: equipo. El verdadero ¡TODOS JUNTOS!

UNO x UNO

Zanotta (5): De más a menos, como el equipo. Su cierre no fue bueno. Giano (5): Tuvo pasajes defensivos interesantes que le dieron confianza adelante. Aguilera (5): En el primer tiempo fue el mejor, anuló a Robinson y aportó adelante. Bajó considerablemente en el complemento. Flowers (4): Clave para la primera diferencia con 17 puntos en el primer cuarto, después se fue a pasear por la rambla y no volvió. Roberts (4): Todo lo contrario a su coterráneo. Fue figura nominal hasta que en el final casi lo gana. Nunca pudo con Riauka. García (6): Cuando él está bien, Peñarol fluye mejor. El cierre del tercer cuarto fue deluxe. Buen partido. Espíndola (3): Mala noche, sobre todo en el tiro. Borsellino (4): Si bien tomó muchos rebotes, no tuvo la influencia de otras noches. Soarez (5): Cumplió muy bien en su rol. García Morandi (4): Tuvo la mala suerte de que le salieron de adentro los tiros bien ejecutados. López (4): La planificación fue perfecta; una vez que le quebraron la defensa del pick central de Sarni, no hubo plan B.

_______________________

Sarni (6): Fue el mejor del peor momento, y el menos efectivo del mejor pasaje del equipo. Robinson (7): Cuando se despegó de la defensa de Aguilera, la rompió absolutamente toda. Clave para ganarlo. Trelles (6): Fue levantando, puso dos triples enormes. Cáceres (8): El factor X, absolutamente decisivo. En los últimos 12 minutos de partido hizo todo bien. Desde BT lo envidiamos, nunca tuvimos más de 5 minutos de éxito continuo. Riauka (9): Entre cachengue y la lengua de los Rolling fue la figura de la noche. La frutilla: el doble ganador. Ottonello (3): Llamativamente bajo. Bivins (2): Se dio contra todo lo que encontró en Pocitos. Suárez (5): Entró en un momento jodido, y aportó una bombita. F.Yaquinta/Sansone (-): Poco en cancha. Yaquinta (9): Le encontró la vuelta a un partido que no se veía por ningún lado. El festejo final le sube un punto. Nos emocionó y preocupó a la vez. Pensamos que no le aguantaba el zoronca. La próxima más tranqui, Esteban.

VAR

Vivián García, Carlos Romero, Joaquín Silvera (4): Venían bárbaro y se descarrilaron un poquito al final. Hubo una pelota afuera muy clara que terminó en doble de Roberts tras volea grande, y minutos más tarde una falta de Aguilera dio sensación de antideportiva. En la última no vimos falta sobre Zanotta. Acierto de la terna.

_______________________

LO DISTINTO

Somos flor de atrevidos, casi sin límites. Pero hay una línea que no nos animamos a pasar (o sí), la de cuestionarle algo a Pablo López, el mejor de los nuestros. Dicho esto, sorprendió que no ingresara en ningún momento Vander Blue. Sabemos que recién había llegado y casi no tenía entrenamientos con sus compañeros. Pero en el momento de sequía de Peñarol, se pudo apelar a su calidad individual. Nos quedamos con las ganas de verlo un ratito…