Urupan se llevó un punto agónico ante Peñarol tras remontar 21 puntos de desventaja, confirmando su excelente momento en el torneo. Una vez finalizado el encuentro, hablamos con su entrenador, Esteban Yaquinta.

El DT comenzó dejando las sensaciones después de un partido de locos: “La verdad es una locura, una cosa impensada a principio de año porque es uno de los presupuestos más bajos de la Liga, ya todo el mundo se olvidó de eso, de que tenemos el segundo presupuesto más bajo en extranjeros, también todo el mundo se olvidó y que un grupo de jugadores con una personalidad bárbara, están haciendo un campeonato increíble, que nos tiene en las puertas de un Súper 4, que para nosotros es un sueño”.

El pandense fue reducido a su mínima expresión en la primera parte y de las claves para revertir un partido que parecía perdido, contó: “Jugamos nuestro peor primer tiempo del campeonato, pero eso fue por la defensa de Peñarol. Nos hizo una defensa en primera línea excelente, nos costó muchísimo vulnerarla. En el entretiempo hablamos de los errores que habíamos tenido y apelamos más que nada al corazón. Cuando no salen las cosas, este equipo aparece, ya mismo a Peñarol le habíamos remontado 16 puntos, tienen un corazón tremendo. Solucionamos unos temas defensivos del pick and roll, empezamos a jugar un poquito más al bajo con Ziggy (Riauka) que era lo que necesitábamos. Peñarol se empezó a cerrar y ahí empezaron a aparecer nuestros tiradores como tienen que tirar, a pie firme”.

Además, de la reacción profundizó: “Nosotros sabíamos que Peñarol por promedio es uno de los equipos peores en ofensiva, les cuesta mucho convertir, por algo traen ahora un goleador como Blue. En el primer tiempo, el error que tuvimos fue más que nada ofensivo, estuvimos muy mal en ataque y eso le permitió correr a Peñarol, nos anotaron 15 de contraataque, les dimos los puntos fáciles. Eso fue lo que quisimos evitar en el segundo tiempo, preferimos aguantar más la pelota, triangular, que tiros apresurados. En un par de minutos, tuvimos dos o tres triples seguidos, apresurados, nos sacaron 9 de vuelta, ahí pedí un tiempo, lo corregimos y por suerte, se dio”.

Urupan encontró triples importantes en la reacción y también volvió a contar con un goleo repartido: “Es la característica del equipo, siempre aparece uno distinto. Hoy fue la noche ofensiva de Donald Robinson y de Nando (Cáceres), que en el partido pasado, Nando había hecho 0 y Robinson, 3. Ottonello y Bivins habían hecho veintipico, con Trelles. Es un equipo que se reparte mucho la bola. Hoy, sin ser un par de triples, Mateo (Sarni) no encontraba el gol por la defensa que le estaban haciendo, pero mostró la jerarquía en los momentos grandes para repartir la pelota y ponerla donde había que ponerla”.

De cara a la parte final del campeonato, Pando se ilusiona: “El primer objetivo era ser competitivos. Lo fuimos rápido en el campeonato, nuestro segundo era clasificar entre los 8, lo logramos y ahora el objetivo es entrar entre los cuatro y si lo logramos, vamos a querer las semifinales, porque todos tenemos hambre de gloria. Tenemos de los presupuestos más bajos de Liga, pero no nos importa. No tenemos excusas para competir y no nos asusta nadie, vamos a los palos con el que sea”.

El presente de Urupan lo tiene muy cerca del Súper 4, lo que podría ser el debut internacional del equipo para coronar una temporada soñada. Acerca de esta oportunidad, Esteban dijo: “El otro día hablábamos y parecía broma. Con todas las dificultades que es poner un equipio en liga nacional, sobre todo para un equipo del interior, el otro día jorobábamos con eso, que estábamos a pocos partidos de jugar internacionalmente, pero por ahora paso a paso. Tenemos que disfrutar el momento, el club, la ciudad y este grupo de jugadores, que lo demostraron hoy. Son cabeza dura y nunca van a dejar un partido por perdido”