Urupan sigue siendo una de las gratas sorpresas del torneo, en esta ocasión venció como local a Urunday Universitario. Una vez finalizado el juego, dialogamos con Sebastián Ottonello.

Sobre la paridad del partido dijo: “Desde el arranque se nos complicó. Ellos venían golpeados, en una situación distinta a la nuestra, inconscientemente entramos lentos y nos costó caro. Nos fuimos al entre tiempo abajo por siete, y terminamos pasando recién en el alargue. Muy contento con este punto”.

Para él la clave fue: “No entrar en pánico. Tenemos varias vías de gol y sabemos que tenemos que pasarnos la bola. No somos un equipo que dependa de un solo jugador. Por suerte Mateo puso triples pero la clave fue no perder nuestra identidad y pasarnos bien la bola”.

De su partido dijo: “Yo no sabía que tenía cuatro faltas. Me enojé con la mesa porque creí que no habían marcado la cuarta falta. Igual acepto que fue un error mío. En lo personal quedé muy cansado, corrí un montón, me tocó chocar con Jackson y Pearson, pero a la también contento por ayudar al equipo”.

Sobre el momento del equipo reflexionó: “Estamos en un momento hermoso. Cada partido es una final y la gente lo entiende así. Desde el primer día ellos lo entendieron y nos están apoyando, esto nos motiva a nosotros y  a ellos. En lo personal no sabía que Urupán tenía tanta gente, es un placer jugar de local, pero también de visita porque siempre nos acompañan. Sabemos que no podemos bajar los brazos”.

Finalmente comentó: “La realidad es que el objetivo ya cambió. Ahora queremos mantenernos entre los cuatro mejores, y estamos en una posición muy buena, aunque no podemos descansarnos. Ni bien armamos el plantel sabíamos que estabamos para algo más que pelear el descenso. El objetivo cambió, y ahora queremos meternos entre los cuatro”.