Biguá se llevo un trabajoso punto de su visita a Hebraica y Macabi, para extender su racha positiva de triunfos. Santiago Vidal, jugó su segundo partido tras la lesión y fue importante para el triunfo. Luego del partido, habló con Básquet Total.

Tras una gran ventana a nivel continental del Pato, el Pepo de a poco se va reinsertando en el ritmo del equipo: “Sin dudas que me voy a ir acomodando de a poco, hay que tener paciencia después de la lesión y el Covid. En un equipo ya rodado, de a poco voy a ir encontrando mi nivel. Seguramente me va a llevar un par de partidos, pero lo importante es ganar, construir, que nos toquen rivales duros, que nos hagan trabajar. Hoy no estuvimos en la mejor expresión en cuanto a la generación del tiro. Insistimos demasiado en la primera opción que generamos y no fluimos en ataque como nos hubiese gustado, mérito del rival por supuesto. Trabajando y apostando a mejorar en la ocupación de los espacios, en el timing de los sistemas, en un montón de cosas que tenemos margen para seguir creciendo. Adaptamos a Luis (Santos), estamos integrando a un extranjero nuevo, que a pesar de haber jugado la Liga, son compañeros nuevos y hay que tener paciencia. Me quedo con la victoria, seguimos sumando, tenemos un objetivo claro, que es meternos entre los cuatro, así que contento, está bueno ir agarrando rodaje, ritmo, sobre todo cuando se gana porque lo tomás de otra manera”.

A pesar de no tener su mejor noche ofensiva, las manos decisivas del Pato terminaron apareciendo en el cierre: “Donald Sims es difícil que juegue mal. Podrá tener noches mejores en el acierto y otras no tanto. Nosotros tenemos que construir mejor para que él encuentre los momentos decisivos del partido para que él saque la ventaja. Por momentos insistimos demasiado en la primera opción con él, los actores de reparto no estuvieron metidos en la dinámica del equipo. Cuando por ahí Diego Pena anotó, cuando Martín Rojas también, cuando Victor Rudd empezó a generar, se terminan abriendo espacios para Donald, el cierre fue contundente de él. Esta bueno que pasen estos malos momentos o estos partidos que seguramente nos hagan ver que tampoco somos un equipo que va a ganar todos los partidos, así que trabajaremos, miraremos los videos y apostaremos a mejorar”.

Tras la lesión de Vidal, Rudd asumió mucho desde la generación y hoy con sus tres grandes generadores en caja, pudo sacar adelante el juego: “Biguá tiene tres grandes generadores de juego que son Rudd, Sims y Vidal. No es fácil que todos los partidos y en todos los momentos, los tres tengamos actuaciones híper destacadas. Los buenos jugadores saben jugar con buenos jugadores al lado. A veces, cuando uno de los tres no está, es muy factible que los otros dos jueguen muy bien, porque hay muchas decisiones que pasan por la mano de ellos dos, cuando hay uno que no está. Cuando somos tres, hay que compartir la pelota, esperar el momento, hay que ver quien está de los tres en mejor momento. Nosotros apostamos a que los tres, dominando el juego, esperando cada uno su momento, ahí vamos a sacar la ventaja. Por momentos Victor estuvo muy bien, Donald apareció en el cierre, yo controlé mejor al equipo que en otros momentos, así que me voy contento”.

Si bien Biguá empieza a definir los torneos recién en abril, el Pepo mantiene el foco en esta parte del año para llegar con más tranquilidad a la etapa más caliente de los campeonatos: “Esto es largo. Vos cuando estás en buenos momentos como el nuestro ahora, tenés que castigar, tenés que ser contundente. Venimos de meter tres partidos seguidos y no queremos esperar hasta el final, para meternos entre los cuatro. Sería para nosotros, no un desahogo, si una tranquilidad, viajar para jugar el Final Eight de la Champions ya habiéndonos metido entre los cuatro. Tenemos dos partidos que son definitorios que son Malvín y Olimpia. Son dos rivales directos, jugamos uno afuera y uno adentro, si nosotros abrochamos esos dos, difícilmente se nos escape entrar entre los cuatro. Tenemos ese objetivo muy puesto en la cabeza y lo de la Champions llegará, cuando tenga que llegar”.

Por último, Vidal se refirió a la ventana de la Champions, en donde de afuera vivió dos noches soñadas para el Pato: “Cuando jugás instancias internacionales, pasan dos cosas. O el equipo agarra confianza, dinamismo, fluidez y te vas para arriba; o se te vuelve un poco una bola de nieve. Hay un desgaste mental, hay mucha energía que entregás y que es difícil volver a reponerte. Me fui gratamente sorprendido con el nivel del equipo porque se ganó y se ganó bien, jugando al básquetbol. Eso fue un envión para jugar con Nacional y con Hebraica. Tenemos seguidilla de partidos, hay que saber adminisitrarnos, el viernes vamos a la cancha de Malvín. Hay que tomarlo como una alegría y un logro importante el entrar entre los ocho mejores del continente. No es algo que se da habitualmente y de la forma que lo hemos conseguido. Hay que disfrutar el momento, a medida que van pasando los días, ir encontrándonos como grupo, ver lo valioso que estamos construyendo y después ya los días de partido, preparárnos para competir”.