Biguá volvió a hacerse fuerte como local y derrotó a Minas Tenis por 96-91, en un partido que se le complicó más de la cuenta. El Pato cierra su ventana como anfitrión con dos victorias y jugará la última ya clasificado al Final 8 de la Champions.

El comienzo fue esperanzador para el Pato, que de la mano de Sims y Rudd generando puntos o asistencias, pero sobre todo gracias a una excelente defensa, metió el primer parcial de 11-3 forzando el minuto del coach Costa. El elenco brasileño respondió primero con triples y luego con los buenos ingresos de Shaquille Johnson y Maique, que aprovechó su ventaja de tamaño para dañar al equipo de Cal y emparejar las acciones. Con un doble de Santos sobre la chicharra, Biguá se fue del primer chico con la pequeña ventaja de 23-21.

Los de Villa Biarritz fueron una tromba y arrollaron a Minas en el inicio del segundo, con bombas de Rudd y López abrieron diez provocando el minuto de la banca brasileña; aunque poco efecto tuvo porque el parcial se prolongó hasta 16-3, y en base a la dupla Sims-Rojas junto a otra vez una defensa verdaderamente a cara de perro, el Pato abrió quince. Minas amagó a reaccionar, al menos consiguiendo anotar un poco mas con Gui Carvalho, pero el problema lo siguió teniendo atrás, donde Rudd lo castigó dejando a Biguá con una interesantísima ventaja de 55-38 al entretiempo.

El equipo mineiro salió al complemento achicando con los goles de Maique, pero la reacción no llegaría a buen puerto en este período, porque el equipo uruguayo en base a triples (5/9 en este cuarto) mantuvo el goleo y la ventaja que llegó a ser de 19. Sin embargo, Minas lograría acercarse en buena medida gracias al ex Urunday, Shaquille Johnson que aproximó a su equipo hasta cerrar el tercero perdiendo 76-63.

La cosa de pique saldría torcida para Biguá en el último, porque los brasileños salieron a echar el resto con una presión toda la cancha que complicó al Pato, le generó varias pérdidas y puntos fáciles de contraataque para meterse rápido en partido. De hecho Minas llegó a ponerse a tan sólo tres puntos a falta de cinco minutos, generando algo de nerviosismo en los presentes. Pero los que no sienten nada de ese nerviosismo son Rudd y Sims, los clase A del Pato que aparecieron cuando se complicaba para sacar la cara y definir la cosa; más allá de que los brasileños siguieron luchando hasta el final y lograron ponerle un manto de incertidumbre hasta el cierre. Enorme victoria de Biguá, quizás sufriendo más de la cuenta por 96-91, pero completando una ventana con dos importantes triunfos de local, que lo dejan clasificado al Final 8, y le dan una verdadera bocanada de aire fresco al básquet nacional.

LO DESTACADO

Seguramente nadie pone en duda que Victor Rudd es un jugador desequilibrante a este nivel, aunque varios nos fuimos sorprendidos por el completo espectáculo anotador que mostró el americano, con un vasto repertorio. Picante como nunca en el triple (varios en momentos clave), reboteando, asistiendo, defendiendo a cara de perro y hasta trasladando o jugando el pick and roll con balón en mano. ¿Qué no hacés fiera?

UNO x UNO

Sims (7): Muy buen partido atacando el aro y generando espacios para los otros tiradores. Para lo que juega a veces no fue deslumbrante, pero jugó un muy buen partido, poniendo al colectivo por sobre sus triples. Loriente (8): Partidazo de Iván. Tirando con toda la confianza, poniendo algunos fundamentales. Y defensa top, mucho más no se puede pedir. Rudd (9): Destacadísimo animalito. Rojas (8): Enorme partido de Martín, haciendo todas las pequeñas cosas que no lucen pero que todo colectivo necesita. Supo compensar su falta de estatura para el nivel internacional con muchísimas ganas, maña e inteligencia. Santos (6): Fue muy productivo cuando estuvo en cancha, pero se condicionó demasiado tiempo por faltas.  Pena García (5): No se obsesionó con su tiro. López (7): Perfecto de cancha y buena defensa, en un tiempo acotado fue súper efectivo. Álvarez (5): Valiosos minutos de descanso para Sims, con intensidad y decisión.  Andreoli (6): Le tocó entrar frio en el cierre y puso los libres. Cal (8): Su rotación hace sentir valioso y con confianza a todos los jugadores. La lectura fue perfecta hasta el cierre donde la presión lo complicó demasiado.

_______________________

Alexey (4): Arrancó picante, pero se fue quedando sin gusto. Gui Carvalho (6): Interesante, querendón. Intentó ponerse el equipo al hombro con distintos resultados a lo largo de la noche. Guilherme (4): Muy intenso, pero muy entreverado. Con una extraña mecánica de tiro que no estuvo en su noche más alegre. Renan (5): Apareció en cuentagotas, aunque con triples revitalizadores. Miller (5): Arrancó muy complicado, fue creciendo. Importante en la casi reacción. Johnson (8): El viejo y querido Shaquille del estudioso fue el mejor de los brasileños. Algo falto de forma pero fue un dolor de cabeza para Cal, anotando a piacere en penetración. Araujo (4): Mejoró el tono defensivo, pero no mucho más. Maique (6): Interesante en ataque, complicó con su talla. Corvalán (5): Aportó ritmo y vértigo. Costa (5): Fue ampliamente superado por momentos, donde su equipo parecía que no le molestaba mucho perder. Con la última reacción casi lo termina salvando, aunque no era merecido.

VAR

Julio Anaya, Franco Ronconi y Johnny Batista (4): No estuvieron en su noche más feliz. Algunos fallos pudieron perjudicar al Pato por momentos, pero quizás no somos los más objetivos.

_______________________

LO DISTINTO

Siempre es bueno volver a ver a viejos conocidos, y más aún cuando les va bien. Seguramente muchos recordarán a Shaquille Johnson, de grandes campañas con Urunday Universitario jugando en gran nivel; y probablemente muchos menos tendrán recuerdos de Tavario Miller, el ala pivot bahameño que defendiera a la UA en el Metro de 2019. Del Metro a la Champions, nada mal Tavario…