Martín Rojas fue fundamental para Biguá, haciendo un poco de todo para la victoria a domicilio ante Urunday. Luego del partido dejó sus opiniones para BT.

Ante Urunday, Martín tuvo mucho trabajo en la zona pintada, aunque logró prevalecer:  “Un partido durísimo, ellos tienen tres extranjeros muy físicos que están bien arriba. Me tocó hacer un poco lo de siempre, luchar, intentar bloquear antes de que salgan los tiros, pelear el rebote; por suerte con el esfuerzo de todos pudimos llevarlo”.

Al interno del Pato también le tocó aportar en todos los rubros estadísticos, quedando en su planilla personal a un punto del triple-doble, con más de diez rebotes y asistencias: “Yo realmente de los puntos y los números no tengo ni idea, para mí son algo secundario. Estoy contento de poder aportar en lo que pueda para ganar, que cada noche es algo distinto. Si es un triple-doble o sólo agarrar rebotes. Lo que necesite el equipo”.

Consultado acerca de la dificultad de agarrar rodaje de competencia y química de equipo con tantos parates, expresó: “La verdad que es complicado, empezás a jugar y se te para por la humedad, también ahora va a parar por la selección y siempre hay alguna otra razón para suspender. Por suerte en el club con el tema de la humedad estamos bien. Biguá es uno de los pocos clubes donde se puede jugar igual, hay algunos equipos que lamentablemente estuvieron semanas sin poder practicar por eso. Hay que aprovechar lo que tenemos en el club que es muy valioso y utilizarlo para seguir construyendo como equipo”.

Sin embargo, Biguá tiene la ventaja de repetir gran parte del plantel campeón de la última temporada: “La Liga pasada nos unió mucho como grupo. Estamos muy bien como grupo y aunque cambiamos de cuerpo técnico que siempre trae sus modificaciones a las que hay que acoplarse, la cosa va bien porque ellos nos dan la confianza necesaria a cada uno. Ellos rotan mucho el plantel y me parece que eso es muy positivo para el equipo y el grupo”.

Una vez más en el momento más caliente apareció Sims con toda su clase para definirlo: “Donald ya la Liga pasada demostró lo que es. Creo que es un jugador que está a otro nivel. Sabe leer perfectamente todo el juego, más allá de los puntos que mete. Te dice que jugada le parece a él que hay que hacer y suele tener razón, te dice lo que tenés que hacer y a vos sólo te queda ejecutarlo, después llegan los goles solos”.