Trouville consiguió una victoria más que milagrosa, tras revertir cinco puntos de desventaja en 36 segundos, para quedarse con el punto ante Nacional, por 88-84.

El inicio del juego se dio con antideportivas y técnicas, con un ritmo veriginoso y puntos de ataque rápido en ambos aros. La “T”, en la medida que pudo contener el bloqueo central de Morrison, con una buena contención de Soto e intentando atrapar tras los picks, logró conseguir sus mejores pasajes en el juego. El Bolso, logró revertir las acciones en base a su verticalidad. La mano de Mayora del perímetro, logró dejar al rojo nuevamente por arriba, pero en la medida que Nacional perdió verticalidad y el de Pocitos no pudo sumar de afuera, el partido cayó. El primer cuarto, se fue con ventaja de 4 unidades a favor del equipo de Signorelli (25-21).

El tricolor intentó su reacción de la mano de Romero, que ante la buena defensa sobre Morrison, fue el que le dio verticalidad al equipo. Trouville aprovechó los posteos de Forte para sumar y mantenerse al frente. Signorelli propuso una zona que sacó de ritmo a su contrario, con buenos resultados, pero Zylbersztein, encontró en el ingreso de Prieto, el cambiarle la energía al equipo, que logró correr y cerrar a 1 el primer tiempo (39-38).

Morrison saliendo de la indirecta castigó muy temprano en el arranque de la segunda parte, para revertir el score. La tarea de Sacco fue importante para evitar que la pelota le llegara al bajo a Forte. La “T” se enrachó con un par de triples de Mayora, con un tanto de fortuna, en un parcial de 13-0 para pasar a mandar por 7, en donde también contó con un gran reingreso de Mitchell. Nacional despertó con un nuevo triple de Morrison, y Romero también castigó para dar vuelta las acciones en un abrir y cerrar de ojos. Tras minuto de Signorelli, Massa también anotó desde más allá de los 6.75 e Iglesias, castigó también tras un pick and pop. Trouville volvió a dominar en el tramo final del tercero y se fue 62-57 arriba al último cuarto.

Nacional trató de elevar el ritmo y siendo vertical, rápidamente lo dio vuelta, aprovechando la continuidad de Jefferson. Johndre se fue descalificado junto con Mitchell, en un cruce entre ambos y Morrison, en transición, puso un bombazo para levantar a su hinchada y abrir 4 (66-62). La salida de Miller por quinta, adicionó problemas al juego interno tricolor, pero Forte dejó un par de penales, que le evitaron a Trouville ponerse a tiro. Davis con un triple desde el dribbling, descontó a 3 y tras una racha de libres errados por su contrario, Iglesias lo igualó con una bomba de la esquina. Dos triples espectaculares de Morrison y Davis, marcaron paridad a un minuto y medio del cierre, pero tras libres de Sacco, Morrison sumó uno más de 8 metros, con marca contestada, para darle a su equipo ventaja de 5 con 36 segundos para el final. El cierre del tricolor fue para el olvido y el rojo se terminó quedando con un punto agónico, con un importante ofensivo de Forte y un robo en primera línea de Mayora, con el que anotó un 2+1 para pasar. Por si fuera poco, Iglesias le cacheteó una pelota en el pique a Romero, que le terminó de bajar la cortina a un cambiante partido.

LO DESTACADO

Si bien iba rumbo a una noche para el olvido, los cracks tienen esas cosas. Dwayne Davis cuando más caliente está el partido, más enciende su barba. Triples tras el dribbling de su marca registrada, seguridad a la hora de ir a la línea, el asumir como líder. Todo eso lo dio para que Trouville no se vaya nunca del juego. Sin él, quizás la “T” hubiese estado más lejos del milagro, pero de Pocitos, fueron por un foráneo de calidad y el campeón con Aguada, sin dudas que la da.

UNO x UNO

Romero (3): Los errores en el cierre tiran por la borda su buen partido. Rüsch (4): Le faltó peso ofensivo. Morrison (8): Cuando parece que va rumbo a una mala noche, te tapa la boca. Mientras más difícil sea el tiro que toma, más probabilidades de acierto tiene. Desafía las leyes de la física. Miller (2): Totalmente desaparecido. Jefferson (4): En su mejor momento, se fue descalificado. Sacco (7): Tras un mal primer ingreso, cambió la cara y lo sacó de paseo a Forte por todo Montevideo. Los libres le jugaron una mala pasada. Moglia (3): Sin incidencia ofensiva. Prieto (5): En su primer ingreso le cambió la energía al equipo. Zubiaurre (5): Se emparejó bien con Davis. Zylbersztein (6): Tras un mal primer tiempo, liberó a Morrison ofensivamente y solucionó problemas a raíz de él. Le costó imponer el ritmo y tuvo que quemar temprano minutos que le pudieron haber dado soluciones en el cierre, donde es de los menos responsables.

_______________________

Mayora (8): En el cierre fue autor del milagro. Le roba la pelota decisiva a Romero, además de poner triples que no dejaron morir a Trouville en el partido. Soto (7): Contuvo bien a Morrison y le dio verticalidad al equipo durante el primer tiempo. Davis (7): El destacado. Forte (4): Tras un buen primer tiempo, fue dominado por Sacco. Mitchell (5): Fundamental cargando el rebote ofensivo, se fue tempranamente descalificado. Iglesias (8): Un cierre deluxe. El triple de la esquina para empatar, forzó una pérdida fundamental en el cierre y por si fuera poco, tomó de gran manera a Morrison y le puso una tapa soberbia. Todo milagro precisa su iglesia. Massa (6): Cumplió muy bien su rol defensivo y sumó adelante. Fernández (5): Dio minutos de descanso. Tucuna, Tessadri y Álvarez (-): Poco en cancha. Signorelli (7): Logró bajarle el ritmo a Nacional. Administró bien los minutos de rotación en el juego interno según lo que le pedía el partido. Mantuvo anímicamente fuerte al equipo, para batallar por un partido que parecía perdido.

VAR

Adrián Vázquez, Diego Borghini y Christian Hirigoyen (3): Por momentos se pitó demasiado. Hubo errores evidentes salvados por Adrián Vázquez. Desde temprano se subieron al tren de las faltas técnicas y costó sostener el criterio de un partido súper caldeado.

_______________________

LO DISTINTO

En Nuevo Malvín el partido estuvo picado desde el minuto 1. A los 11 segundos, se dio una temprana antideportiva, inmediatamente seguida por dos técnicas en menos de dos minutos. El partido punto a punto fue elevando la temperatura, dialogos y provocaciones, que terminaron en un cruce entre Jefferson y Mitchell, que se fueron a bañar temprano, a lo que se agregaron técnicas posteriores y alguna más que se guardó el cuerpo arbitral. Dicen que el verano es caluroso, pero en Unión, el termómetro disparó de temperatura.