Aguada volvió a casa y se despachó con un triunfo sobre Malvín para retornar a la senda de la victoria. Mathías Calfani fue uno de los puntos altos del rojiverde y tras el juego, dialogó con Básquet Total.

El jugador de la selección vivió por primera vez un partido oficial en la Avenida San Martín, con la gente Aguatera a su favor y dejó sus primeras sensaciones: “Fue una fiesta linda. Lamentablemente ayer se suspendió, hoy estaba en duda hasta el último momento y la cancha estaba recontra patinosa. Hablamos, dijeron que había que jugar y nosotros tratamos de hacer lo nuestro, tratar de jugar. Le pudimos regalar esta victoria a la gente y nos hicimos un regalo a nosotros mismos, ganando, en un partido que quizás teníamos todo para perder, por lo que fue la previa, por como se fue dando, muchos jugadores que tuvieron una práctica por el Covid, muchos que desde el 6 de enero no entrenamos, porque hay Covid o por la condición climática. Esto fue una victoria que se siente en el alma, para nosotros y los hinchas, que volvimos a casa, esperemos no irnos más”.

El rojiverde se reencontró con el triunfo, tras un presente de muchos golpes: “Se disfruta el doble porque es el primer partido en casa. Porque pensamos que no se jugaba y capaz cambiaban el escenario y eso nos iba a costar mucho. Venimos golpe tras golpe, pero no nos tenemos que olvidar que esto es un camino largo y que el objetivo nuestro no es terminar primero, es llegar a playoff en nuestro mejor nivel posible, jugando al básquetbol, recuperando ese juego que teníamos a principio del año, de pasarnos la pelota que hoy se vio. Nos pasamos la pelota, tomamos tiros solos, volvieron a mejorar los porcentajes de tres puntos y eso nos hizo ganar. Tenemos que seguir por ahí, pensar en eso y no desesperarnos hoy en día con la tabla, mirarla más en el futuro”.

Respecto a los porcentajes, Calfani se refirió a cuanto influyó el retornar a Aguada para ello: “Influyó muchísimo. Hace cuatro meses que empezó la liga y no jugamos en nuestra cancha. Hoy es el primer partido que pudimos jugar y no lo hicimos con la tribuna llena, porque la gente tenía ese miedo que se vuelva a suspender, porque a las 7 de la tarde, no se sabía que iba a pasar. Esto va a ser progresivo. La gente va a seguir apoyándonos, va a seguir estando como siempre lo estuvo, pero cuando vean que el equipo defiende los colores, quiere ganar y deja todo para ganar, más allá de que a veces la meta o no, van a venir a alentar más”.

En el último cuarto, el dueño de casa se hizo dominador del rebote en aro rival: “Lo que no nos pasó en el primer tiempo, que nos tomaron 10 rebotes ofensivos y es exagerado, porque habíamos defendido bien, los forzaos a tomar tiros de bajos porcentajes y erraron, y no podíamos cazar el rebote. Nos costó un tiempo ajustarlo, lo pudmos hacer y después se dio vuelta. Al final del partido fue nuestra arma ofensiva, los rebotes ofensivos”.

Calfani volvió a enfrentar a Malvín, que volvió a ser un duelo especial para él: “El más especial fue el primero, porque encima fue en la cancha de Malvín, donde tengo tan lindos recuerdos y donde tengo tan lindas amistades, que me acogieron cuando fui a Malvín, que sigo manteniendo al día de hoy. Creo que antes de la entrada en calor, saludé a todos y estuve charlando diez minutitos con cada uno y quería quedarme charlando un poquito más, porque tengo un gran cariño para ellos. Es una forma de mostrar respeto, cada vez que nos enfrentamos, jugar al 100%, como lo hice siempre. Jugar al 100%, hoy por Aguada y tratar de ganar el partido”.

Por último habló de los objetivos, de cara a los 12 partidos finales de fase regular: “El objetivo es ir levantando nuestro nivel. Recuperar el que mostramos los primeros seis o siete partidos de la Liga. Mostramos un nivel muy alto de intensidad, en lo que es la defensa y los cambios defensivos que proponíamos. El objetivo número uno tiene que ser ess, porque eso nos va a hacer jugar mejor, ganar los partidos y llegar a playoffs”.