Olivol Mundial dio el batacazo y venció como local a Biguá. Tras el juego dialogamos con una de las figuras del ganador, Diego Álvarez 

Sobre el valor del triunfo dijo: “Por el momento en el que estamos, y la racha negativa que estamos viviendo, viendo como se nos escapaban partidos en la hora, no pensamos tanto en el rival sino en encontrar un juego y ganar un partido. Sabíamos el poderío de Biguá, sabíamos que iban a venir con dos bajas (Loriente y Vidal) pero siguen teniendo un buen equipo. Más allá de todo eso nosotros necesitábamos el triunfo”

Además agregó cual fue la clave: “Una de las cosas que nos pasó en otros partidos fue que por detalles en defensa se nos escapaba el punto. Tuvimos que volver a retomar lo que somos defensivamente porque nos da la chance de correr y en cancha abierta lastimar. Hoy nos costó en ataque por momentos, pero también tuvo que ver que nos volvimos locos por las buenas defensas que metimos. Pero en el segundo tiempo nos ordenamos más y pudimos abrir una brecha para ganar”. 

De la defensa sobre Donald Sims comentó: “No fue un buen partido porque lo marcamos bien. Fuimos con una defensa combinada que al lo mareó, y la baja de Vidal también le afectó porque es un jugador que lo asiste mucho. Fuimos duros en la defensa con el y también en las ayudas así no tiraba tan cómodo”.

También tuvo tiempo de valorar la forma en que puedan utilizar esta victoria: “El objetivo siempre es salvarnos. Siempre decíamos entre nosotros que había que meter un punto así de estos imposibles para que nos haga bien y cambiar la racha. Hay que seguir con el funcionamiento y descansar porque el próximo rival es clave

Finalmente expresó lo que es jugar ante su hermano: “Es una alegría compartir este deporte con él. Jugamos juntos, venimos juntos, se queda a dormir en casa. Afuera somos hermanos y adentro nos queremos ganar, pero también tengo tiempo para ponerme contento porque hoy jugó muy bien  ”.