Urunday Universitario se sobrepuso a las bajas y cortó una racha de cinco derrotas consecutivas, al ganarle a Olivol Mundial de visita.

En Millán y Sitio Grande, el equipo de Gonzalo Fernández contó con la vuelta de Justin Pierce en lugar de Anyelo Cisneros, mientras que los de Héctor Da Pra, tuvieron el estreno de Félix Rivera, ante las bajas de Tanksley Efianayi y Corbin Jackson, por COVID-19.

El Oli tuvo un arranque súper vertical, mientras que el verde, tuvo sus primeros aciertos a distancia. El Estudioso equilibró el juego logrando contraatacar tras su eficacia defensiva. Con dos tempranas técnicas, el local sacó provechó de un arranque súper conversado; e intentó correr permanentemente la cancha. Ante un mejor balance de la visita, Olivol trató defender con minutos de zona, que castigaron Rivera y Da Costa a distancia, para pasar sobre el cierre del primer cuarto (22-19).

Una temprana falta de tres sobre Álvarez y un 2+1 de Danridge, obligaron un rápido pedido de tiempo muerto de Da Pra. Pese a un triple de Medina saliendo del bloqueo, Olivol Mundial mantuvo su libreto, aprovechando los rompimientos de Danridge por calle central y las continuaciones de Ianguas para terminar. Delgado posteado empezó a sumar y le sacó la tercera a Ianguas. Tras la salida del brasilero, el dueño de casa se trancó en el 5×5 y Urunday, recuperando el buen balance defensivo, encontró eficacia atrás para traerlo. Pierce parecía darle el triunfo parcial al Mundialista al término del primer tiempo, pero Medina puso un bombazo bárbaro de la esquina, que dejó el score 42-41.

El de la Avenida Suárez contó con corridas en el arranque para tomar dos posesiones de ventaja. Pearson puso un triple importante cuando parecía que el local despertaba y ante la poca eficiencia ofensiva, Delgado en contraataque sumó un 2+1 que le dio al Estudioso, 9 de ventaja (54-45). Tras minuto, por su segunda técnica, se fue descalificado Delgado. Los de Da Pra, no se cayeron y encontraron, en una hundida de Rivera y un triple más de Medina, 15 de ventaja (61-46). Una rachita de Pierce, llegó a poner a Olivol a 10, pero el verde siguió sólido y con libres de Corbisiero sobre la chicharra, se fue a los diez minutos finales, con 14 de ventaja (69-55).

Danridge puso un temprano 2+1 para tratar de traer el juego, pero inmediatamente perdió a Pierce por quinta. Urunday Universitario encontró puntos importantes ante las reacciones, pero sufrió la presión en toda la cancha y Varela la aprovechó, para achicar a 8. Con el juego de frente de Rivera y Pearson, el verde logró tomar nuevamente 12 de ventaja, ante un local que dejó dos penales para volver al juego. Medina volvió a castigar tras bloqueo y con 13 de ventaja a dos minutos de final, pareció liquidar tempranamente el partido. Los de Fernández no se resignaron con un partido que parecía quebrado. Sostuvieron la presión extendida y corrieron para en un abrir y cerrar de ojos, ponerse a 6 a un minuto de terminar. El Mundialista logró pelearlo hasta el final, con un triple de Álvarez de la esquina, que dejó en 3 la diferencia a tres segundos del final, pero una volea larga de Pearson, encontró a Dotti en una situación de 1×0 para cerrar definitivamente el juego.

LO DESTACADO

Cinco derrotas consecutivas, volvía de las fiestas con vientos de cambio y se chocó con dos de sus figuras positivas de COVID-19. Hoy la visita a Olivol era de riesgo, sin embargo el equipo respondió bárbaro. Trajo un extranjero de apuro y con un entrenamiento se acopló notable. Los nacionales sacaron la cara en un goleo repartido y Pearson, demostró que llegó para quedarse. Se emparejó bárbaro con Danridge en la segunda parte. Hoy el equipo se lleva esta sección, al conseguir un triunfo vital, a pesar de las adversidades, para cambiar la pisada.

UNO x UNO

Álvarez (4): Presionó bien arriba, no se encontró con el triple. Pierce (6): Deja la cancha por una tonta falta, pero le dio al equipo verticalidad, presión y triples importantes Pereira (5): Su juego de rol lo da siempre. No pudo abrir la cancha de afuera. Danridge (7): Encontró sus mejores minutos en cancha abierta. Lo defendieron bien e hizo 25. Imposible parar a súper Tony. Ianguas (7): Cuando continuó hizo destrozos. Se cargó rápido y no reingresó igual. Varela (4): Sin aportar en demasía, fue fundamental para forzar la incertidumbre en el cierre. Arrillaga (5): Dio minutos de descanso. Dios y Di Giorgi (-): Poco en cancha. Fernández (4): No logró reponerse a la salida de Ianguas. El tercer cuarto su rival controló el ritmo y se le escapó el juego.

_______________________

Silvarrey (3): No tomó gran participación en el juego. Dotti (7): Lo que defiende y corre este tipo, le calza a la perfección a Urunday. Medina (7): Su salida de bloqueo fue decisiva. Asesino del perímetro. Pearson (7): Aportó su cuota goleadora y su juego de frente fue muy importante. Pero destaca su defensa sobre Danridge. Delgado (6): Si bien se fue tempranamente descalificado, cumplió su rol. Cargó a Ianguas de faltas y logró contener de forma correcta cuando le tocó cambiar. Rivera (6): Aportó descanso y juego de frente. Corbisiero (6): Un base súper intenso. Clave para bajarle el ritmo a Olivol. Da Costa (5): Le tocó bailar con Danridge y se cargó rápido de faltas. Pero cumplió. Morena (4): No logró incidir. Da Pra (7): Supo suplir la diferencia de centímetros y pese a perder al Tico. Cuando precisó correr lo hizo y cuando precisó bajar el ritmo, los pedidos de tiempo cayeron en los momentos justo.

VAR

Adrián Vázquez, Enrique Ferreira y Antonio Nadruz (6): Tuvieron un correcto partido. Adrián Vázquez salvó las papas en algunas incidencias puntuales.

_______________________

LO DISTINTO

Al llegar a Olivol, nos sorprendimos con la inclusión de Félix Rivera, que llegó a Urunday de emergencia, ante los casos positivos. Con un solo entrenamiento con el equipo, le aportó su cuota al Estudioso. Alguna indicación por parte de sus compañeros que ya tienen más aceitados los sistemas, pero dio una bocanada de aire ante un rival que presionó un montón y encima, rindiendo de muy buena forma en ofensiva. Tiempos de COVID, en donde nos tenemos que acostumbrar a llegadas inesperadas.