Mateo Cancela fue una de las figuras de Larrañaga en el triunfo ante Welcome, luego del partido, muy emocionado, habló de lo que significó este ascenso, en su club y con sus amigos de toda la vida.  

Sobre la primera sensación luego del ascenso, dijo: “Esto es un sueño para mí, desde el principio nadie nos tenía en cuenta. Nosotros sabemos que habíamos hecho un equipo con gurises del club, nos querían dar la oportunidad, y trajimos a un par de jugadores de afuera que están a tremendo nivel, ahí se armó un grupo hermoso. Y el manejo que es lo primordial para este grupo. Lograr esto es hermoso, nadie nos tenía en cuenta, ningún partido de playoffs fuimos favoritos y esto es un sueño para nosotros”

“Yo nunca había tenido la posibilidad de jugar en el primero, y vengo desde chiquito. Yo me acuerdo que todos los años venía y veía al Fede Ledanis, al Emi Suárez, Mateo Sarni, éramos seis o siete en la tribuna, y yo estaba siempre ahí. Yo soñaba de jugar con ellos, no se dio, se retiraron (Ledanis y Suárez), pero está Cami (Colman) que es un de ellos y es un sueño. Ellos también forman parte del grupo, la otra vez fuimos a comer y ellos que hablamos recién, fueron con nosotros, y somos un grupo muy unido, hermoso”, manifestó sobre lo unido que estuvo el plantel, con ex jugadores que hoy vinieron y alentaron desde la tribuna, y que son muy identificados con el Club Social Larrañaga. 

En referencia a jugar El Metro, que falta un tiempito, pero a la vez no es tanta la espera para jugar en invierno, comentó: “Sin dudas jugar El Metro con este plantel sería un lindo premio. Pero, como nunca estaba en nuestros planes, no lo pensamos. Saber que tenés la posibilidad de jugar El Metro dentro de poco, está buenísimo. Siempre quise tener una chance de jugar Metro, y ahora lo voy a poder hacer en el club que quiero, que soy hincha es increíble”.

“(Risas) El partido pasado hablamos entre nosotros y nunca supimos saber como lo ganamos. No hubo básquetbol, sólo garra para llegar al suplementario. En un final cerrado, somos mucho más grupo, lo pudimos sacar y ver quien tenía la ventaja. Hoy otro partido cuesta arriba, nunca se nos fueron como el partido pasado a 18 puntos de distancia, pero la vimos de atrás todo el partido. Hasta que, faltando cuatro minutos, nos pusimos a 1 punto, fue parejo hasta el final y por suerte se dio. La que me tocó meter, me quedó ahí y se dio”, declaró sobre la actitud del equipo, tanto en el primer partido como en el segundo juego de la serie.  

Sobre si fue su día más feliz en una cancha de básquetbol: “Adentro de una cancha y en el básquetbol seguro, fue el día más feliz. Todo el día soñé con esto. Desde el día que ganamos en Montevideo, hasta hoy siempre pensaba que estábamos a un paso, que era un sueño y era posible. Algo que nunca me había pasado, hoy quise dormir la siesta, soñé con el partido, soñé con mis compañeros, me desperté dos o tres veces, no pude dormir, tenía una adrenalina increíble, y capaz que todo eso indicaba que hoy se me iba abrir el aro”.